Chilaquiles

Chilaquiles

En el pasaje de Polanquito, donde se encuentra mi peluquero consentido , suelo llegar temprano a mi cita trimestral, para desayunar en el Snob Bistró sus deliciosos chilaquiles.

Son tan pero tan enormes, que tardé para pedir mi primera orden (tienen muchos desayunos ricos) no me había animado a pedirlos, sabía que dejaría la mitad. Malo fue que me enteré que sirven medias órdenes. Recomendables y también el café que sirven.

Chilaquiles

Los chilaquiles en México pueden ser rojos, verdes, salsa cocida (ingredientes hervidos), salsa asada (ingredientes asados en comal), de jitomate o de chile seco, incluso en algunos lugares los preparan blancos (queso y crema).

En cuanto al acompañante, pueden ser con huevo estrellado, huevo revuelto, con una chuleta por un lado, con carne asada, con pollo (deshebrado). Yo siempre los pido…o los hago con huevo.

Va la receta

 

 

Chilaquiles con huevo revuelto (o estrellado)

 

Ingredientes

Para la salsa

Jitomate 2 piezas,
Cebolla ¼ pieza,
chile serrano de una a dos piezas
ajo ½ pieza
3 tortillas por persona

Chilaquiles

Para el adorno

Cebolla morada rebanada
Queso fresco desmoronado
Crema
Rebanadas de aguacate

 

Procedimiento:

Para la salsa:

Coloca todos los ingredientes en una olla con muy poca agua. Deja que hierva hasta que el chile y la cebolla estén blanditos. Procesa en una licuadora hasta que quede una salsa bien integrada. Regresa a la olla donde hirvieron y añade una cucharadita de consomé de pollo. Reserva.

 

Para las tortillas:

Es mejor utilizar tortillas del día anterior, porque secas absorben menos aceite.

Corta las tortillas. La mayoría suelen cortarlas en triángulos. Yo prefiero tiritas. Si las tortillas son frescas, colócalas partidas en el sartén a fuego muy bajito unos diez minutos, para que se tuesten un poco, que se sequen.

En una sartén agrega un par de cucharadas de aceite y las tortillas partidas. El fuego debe ser bajo, para que se doren lentamente.
Cuando ya estén doraditas, añade la salsa de jitomate caliente. Espera un par de minutos antes de Servir los platos.

Chilaquiles

Para armar el plato

Sirve un par cucharadas de chilaquiles en un plato. Por encima coloca cebolla, queso fresco y crema.

Acompáñalos con huevo revuelto.

Cuando hago chilaquiles de más, los meto al refrigerador y al día siguiente los pongo en un sartén (una sola ración), con un chorrititito de agua (muy poquita, solo para que no se peguen), los tapo y los dejo en lumbre unos 10 minutos. Ya que están bien calientes, estrello un huevo sobre los chilaquiles y vuelvo a tapar por tres minutos. Entonces quedan Chilaquiles con huevo “pochado”. También me encantan.
Y si revuelves el huevo antes de añadirlo a los chilaquiles bien calientes, también quedan muy ricos.

Enchiladas Rellanas de Pollo

Ya les he platicado que me gusta elaborar el Caldo de Pollo para hacer sopas, arroz y para lo que se requiera. Al menos una vez a la semana tengo un par de tazas de pollo deshebrado listo para utilizar en alguna receta. A veces lo ocupo para la misma sopa, para taquitos, para pellizcadas, […]

Salsa de Ajonjolí

Salsa de Ajonjolí

Sencillita y muy sabrosa.

Mi deliciosa Salsa de Ajonjolí.

Excelente acompañante para taquitos, quesadillas (debes de ponerle un poco más de caldo de pollo, para que quede ligera y la puedas bañar por encima de los antojitos), y hasta para hacerla para enchiladas (esta debe de quedar especita, para que se pegue a las tortillas). Aunque para mi gusto si la ocupas para esto, tendrás que quitarle la mitad del chile morita, para que la disfrutes.

Es fácil de hacer, poco conocida, te hará quedar bien.

Va la receta

Salsa de Ajonjolí

Ingredientes:

6 chiles moritas desvenados
100 gramos de ajonjolí
2 dientes de ajo
Caldo de pollo
Manteca de cerdo

Procedimiento

Partimos de que se requiere para esta salsa chiles morita. Pero si tienes chile mora, también lo puedes ocupar. Cuando tengas los chiles desvenados ponlos sobre un comal para que se asen ligeramente. Nada de grasa.

Pásalos a un recipiente con agua para enjuagarlos ligeramente (para quitarles el polvo)

Ponlos a hervir con poca agua por cinco minutos.

En una sartén coloca la semilla de ajonjolí, los ajos partidos en dos y la manteca de cerdo (2 cucharaditas). Cuando comiencen a saltar las semillas, rocía un poco de sal.

Por último, añade el caldo de pollo y los chiles asados. Deja que hierba por un par de minutos y procesa los ingredientes en la licuadora.

Debe de quedar una salsa tersa.

Regrésala al sartén y deja que se caliente. Añade caldo de pollo si es necesario. Sirve de inmediato.

Atole de Guayaba

Atole de Guayaba

¿Y qué sería de los tamales, si no tuvieran a su lado una humeante taza (o jarrito) de atole? No tienen idea la cantidad de veces que compré guayabas en el último trimestre (si, desde día de muertos) por el antojo atravesado de una taza de Atole de Guayaba. Son varios los atoles que me […]