El Cardenal

Si, lo sé. Me he ausenté de más en el Blog. Han sido una serie de eventos desafortunados (…nada original) y acabé finalmente en manos de un excelente ortopedista que agarró el toro por los cuernos y me operó los meniscos de la rodilla derecha. Por ese motivo hoy estoy haciendo un recorrido por todas las series de NETFLIX, con la pierna en alto, tristeando porque extraño entrar a la cocina…sin andadera

Y no obstante que la presente entrada la preparé hace más de un mes, no quiero dejar de publicarla y que se vayan con la idea que en septiembre salí invicta.

El dieciocho de septiembre, un día antes del temblor, fui al centro. Recién me habían quitado la férula, prácticamente salí por una rodillera a la calle de Motolinía. Después caminé pocas cuadras hasta uno de mis restaurantes predilectos, El Cardenal de la calle de Palma. Salí tarde (dieciséis horas) con la intensión de encontrar poca gente.

A pesar de la hora, el primer piso estaba lleno, pero me tocó mesa en una ventana (😊). Con una cerveza Negra Modelo helada en mano me dispuse a leer el menú de temporada: Enchiladas de cuitlacoche, Chiles en Nogada ($290) y nieve de tuna con mezcal…mmm se me hace que las enchiladas son demasiado.

 

Opté mejor por un Caldo de camarón cantinero ($78), ilusamente creí que sería ligero (¡caldo!) Generalmente lo preparan con camarón seco y resulta que aquí lo hacen con camarón coctelero. Muy bien servido, picosito con un caldo espeso y con mucho (en verdad mucho) camarón.

 

 

En cuanto al Chile en Nogada, el rey del mes patrio, en muchas partes lo llevan a la mesa a temperatura ambiente. A mí no me hace mucha gracia. Siempre puntualizo que me lo sirvan MUY CALIENTE (siiiii, porque cuando le ponen la nogada encima -esa si es fría- el platillo pierde calor) No falta quien argumente que se puede cortar la nogada ¿¿¿??? ¿Como creen que va a dar tiempo antes de que yo me lo coma?

Pues bien, de los Chiles en Nogada que he probado, el de El Cardenal es de los mejor: con carne picada, abundante fruta y mucho piñón. Si bien la nogada que le ponen no es mucha, para mi gusto es suficiente. El chile es de tamaño grande.

Y pensando que la nieve de tuna con mezcal era una bolita (😊) se me ocurrió variar (siempre pido el mouse de guanábana…EXCELSO). Me gustó, pero la próxima vez regresaré a mi mouse. El sabor de la tuna era sutil, y el del mezcal, nulo.
Cerré mi comida con broche de oro, un café expreso.

Conozco las cuatro sucursales de El Cardenal, el que más me gusta es el de la calle de Palma que ocupa todo el edificio porfiriano de estilo francés. También por supuesto la zona – centro histórico- con la catedral, el zócalo y el templo mayor a unos pasos.

Con El Cardenal me sucede que repito una y otra vez los platillos que más me encantan. No me importa repetir cada año sus deliciosos Chiles en Nogada.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *