Bizcocho y Toffee de Betabel

Hace cinco años hice por primera vez este bizcocho cuando recién lo publicó Raul en su blog El Oso con Botas. Amén de sus maravillosas fotografías, la idea de elaborar un pan y su cremosa salsa, ambos con betabel, me llamó mucho la atención. Esa vez no le puse avellanas, craso error, porque le da un toque crocante y combina excelentemente. Se me ocurre que también quedaría bien con nueces.

Raul señala en su receta la importancia de exprimir muy bien el betabel ya rallado, porque con el jugo se prepara la salsa. A mí no se me da eso de exprimir, no tengo su fuerza en manos, no pude reunir los 250 ml. de líquido necesario. Entonces improvisé, pelé un betabel pequeño y lo partí en cuadritos, lo licué con los 150 ml. que tenía de jugo y por último lo colé. El segundo cambio fue la crème fraîche (que no se consigue en México) por la Crema para batir Lyncott.

Va mi versión.

Para amenizar: Nuestro Juramento

 

Ingredientes:

PARA EL BIZCOCHO:

4 huevos
380 gr. de azúcar moscabado
375 ml. de aceite vegetal (girasol, oliva suave o maíz)
330 gr. de harina
9 gr. de bicarbonato de sodio
13 gr. de canela en polvo
1/4 de cucharadita de sal
115 gr. de avellanas troceadas
930 gr. de betabel crudo, pelado (aprox.) 575 g rallado y drenado.
1 cucharadita de vinagre de Módena
Azúcar glass para decorar

 

PARA EL TOFFEE:

210 gr. de azúcar
250 ml. de jugo de betabel
200 ml. de crema para batir lyncott (crème fraîche)
Pizca de sal
30 gr. de mantequilla en pomada

 

Preparación:

PARA EL BIZCOCHO:

Precalienta el horno a 180º C. Unta con mantequilla un molde y cubre con harina paredes y fondo. Cubre con papel encerado y reserva metido en el congelador.

Ralla el betabel, colócalo en un colador y estruja con las manos para eliminar el exceso de agua. El peso final del betabel drenado tiene que ser de 575 g. Reserva el jugo para hacer el toffee y deja a un lado el betabel hasta la hora de añadirlo a la preparación del bizcocho.

Bate los huevos rápidamente con ayuda de una batidora. A continuación, incorpora el azúcar y continúa batiendo unos segundos. Vierte el aceite poco a poco mientras sigues batiendo. Una vez incorporado, sigue trabajando con la batidora al menos durante seis o siete minutos más. Mientras tanto tamiza la harina, el bicarbonato, la canela y la sal. Agrega las avellanas troceadas. Una vez que el batido de huevos esté listo, incorpora la mezcla de harina de forma envolvente, el vinagre y finalmente el betabel rallado.

Vierte la preparación en el molde, golpeándolo sobre la mesa para que se disuelva cualquier burbuja de aire que haya quedado dentro de la preparación. Hornea no menos de una hora a 150-180 grados C. Se trata de una masa densa que toma su tiempo, por lo que no debes abusar de la temperatura del horno. Retira del horno y deja reposar de cinco a diez minutos antes de poder desmoldarlo. Una vez que esté frío, espolvorea con azúcar glass.

PARA EL TOFFEE:

Se vierte el jugo de betabel, la pizca de sal y el azúcar en un cazo. Se lleva a ebullición hasta que se obtenga un almíbar de bola dura (121º C). Se incorpora la crema lyncott removiendo inmediatamente y se deja hervir unos cinco minutos sin dejar de remover. Finalmente, se le añade la mantequilla y el ron. Se deja enfriar antes de usarlo.

Amarás este biscocho de betabel que solo, sin azúcar ni toffee, tiene un delicioso sabor. Con el Toffee quedarás muy bien como postre de cualquier comida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *