Colchones de Naranja

Colchones de Naranja

La primera vez que hice Colchones de Naranja me salieron riquísimos, pero en aquel entonces desconocía como amasar y bolear. Riquísimos…pero feos. No se veían parejitos.

Colchones de Naranja

Para la segunda vez, entendí la razón de ser del Mise en Place

¿tú sabes qué significa? De mi libro Panes Mexicanos Larousse, en francés, la expresión Mise en Place significa “tener las cosas en su lugar”. En panadería es sumamente importante contar con todos los ingredientes o preparaciones listos y pesados, así como tener todos los utensilios limpios y a la mano antes de comenzar a elaborar cualquier receta. Las recetas de panadería son básicamente fórmulas químicas; por ello, un ingrediente mal pesado o la omisión de alguno puede influir en el correcto desarrollo de la masa.

Colchones de Naranja

Pues bien, esa segunda vez no hice el Mise en Place, no coloqué los ingredientes que iba a necesitar a la mano, sino que conforme leía la receta (perdón, mal leía la receta), fui sacando en el momento lo necesario…y omití el azúcar. Los colchones quedaron neutros pero deliciosos.

Colchones de Naranja

La tercera es la vencida, mis Colchones de Naranja quedaron perfectos. Yo creo que la ración ideal para que queden de buen tamaño es hacer bolitas de 30 a 50 gramos. Mi mamá me contó que cuando ella era niña llegó a trabajar en una panadería haciendo bolitas para los bolillos. Al principio las tenía que pesar para que quedaran parejas; con el tiempo dejó de usar báscula. Yo estoy en el principio, aún no le atino a que me salgan parejas, entonces siempre las peso. Es lo mejor.

 

La receta la saqué del libro Panes Mexicanos Larousse, de Irving Quiroz es lo que le sigue de bueno, muy bueno.

He sacado varias recetas de allí (incluyendo mi Pan de Muerto) y siempre salen excelentes las recetas.
A continuación, les presento la receta, y no olviden hacer su Mise en Place para garantizar que les queden formidables.

 

 

 

 

Colchón de Naranja

Ingredientes:

1 kg de harina de trigo
15 gramos de sal
20 gramos de levadura en polvo o 40 gramos de levadura fresca
400 milímetros de leche
200 gramos de azúcar
100 gramos de yemas
30 milímetros de licor de naranja
230 gramos de mantequilla cortada en cubos, a temperatura ambiente
Mantequilla para engrasar
La ralladura de 3 naranjas

Necesitarás 2 moldes cuadrados de 25 centímetros y una rejilla para ponerlos a enfriar

Colchones de Naranja

Procedimiento:

Activa la levadura (ya sea en polvo o fresca) vaciándola en una taza con un poco de agua (la mínima necesaria) y un puñito de harina. Espera un par de minutos y debe de comenzar a sacar burbujas.

En la mesa de trabajo forma con la harina un volcán, espolvorea la sal alrededor. Vacía la levadura activada en el centro, y ve añadiendo poco a poco la mitad de la leche y jalando harina de las orillas. Agrega el azúcar y continúa incorporando la harina poco a poco. Añade gradualmente la otra mitad de la leche y las yemas, mezclando todos los ingredientes hasta que se incorporen por completo. Agrega el licor de naranja y la mantequilla. Amasa hasta obtener una masa homogénea.

Integra el resto de la leche poco a poco y la ralladura de naranja

Continúa trabajando la masa hasta que se despegue de la mesa y esté elástica.

Recuerda que bajo ninguna circunstancia debes de añadir más harina de la señalada en los ingredientes. Si tu masa está un tanto pegajosa, utiliza el amasado francés o amasado de sobre. Ayúdate de la raspa para despegarla de la mesa cuantas veces sea necesario. El tiempo recomendado para amasar es de al menos 8 minutos. Forma una bola y colócala en un recipiente amplio engrasado. Cúbrelo con papel plástico adherente y déjalo fermentar a temperatura ambiente hasta que duplique su tamaño (de 1 a 1 y media hora).

Cuando ya esté lista, enharina la mesa y vacía la masa. Con las manos extendidas aplástala con suavidad para que le saques el aire (pónchala).

Procede a dividirla en porciones de 50 gramos y boléalas. Ayúdate con una báscula. Con un poco de mantequilla pomada (que esté muy suave) engrásalos ligeramente por encima, cúbrelos con un paño y déjalos reposar por 20 minutos.

Precalienta el horno a 160 grados centígrados.


Engrasa y enharina los moldes, acomoda los colchones alineados, separados por 1 centímetro de distancia. Déjalos reposar por 30 minutos o hasta que dupliquen su tamaño.

Hornea los colchones durante 25 minutos o hasta que estén ligeramente dorados. Retíralos del horno y déjalos enfriar en la rejilla

Colchones de Naranja

Pan de Cebolla

Pan de Cebolla

De mis preferidos: el Pan de Cebolla; excelente para hacerlo en molde de caja, para sándwich, o en individuales (a la mejor, piezas chiquitas si es para acompañar una comida, o del tamaño que lo presento, si lo partes en dos y lo rellenas de salami o jamón serrano). El Pan de Cebolla no tiene […]

Cuernos de Almendras

Los Cuernos de Almendras forman parte del repertorio de mi madre, pequeñas y delicadas, como a ella le gustan. Se desbaratan en la boca y se antojan con una taza de café por un lado.

tienen suficiente mantequilla como para que no se peguen mucho, igual es preferible engrasar ligeramente las latas.

No omitas la azúcar pulverizada (glass) porque la masa casi no lleva dulce. Lo necesitará.

Va la receta

Cuernos de Almendras

Cuernos de Almendras

Ingredientes:

460 gramos de mantequilla
250 gramos de almendra picada finamente
4 cucharadas de azúcar pulverizada (glass)
3 ½ taza de harina
¼ cucharadita de sal

Procedimiento:

Bate la mantequilla con el azúcar hasta que esponje. Agrega la sal y la almendra.

Poco a poco añade la harina.

Cuando se separe del recipiente, estará lista

También se puede hacer a mano, Volcán de Harina, sal y almendra. Al centro mantequilla y azúcar. Ve integrando los ingredientes poco a poco.

Primero haz bolitas uniformes. Ya sabes la teoría de mi madre, entre más chiquitas las galletas, se ven más delicadas y finas.

Precalienta el horno a 170 grados centígrados.

Coloca los Cuernos de Almendras en una charola ligeramente engrasada. Estas galletas no crecen, por lo que podrás ponerlas muy cerquita.

Hornéalos a fuego bajito hasta que tengan la parte de abajo dorada (deben de quedar mas bien blancas).

Saca la charola del horno y transfiere las galletas a una rejilla o a una superficie de mármol.

Pasa los cuernitos por azúcar glass.

Los cuernitos son delicados, guárdalos en recipiente hermético, te duran varias semanas.

Cuernos de Almendras

Galletas de Chispas de Chocolate

Galletas de Chispas de Chocolate

Unas Galletas fáciles y rapiditas. No tienen pierde. Además de que son ricas, muy ricas. No hay nada nada mas sabrozo que morder una galleta con trozos de chocolate y nuez. Estas no son blandas, como las que venden en El Palacio de Hierro, son un tanto crujientes.

Pero te platico que cuando yo las hice, de primera instancia puse cada galleta separada al menos tres centímetros, e igual se me juntaron. Lo mejor es hornear una charola prueba, para que calcules cuantas galletas aguanta sin que se junten. Saben a lo mismo, pero pierden su forma.

Yo utilicé una cuchara para servir helado, para que todas las galletas tuvieran el mismo tamaño.

Va la receta:

Galletas de Chispas de Chocolate

Galletas de Chispas de Chocolate

Ingredientes

2 ¼ tazas de harina
1 cucharadita de polvos de hornear
1 cucharadita de sal
1 taza de mantequilla
¾ taza de azúcar granulada
¾ taza de azúcar mascabado
1 cucharadita de vainilla
½ taza de agua
2 huevos ligeramente batidos
350 gramos de chispas de chocolate
1 taza de nueces picadas

 

Galletas de Chispas de Chocolate

Procedimiento:

Cierne los ingredientes secos

Bate la mantequilla hasta acremarla, añade poco a poco los dos tipos de azúcar. Cuando esté bien integrado, añade la vainilla y el agua.

Los huevos debes agregarlos uno por uno, batiendo en el inter.

Por último debes agregar los ingredientes secos poco a poco, las chispas de chocolate y las nueces.

Engrasa las charolas donde las vas a hornear. Es preferible utilizar papel estrella (tipo encerado, porque por el chocolate y el azúcar mascabado las galletas se pegarán un poco. De lo contrario tendrás que lavar charolas. Si no tienes papel estrella, engrasa bien las charolas.

Distribuye cucharadas de masa de galletas en la charola, separadas AL MENOS por tres centímetros. Como ya te comenté, es necesario que hagas la prueba con una charola, para que verifiques que tan separadas deben de ir las Galletas de Chispas de Chocolate.

Mete las galletas en el horno precalentado a 175 grados centígrados durante 20 minutos.

En cuanto estén doraditas, sácalas del horno y quítalas de la charola. Puedes ponerlas sobre mármol o en una rejilla.

En un recipiente de cierre hermético las Galletas de Chispas de Chocolate pueden durar un par de meses en buen estado.