Cafe de Tacuba

Dirección: Calle de Tacuba 28,
Entre Allende y República de Chile
Colonia Centro
Delegación Cuauhtémoc
CP 06010 Ciudad de México, CDMX

Metro:  Estación ALLENDE
Horario: 8–23:00 de lunes a domingo
Teléfono: 01 55 5521 2048

 

El día de hoy (bueno, la semana pasada también) una compañera de mi curso Mujeres y Culinaria en la Historia de México, comentó que El café Tacuba es uno de los pocos lugares de la ciudad donde se pueden comer las Tortitas de Sesos.

Yo amo los Sesos.

Capeados, empanizados, en mantequilla negra, en sesadillas, como sea, me encantan; pero no los se guisar. Tendré que aprender, porque en efecto, con eso de que todo tiene grasa, engorda, sube el colesterol o te da gota, cada vez es menos frecuente encontrarlos en el menú fijo de un restaurante.

La cuestión es que me antojó, y dado que el Metro Allende está a unos pasos de donde tomo clases (metro Isabel la Católica) no tuve más remedio que constatar lo que la compañera platicó: que estaban riquísimas.

El Café Tacuba es uno de los más antiguos restaurantes en CDMX, además de bonito. Te impactas al entrar, porque está lleno de murales y candelabros. La especialidad por supuesto es la cocina mexicana. Yo ya lo conocía, un par de veces he ido a desayunar, es de los clásicos.

Fundado en 1912, el restaurante ocupa una antigua casona en la calle de Tacuba, a tres puertas de la salida del metro allende y muy pegado a todo (al zócalo, a la Plaza de la Constitución, a Bellas Artes, al Museo del estanquillo, al Museo San Idelfonso, entre otras cosas). Grandes eventos y conocidas figuras han pasado por este lugar. Ahora me toca a mí.

Yo a lo que iba, ocupé una mesa en el salón mexicano, iluminado por un hermoso vitral.

Recorrí ansiosa el menú de la semana, donde no aparece seso alguno (snif). Pero los encontré a la carta :  Sesos rebozados o empanizados.

En la carta aparece la siguiente nota.  Estimado cliente: Ya que nuestros platillos están elaborados de acuerdo a la originalidad de sus recetas, agradecemos una espera de 20 a 30 minutos para servirle su orden.

Y así fue. Aproveche el tiempo para tomar fotos y voltear a ver los diferentes platillos que se iban sirviendo, todos apetitosos.

Los Sesos Rebozados finalmente llegaron a mi mesa, en una cama de Jitomate rebanado y lechuga fresca.  Por un lado me pusieron una riquísima salsa verde y por supuesto tortillas recién elaboradas.

 

Probar las tortitas de sesos es una inigualable experiencia. A pesar de que vienen capeadas, en ningún momento sentí que sobrara aceite. Son cuidadosamente escurridas. Por supuesto las sirven bien calientes, y cada bocado se te desbarata en la boca.

Y mientras yo me derretía de placer, el Gerente, recorría mesa por mesa, revisando que todo estuviera en orden. No pude menos que felicitarlos por tan delicioso plato, y garantizarle que ya habían ganado una nueva cliente…de aquí a la eternidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *