Libros

Kitchen

¿Una novela corta para este fin de semana? Lean a esta autora japonesa. Muy ligera su narrativa y bonita la historia. Les va a gustar.

Es una historia de pérdida y sanación que encuentra albergue entre las cuatro paredes de una cocina.

 

Kitchen

Autor: Banana Yoshimoto
Editorial: TusQuets
Páginas: 206
Precio: $121 Librería Gandhi y $208.66 en Amazon
ISBN: 978-607-421-313-3

 

Sinopsis:

Mikage es huérfana, vive con su abuela en una casa inmensa. Repentinamente la abuela muere y la deja completamente sola.

Mikage encuentra consuela al dormir en la cocina, el ruido del refrigerador la arrulla.

Un día Yuichi Tanabe llama a la puerta, y pone sobre la mesa que Mikage se mude a vivir con él y su madre transgénero Eriko. Mikage quiere primero conocer el lugar donde viven, sobre todo como es la cocina. Eriko al morir su esposa decide cambiar de sexo y ocupar el papel de mamá. Mikage vive con tranquilidad en la casa de los Tanabe.

Se trata de una historia de pérdidas (conté tres: la muerte de la abuela, la muerte de Eriko y la muerte del novio de Mikage), de amistad y amor. Este es el segundo libro que leo de un autor japonés, y por supuesto queda en claro que se trata de una escritora juvenil.

 

¿Por qué en El lugar de Beatriz?

Cuando recién comencé con El Lugar de Beatriz, Kitchen me la recomendó mi sobrina Daniela, de los primeros libros que leí sobre gastro-novelas. Mikage encuentra paz en todas las cocinas, por lo que acaba contratándose como ayudante de una prestigiosa profesora de cocina. Si bien, hay una innumerable relación de platos que comen o elaboran, no hay descripción de ninguno (salvo que están muy buenos).

Hace un rato vi una nota en mi club de lectura que hablaba sobre esta novela, que se requiere saber de cocina japonesa. No lo creo. De repente necesitas buscar en la web de que se trata el plato, para no quedarte con la duda. Entonces recordé que no había subido la reseña, se quedó pendiente.

 

Mi opinión

(Excelente, Muy bueno, Me gustó-pudo ser mejor, No vale la pena, Muy malo)

Muy bueno        

Esta es la primera novela de Banana Yoshimoto. Se ve. La trama salta de un punto a otro, sin mucha estructura; sin embargo, atrapa la atención, es fácil de leer y es sanadora de personas quebradas. Tiene una narrativa tan ligera y bonita. Es un retrato nostálgico de la sociedad japonesa actual que te lleva de la mano, de plato en plato, y de calle en calle recorriendo Japón.

 

De la Autora, Banana Yoshimoto

 

Banana Yoshimoto (24 de julio de 1964, Tokio) es el pseudónimo de Mahoko Yoshimoto, novelista japonesa contemporánea. Su padre es el famoso filósofo de los años sesenta, Takaaki Yoshimoto y su hermana, también famosa, es desarrolladora de comics, Haruno Yoiko.

 

Sus Obras

Su novela debut, Kitchen (1988), consiguió un éxito inmediato tras su publicación, lo que le ha valido más de sesenta ediciones sólo en Japón.

Existen dos películas basadas en la obra, una de ellas un filme para la televisión japonesa y la versión cinematográfica producida en Hong Kong en 1997, que tuvo una mayor comercialización.

 

Otras obras:

N.P. (1992),
Sueño Profundo (1994),
Tsugumi (1994),
Lucertola (1995),
Amrita (1997),
Sly (1998),
La última amante de Hachiko (1999),
Honeymoon (2000),
H.H. (2001),
La pequeña sombra (2002),
Presagio triste (2003),
The Lake (2011),
Recuerdos de un Callejón Sin Salida (2011).

He aquí un clásico libro de detectives que tiene como protagonista a Miss Marple, la dulce viejita inglesa.

Referente a los libros publicados por Agatha Christie, hubo un tiempo en el que me leí uno tras otro, todos los tomos que me ponían enfrente. En verdad me apasionaban.

Miss Marple y Trece Problemas

Autor: Agatha Christie
Páginas: 174 pags.
Precio: $79 Gandhi  $98 Amazon  $98 Planeta de libros
ISBN: 978-607-07-4483-9

 

Sinopsis:

En una pequeña ciudad como Saint Mary Mead nunca sucede nada interesante, sin embargo, Miss Marple piensa que es el escenario ideal para conocer la naturaleza humana. En dos reuniones que participa, una en su casa y otra en la mansión de los Bantry, los participantes se divierten contando casos de crímenes y misterios con el objetivo de hacer que los presentes adivinaran una solución a cada uno de los problemas presentados. Entre los invitados está Sir Henry Clithering, ex investigador jefe de Scotland Yard.

En la primera reunión, de los seis casos presentados, Miss Marple encuentra todas las soluciones. En la segunda reunión Miss Marple vuelve a resolver los problemas narrados. Sir Henry queda impresionado con la sagacidad de Miss Marple dilucidando los más variados misterios, basada simplemente en la monótona rutina de aquella pequeña ciudad.

Al final, en Saint Mary Mead ocurre el suicidio de una joven y Miss Marple incrédula, pide a su amigo Sir Henry Clithering que la ayude a demostrar a la policía la verdadera dinámica de la situación. Y una vez más la dama solterona descubre al asesino.

 

¿Por qué en El Lugar de Beatriz?

Recomendación de mi maestra Patricia López, del curso Mujeres y Culinaria en la historia de México.
Me parece que las referencias a la comida, la cocina, las bebidas o las especias es mínima…casi nula.

 

Mi opinión:

(Excelente, Muy bueno, Me gustó-pudo ser mejor, No vale la pena, Muy malo)

No obstante que me declaro admiradora de los libros policiacos, de detectives, y específicamente los de esta autora, el formato de Miss Marple y Trece Problemas no me hizo feliz. Me gustó-pudo ser mejor.

Se trata de 13 cuentos, en los que apenas estás agarrando la onda de que se trata, en que consiste el misterio, cuando Miss Marple lo resuelve prácticamente intuyendo lo que sucedió.
Doce veces.

Esto es en cuanto al aspecto policiaco.

Y sobre la comida, motivo por el que lo presento en este blog, solo hacen referencia a tres escenas que me hicieron buscar en la red de que se trataba. Ninguna memorable.

 

Algo para recordar

🤔🤨😐😑🙄
A la mejor las tres referencias a la comida

1) Le habían llamado a eso de medianoche para atender a los tres intoxicados. En el acto comprendió la gravedad de mistress Jones y envió a buscar a su dispensario unas píldoras de opio para calmar sus dolores. No obstante, a pesar de sus esfuerzos, falleció, pero ni por un momento pudo sospechar que se trataba de algo anormal. Estaba convencido de que su muerte fue debida a una fuerte intoxicación. La cena de aquella noche había consistido principalmente en langosta de lata, ensalada, bizcocho borracho y pan con queso. Por desgracia no quedaron restos de la langosta…la comieron toda y tiraron la lata. Interrogó a la camarera, Gladys Linch, que estaba llorosa y muy agitada y a cada momento se desviaba del tema, pero declaró una y otra vez que la lata no estaba hinchada y que la langosta le había parecido en magníficas condiciones comestibles.

2) Al oírles hablar de bañarse me entraron ganas a mí también. Era una mañana muy calurosa y apenas había adelantado mi trabajo. Además, imaginé que la luz de la tarde daría al lugar un efecto atrayente, de modo que tras recoger mis bártulos me dirigí a una pequeña playa que había descubierto…en dirección completamente opuesta a la cueva. Me estuve bañando allí, comí lengua enlatada y dos tomates, y volví por la tarde a continuar mi apunte llena de entusiasmo y confianza.

3) Sir Henry Clithering, ex comisario de Scotland Yard, se hallaba hospedado en casa de sus amigos los Bantry, cerca del pueblecito de Saint Mary Mead. Un sábado por la mañana, cuando bajaba a desayunar a la cómoda hora de las diez y cuarto, casi tropieza con su anfitriona, mistress Bantry, en la puerta del comedor. Al parecer salía de allí presa de gran excitación y contrariedad.
El coronel Bantry estaba sentado en la mesa con el rostro más enrojecido que de costumbre.
─ Buenos días, Clithering ─ dijo ─. Hermoso día. Siéntese. Sir Henry obedeció y al ocupar su sitio ante un plato de riñones con tocino, su anfitrión continuó:

 

De la Autora:

Agatha Mary Clarissa Miller, DBE (Torquay, 25 de septiembre de 1890-Wallingford, 12 de enero de 1976), más conocida como Agatha Christie, fue una escritora y dramaturga británica especializada en el género policial, por cuyo trabajo tuvo reconocimiento a nivel internacional. A lo largo de su carrera, publicó 66 novelas policiales, seis novelas rosas y 14 historias cortas —bajo el seudónimo de Mary Westmacott—, además de incursionar como autora teatral en obras como La ratonera o Testigo de cargo.

Nacida en una familia de clase media alta, recibió una educación privada hasta su adolescencia y estudió en diversos institutos de París.1 Mientras trabajaba como enfermera durante la Primera Guerra Mundial, publicó su primera novela, El misterioso caso de Styles (1920), donde introdujo por primera vez el personaje del detective Hércules Poirot. Su aparición fue continuada por la de Miss Marple, Tommy y Tuppence Beresford.

En 1914, contrajo matrimonio con Archibald Christie, de quien se divorció en 1928. En 1926, afectada por una supuesta depresión, desapareció misteriosamente luego de que su coche apareciera abandonado al borde de la carretera. Fue hallada once días más tarde bajo un posible cuadro de amnesia, en un hotel bajo el nombre de una amante de su marido. En 1930, se casó con el arqueólogo Max Mallowan, a quien acompañó largas temporadas en sus viajes a Irak y Siria. Sus estadías inspiraron varias de sus novelas posteriores como Asesinato en Mesopotamia (1936), Muerte en el Nilo (1936) y Cita con la muerte (1938), muchas de las cuales fueron adaptadas en teatro y cine con alta aceptación.1 En 1971, fue designada Comendadora de la Orden del Imperio Británico por la reina Isabel II. Falleció por causas naturales en 1976.4

El Libro Guinness de los Récords calificó a Christie como la novelista que más obras ha vendido de todos los tiempos. Se han vendido dos mil millones de copias, posicionándose sus trabajos como los terceros más vendidos en el mundo, solo por detrás de las obras de William Shakespeare y la Biblia. Según el Index Translationum, Christie es la autora individual más traducida con ediciones en al menos 103 idiomas. En 2013, su obra El asesinato de Roger Ackroyd fue elegida como la mejor novela de crimen de todos los tiempos por 600 miembros de la Asociación de Escritores de Crimen.

 

Otras obras publicadas:

El gran tour
Los primeros casos de Poirot
Los siete pecados capitales
Los cuadernos secretos de Agatha Christie
Ven y dime cómo vives
La rosa de sangre
Un dios solitario y otros relatos
Asesinato en Bardsley Mews
Rosa de sangre
Autobiografía
Ocho casos de Poirot
Un crimen dormido
Telón
Primeros casos de Poirot
La puerta del destino
Los elefantes pueden recordar
Némesis
Pasajero a Frankfurt
Las manzanas
El cuadro
Noche eterna
La tercera muchacha
El Hotel Bertram’s
Misterio en el Caribe
Los relojes
El espejo se rajó de lado a lado
El misterio de Pale Horse
Pudding de Navidad
Un gato en el palomar
Una visita inesperada
El tren de las 4:50
Inocencia trágica
La carga
El templete de Nasse-House
Asesinato en la calle Hickory
Destino desconocido
Después del funeral
Un puñado de centeno
El truco de los espejos
La ratonera
La Señora McGinty ha muerto
Una hija es una hija
Intriga en Bagdad
Se anuncia un asesinato
Tres ratones ciegos
La casa torcida
Pleamares de la vida
Testigo de cargo
Los trabajos de Hércules
Sangre en la piscina
La venganza de Nofret
Cianuro espumoso
Hacia cero
Lejos de ti esta primavera
El caso de los anónimos
Los cinco cerditos
Un cadáver en la biblioteca
El Misterio de Sans Souci
La muerte visita al dentista
Maldad bajo el Sol
Diez negritos
Matar es fácil
Navidades trágicas
Problema en Pollensa
Cita con la muerte
El testigo mudo
Muerte en el Nilo
Cartas sobre la mesa
El misterio de la guía de ferrocarriles
Muerte en Mesopotamia
Muerte en las nubes
Tragedia en tres actos
Retrato inacabado
Asesinato en el Orient Express
El misterio de Listerdale
La trayectoria del bumerán
Parker Pyne investiga
La muerte de Lord Edgware
Miss Marple y trece problemas
Poirot infringe la ley
Peligro inminente
El enigmático señor Quin
El misterio de Sittaford
Café solo
Muerte en la vicaría
Un amor sin nombre
El misterio de las siete esferas
Matrimonio de sabuesos
El misterio del tren azul
Los cuatro grandes
Asesinato de Roger Ackroyd
El secreto de Chimneys
El hombre del traje marrón
La señal roja
Poirot investiga
Asesinato en el campo de golf
El misterioso señor Brown
El misterioso caso de Styles
Un triste ciprés

Cocina Esencial de México

Cocina Esencial de México

Autor: Diana Kennedy
Editorial: Oceano
Lugar y Año de la publicación: México 2012
Páginas: 504

Precio: $ 530 Amazon, $436 en Gandhi
ISBN: 978-607-400-891-3

Sinopsis:

Cocina Esencial de México es una colección de las recetas fundamentales para trazar el mapa de la gastronomía mexicana.

El testimonio de una vida entregada a la recuperación, conservación y difusión del arte culinario de nuestro país.

Un registro personalísimo del encuentro con cocineras y vendedores de alimentos a lo largo del territorio nacional.

Un clásico moderno entre los libros de cocina publicados en todo el mundo.

Así puede caracterizarse Cocina Esencial de México (volumen que reúne los tres primeros libros de la autora: The Cuisines of Mexico, The

Tortilla Book y Mexican Regional Cooking), referencia insuperable para entender cómo se come y se cocina en este país. A partir de años dedicados a la investigación de campo en diversos rincones de la república mexicana, Diana Kennedy presenta un rico catálogo de técnicas, ingredientes, recetas y consejos para recrear en nuestras cocinas los aromas y sabores de una de las gastronomías más variadas y sorprendentes del planeta.

 

¿Por qué en El lugar de Beatriz?

Tiene mucho tiempo que veo los libros de Diana Kennedy y apenas hasta hace un par de meses compré Cocina Esencial de México, mi primer ejemplar. Lo confieso con pena, he sido una ignorante malinchista. He hojeado tantos libros de cocina que se dicen mexicana, hechos por extranjeros, que más bien son sobre texana: Tacos con tortilla dorada, cátsup, azúcar en platillos salados, queso cheddar, etc.

Pues bien, me puse a hojearlo…y me encantó

Mi opinión:

Confieso también que me falta adentrarme en el contenido, el Pollo en Salsa de Cacahuate ha sido mi primer ejercicio, salió tan rico. Es una excelente receta. La forma como redacta es clara, los ingredientes son propios de la cocina mexicana. Estoy contenta y dispuesta a probar mas recetas de este volumen.

Además, como bien señala la sinopsis que tomé de Amazon, ella es recopiladora de recetas de toda la república.

Muy bien.

De la Autora, Diana Kennedy:

Diana Kennedy (nacida Diana Southwood, el 3 de marzo de 1923) es una autoridad de la cocina mexicana, reconocida por sus 9 libros en la materia, incluyendo Las Cocinas de México, en inglés The cuisiners of Mexico, que comenzó a cambiar la forma como los estadounidenses veían la cocina mexicana. Su trabajo es la base de gran parte del trabajo de los chefs mexicanos en los Estados Unidos. Sus libros de cocina son distintivos porque se basan en sus cincuenta años de viajes por México, entrevistando y aprendiendo de todo tipo de cocineros en el país, y de casi todas las regiones. Su trabajo que también ha documentado plantas nativas comestibles, ha sido digitalizado por la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad. Kennedy ha recibido numerosos premios por su tarea, entre ellos la Orden del Águila Azteca por parte del gobierno mexicano y la pertenencia a la Orden del Imperio Británico.
Kennedy nació en Loughton, Essex, en el sureste de Inglaterra. Su padre era vendedor y su madre, maestra de escuela. Ambos amaban la naturaleza y querían vivir en el campo.
Kennedy no asistió a la universidad debido a la Segunda Guerra Mundial, en lugar de eso se unió a los Cuerpos de Madera de la Mujer a la edad de 19. Los Cuerpos fue una organización civil británica que se hizo cargo de los deberes forestales de los hombres que habían ido a luchar. A ella no le agradaba la tala de árboles por lo que fue delegada a la medición de los troncos de los árboles.
En 1953, emigró a Canadá, viviendo allí tres años y desempeñando varios trabajos, incluyendo el manejo de una filmoteca y la de venta de vajillas de porcelana marca Wedgewood.
Como decisión de último minuto, Kennedy decidió visitar el Haití en pleno proceso de revolución en 1957. Allí conoció a Paul P. Kennedy, un corresponsal del The New York Times en México, América Central y el Caribe. Ambos decidieron mudarse a México en 1957, se casaron algún tiempo después, pero nunca tuvieron hijos; únicamente sus dos hijastras, Dr. Moira Kennedy-Simms, y Brigid Kennedy; las hijas de Paul P. Kennedy y su primera esposa, Martha Peines Kennedy.
Ella se enamoró de la comida mexicana y desde entonces ha dedicado su carrera a su conservación y promoción. Sin embargo, todavía mantiene su acento británico y toma el té todos los días. Ha trabajado durante toda su vida y no puede imaginarse no trabajar. Cuando no está enseñando, ella se encuentra escribiendo sobre sus trabajos en la cocina y sobre nuevas recetas. Ella es conocida por su brusco y franco comportamiento, habiendo publicado grabaciones cuando la policía ha tratado de obtener sobornos de ella por sus frecuentes viajes en México.
Ha visitado todos los estados de México, en todo tipo de transporte, desde autobuses, burros y hasta su camioneta Nissan sin dirección asistida (y una pala para cavar en el barro). Ella ha viajado a muchas zonas aisladas de México para visitar los mercados y preguntar acerca de la ingredientes y métodos de los cocineros. En la década de 1970, decidió construir su casa en el municipio de Zitácuaro Michoacán, en una zona llamada Coatepec de Morelos donde se cultivan árboles frutales. La tierra que compró le ha permitido sembrar y crecer muchos de sus propios ingredientes. Aunque no es tecnofóbica, ella está en contra de los libros electrónicos de cocina, creyendo en la necesidad de tomar notas a partir de las recetas impresas.

 

Otras Obras:

Las cocinas de México, Harla, Mexico, 1991, (edition cancelled)
El arte de la cocina mexicana, Editorial Diana, México, 1993
México – Una Odisea Culinaria, Plaza y Janés, México, 2001
Lo esencial de las cocinas mexicanas, Plaza y Janés, México, 2003
Recetas del alma (Nothing Fancy), Plaza y Janés, México, 2006

 Sazones y Andanzas por el Centro Histórico de la Ciudad de México

Autor: Víctor Hugo Aguilar Morales
Editorial: UNAM
Lugar y Año de la publicación: México 2014
Páginas: 191
Precio: Gandhi $281, Amazón $359, Libros UNAM $168, El Sótano $281.25
ISBN: 978-607-02-2945-9

 

Sinopsis:

No cabe duda de que la mejor cocina mexicana se come en la casa, en donde se preparan los platillos que se han aprendido por generaciones. Si a eso se suman un entorno estimulante, gusto y vocación, el resultado es grandioso. Es el caso del chef Víctor Hugo Aguilar Morales, quien nació y continúa viviendo en el Centro Histórico de la Ciudad de México, lugar que ha fungido como su fuente de inspiración para recrear una cocina familiar sin perder autenticidad. Tuve la oportunidad de constatarlo en una comida con un grupo de universitarios, donde degusté algunas de sus creaciones, como botanas: tortitas de nata con quelites y queso mascarpone… Sin olvidar esas crujientes palomas de chilorio con pasta oriental won-ton; en ambas delicias se hizo evidente la creatividad de Víctor Hugo al combinar ingredientes típicos mexicanos con los de otras culturas gastronómicas. Degusté también una maravillosa sopa que simulaba una sinfonía de vegetales y hierbas, que bien puede llamarse sopa Centro Histórico, pues contiene verdolagas, romeritos, nopales, chochoyotes, habas verdes, flores de calabaza… Todo en un caldo de maíz con epazote y cilantro. Un homenaje a la comida tradicional de México. Le siguió un lenguado con salsa guerrerense de chilmango, con arroz negro y frijoles. El broche: una original trilogía de postres de inspiración muy nacional: cajeta de frijol con licor de café, mantequilla de zapote negro y crema de mamey. Estos exquisitos platillos y otros mas se encuentran en este libro, Sazones y Andanzas por el Centro Histórico de la Ciudad de México, todo un paseo culinario por lo que el chef denomina su pequeña patria. Ángeles González Gamio Cronista del Centro Histórico de la Ciudad de México, 2012

¿Por qué en El lugar de Beatriz?

En mi pasada visita a la Universidad Nacional Autónoma de México, tuve oportunidad de visitar la Casa Club del Académico, es un enorme restaurante rodeado de áreas verdes. En la entrada del complejo, cuenta con una librería de la UNAM y cafetería. Encontré esta belleza de libro, Sazones y Andanzas por el Centro Histórico de la Ciudad de México, y me cautivaron sus recetas. Al menos he puesto banderitas para 10 recetas.

 

Mi opinión:

Tal y como señala la sinopsis, Sazones y Andanzas por el Centro Histórico de la Ciudad de México, se trata de recetas de la cocina tradicional mexicana, presentadas de una forma novedosa.

Novedosa pero no complicada. Me aventuraré con algunas recetas.

 

Del Autor, Víctor Hugo Aguilar Morales:

Víctor Hugo Aguilar Morales ha estado al frente de la cocina de la Rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México en los últimos dieciocho años. Es decir que la dirección de esta oficina, corazón de la Universidad misma, en su faceta gastronómica es orientada por él. Nuestro personaje se une a todo un movimiento de chefs que sobre todo a partir del último cambio de siglo entraron a explorar nuevos rumbos que a lo largo del tiempo los ha convertido en nuevos protagonistas. Estas figuras escriben y dan conferencias, aparecen en programas de radio y televisión, algunos son restauranteros, los hay académicos y en este caso los chefs ejecutivos que tienen la fortuna de laborar en espacios, podríamos decir, privilegiados.

El chef Aguilar traza su historia particular a partir de su nacimiento en el primer cuadro de la ciudad de México. Su cercanía con múltiples lugares emblemáticos y la relación con gente diversa pero a la vez alineada a factores culturales nacionales fueron delineando su personalidad mexicanista. La orientación culinaria, en cambio, la recibió por medio de las mujeres de su familia y de la fonda, un negocio familiar que sus padres tenían precisamente en calles del centro histórico.

Su capacitación profesional la fue adquiriendo desde muy joven. Entró a trabajar en una conocida firma hotelera donde tomó consciencia de la responsabilidad que implicaba estar al frente de una cocina como espacio de dirección en el que a veces uno es el que manda y otras el que recibe órdenes (…).

 

Otras Obras:

Sazones y Andanzas por el Centro Histórico de la Ciudad de México, 2014
TURISMO Y DESARROLLO (POSIBILIDADES EN LA REGION INKA)

La Cocina Mexicana

La Cocina Mexicana de Socorro y Fernando del Paso

Autor: Recetas de Socorro del Paso, Textos e ilustraciones de Fernando del Paso
Editorial: Fondo de Cultura Económica
Lugar y Año de la publicación: México 2016
Páginas: 327

Precio: $ 505 Amazon, $244 en Gandhi (los precios se mueven, los define el proveedor)
ISBN: 978-607-16-4419-0

Sinopsis:

En este libro se reúnen alrededor de 150 recetas de la cocina mexicana junto con 46 combinaciones de menús que propone Socorro Gordillo de Del Paso. Ala par, Fernando del Paso, por medio de un prefacio, textos breves y 7 ilustraciones de su autoría, da una historia de la gastronomía universal y esboza la importancia de la mezcla cultural para las cocinas del mundo y de los aportes que México dio a éstas.

 

¿Por qué en El lugar de Beatriz?

Como si no tuviera suficientes, en la pasada Feria Internacional del Libro que se presentó en Palacio de Minería (22 de febrero al 5 de marzo) me di a la tarea de asistir dos días seguidos para revisar MINUCIOSAMENTE todas las editoriales en busca de Novelas y Recetarios para el blog. Nunca se sabe que vamos a encontrar.

En el mes de marzo hice referencia al hermoso libro de La cocina Mexicana de Socorro y Fernando del Paso, porque preparé su Sopa de Bolitas de Masa. Omití hacer la reseña del recetario.

Insisto en que es un hermoso libro, lleno de historias sobre la comida, bellas imágenes y recetas que dan ganas de no salir de la cocina en un rato.

 

Mi opinión:

Me parece que este es un buen libro, con recetas sencillas, de las que hacemos en casa a menudo: Chilaquiles, huevos rancheros, chicharrón en salsa roja. Y las que no son tan comunes (como la Sopa de Bolitas) son también de fácil elaboración.

Tiene el valor agregado de los textos que presenta Fernando del Paso. ¿Lo ubican? Es el maravilloso autor del libro Noticias del Imperio (si no lo han leído, háganlo, es un deleite).

Este me parece un buen regalo para un primer encuentro con la cocina mexicana. Te presenta platillos de todos los días, con versiones muy apegadas a la comida tradicional mexicana.

 

De los Autores, Socorro y Fernando del Paso:

De Socorro del Paso: (Ciudad de México, 1934) desarrolló la aptitud culinaria heredada por varias generaciones en su familia, gracias a su madre doña Guadalupe Castillo Meré de Quijano, nieta de un oficial que vino a México con Maximiliano. Su gran talento le ha permitido pulir cada receta imprimiéndole un matiz propio. Comparte con su esposo, Fernando del Paso, el gusto por la buena cocina, que ha fomentado generosamente tanto en los ámbitos familiares como en círculos más amplios, de lo cual es prueba el recetario publicado originalmente en Francia que después apareció en México con el título de La Cocina Mexicana.

 

 

De Fernando del Paso: (Ciudad de México, 1935) Es poeta, narrador, ensayista, dramaturgo y artista plástico. Ha recibido varios premios entre los que destacan el Xavier Villaurrutia, 1966; el Internacional Rómulo Gallegos, 1982; el nacional de Ciencias y Artes, 1991, y el Miguel de Cervantes, 2015.

 

 

Autor Otras Obras:

De gran relevancia para la literatura mexicana, algunos de sus libros son José Trigo (1966), Palinuro de México (1977), Noticias del Imperio (1987), Historia de un Crimen (1995), Castillos en el Aire (2002), PoeMar (2004), Viaje alrededor de El Quijote (2004), Bajo la sombra de la historia. Ensayos sobre el islam y el judaismo (2011), El vaivén de las Malvinas (2012), y con su esposa, La Cocina Mexicana.

Mónica Lavín

Material de Lectura, de Mónica Lavín

Pues bien, no en todos los títulos que me recomiendan la comida lleva papel protagónico. A lo largo de los cinco cuentos de este mini volumen de Mónica Lavín, por un detalle o por un recuerdo, la comida sale a flote.

Batallé para encontrarlo, caminé mucho. En una mini librería de la UNAM en el pasaje Zócalo -Pino Suarez finalmente lo hallé. En una noche de insomnio me lo leí, es muy cortito.

 

Material de Lectura

Autor: Mónica Lavín
Páginas: 50
Precio: $25
ISBN: 978-607-02-4650-0

 

Sinopsis:

Se trata de cinco cuentos contemporáneos, cuentos cortos, muy bien narrados por la escritora mexicana Mónica Lavín. Mi primer encuentro con ella. Cumplen con el requisito de los alimentos, la comida, las bebidas o las especies, pero éstas llevan un rol secundario.

¿Porqué en El Lugar de Beatriz?

Recomendación de mi maestra Patricia López, del curso Mujeres y Culinaria en la historia de México.

 

Mi opinión:

(Excelente, Muy bueno, Me gustó-pudo ser mejor, No vale la pena, Muy malo)

Me parece que es Muy bueno. Lavín es una excelente narradora, que te va introduciendo a las historias suavemente, y de repente te da un vuelco el corazón. La historia se queda suspendida y tu te cachas pensando en lo que sigue, en lo que no escribió.

 

Algo para recordar

INICIALES
Sé pocas cosas, es verdad. Vienen dos personas que dicen que son mis hijos y veo su rostro apesadumbrado cuando no emito palabra alguna. Papá, son Hilda, insiste una señora que pasa los cincuenta y que tiene el pelo color cobre. Y saca unas fotos de la cartera y me presenta a mis nietos: Rodrigo y Azucena. Y yo asiento, nada más por barrerle el pesar a esa mujer que se atribuye mi paternidad. No sé si creerle y en todo caso si lo hiciera, sería solo eso. Buena voluntad y pasajera. Porque no tengo nada que contarle de su infancia, de su adolescencia que seguramente nos costó quebraderos de cabeza a su madre y a mí, y todavía mas la de su hermano Hilario que viste traje y solo tiene la hora de la comida para ponerse junto a mi cama y platicarme de cuando lo llevaba a jugar futbol. Que ideas tienen algunas personas de nombrar a sus hijos Hilda e Hilario, con H los dos. Podría haberme llamado Hugo o Héctor, o su madre Helena. Muy romanos y con ganas de conservar la H. Pero si de algo puedo estar seguro es que mi nombre no comienza con H. Se que soy muy meticuloso porque llevo puesta una camisa con un monograma, bordado en el bolsillo: CLM. Esas iniciales algo dicen de mí, no sólo reflejan mi nombre sino mi manía por tenerme bordado, por identificar mis prendas. Una camisa amarillo claro, de buena clase. Cuando me ayudan a desvestir en la noche les pido me lean la etiqueta y me entero que las hace un sastre, un tal Leopoldo Guerra.
Soy Carlos Lira Morales y tengo una camisa amarilla con mis iniciales, soy un maniático de la hechura y la identificación. Soy abogado. Los abogados hacen esa clase de cosas. Y mi mujer se fugó con mi socio, mucho más simpático que yo. El licenciado Ortuño aprovechó un asunto que había que resolver en Alemania y que me tocaba a mi para llamarla y mandarle flores, invitarla a cenar, desplegar sus encantos y pedirle que se mudara con él, para siempre. Para que yo regresara y la casa estuviera desatendida y nada de sus perfumes en el clóset ni en los cajones de la cómoda, ni en el baño. Y menos las joyas ni la ropa. Por eso debe ser que mis hijos no la mencionan. Le han retirado el habla, es la culpable de que yo esté aquí atendido por enfermeras. Y sin memoria.

– . –

A Hilda la acompaña un joven que me dice abuelo. ¿Cómo fue el momento en que me volví además de padre, abuelo? Me traen un espejo para que me mire en él y luego vea al nieto. Cómo nos parecemos, murmura Hilda emocionada. El joven displicente como yo, me da un abrazo a fuerzas y le digo mucho gusto, joven, pero la señora de pelo cobrizo dice que cómo es posible, si nos veíamos cada domingo. El supuesto nieto mira el reloj, está incómodo. Le digo que se vaya, que no le haga caso a esa señora que no conozco. El muchacho me dice adiós abuelo, por complacer a la señora visiblemente descompuesta, y se va. Papá, me mira seria, dicen los doctores que te han cambiado el medicamento y que tienes una rutina de ejercicios de concentración. Yo me paso las manos por el bordado del bolsillo. La camisa es azul cielo y tiene unas iniciales: CLM. ¿Acaso es usted Hilda Logroño?, le digo a la señora que está allí. Porque yo soy Celso Logroño Méndez. ¿Papá, por favor, de dónde sacas eso? Me quedo la historia para no desilusionarla y que tenga que ir a buscar otro padre en los pasillos de este lugar. Guardo para mi que heredé los hoteles de Tlalpan que mi padre echó a andar. Que los he administrado desde que cumplí los veinte años y que he visto cosas buenas y terribles pasar en sus habitaciones. Pero que he hecho dinero y que he podido viajar a Galicia una vez al año y con toda la familia, que por supuesto no la incluye a ella ni al joven que se acaba de marchar. Me entra nostalgia de ribeiro y de chorizo. Le pido que me lleve al comedor aunque todavía no tengo hambre. Allí no puede entrar ella y yo ya quiero que se vaya.

– . –

Hilda e Hilario han venido juntos esta mañana. Se presentan y dicen que es domingo. Y se ponen a contar cómo me quedaba la paella en el jardín de la casa de Cuernavaca, y cómo se había puesto su primera borrachera Hilario y había vomitado frente a los invitados, sobre la azalea y que su madre escandalizada lo mandó a la habitación. Pero que yo en lugar de reprender al chico y solidarizarme con mi mujer, me reí y me reí y le traje un café y la que se marchó ofendida fue la madre de los dos. ¿Cómo está?, me atrevo a preguntarles por seguirles la corriente. No quiero que la pasen mal pues me gusta que piensen que yo era ese que sabía del punto del arroz y que las butifarras había que comprarlas en el puesto segundo del mercado de San Juan, como me cuentan. Pero se quedan mudos, Hilario me da un apretón de manos. No me atrevo a preguntar más. Cuando se van respiro aliviado de poder ser César Luis Macías y no ocuparme de paellas ni de hijos y nietos sino de llevar las cuentas de la empresa. De tener mi empleo correcto y mi departamento en la colonia Cuauhtémoc, de haberme enamorado de la contadora adjunta y que me tenga mis camisas planchadas, limpias, que huela tan bien cuando duerme a mi lado y me alborote por las mañanas con su cuerpo de hembra, redondito, de pantorrillas carnosas. Me sorprende una erección que disimulo con la cobija que me envuelve las piernas. Estas pobres personas que me visitan creen que sufro la ausencia de la mujer que tuve. No conocen los verdaderos arrebatos de César Luis.

– . –

Hoy le he pedido a la señora cobriza que se vaya. Me dijo con voz de quien le habla a un pequeño que si me tomé las medicinas, que si he dormido bien, papá voy a llamar al doctor, te veo muy alterado y yo le he dicho que no soy su papá, que me deje en paz, que no la conozco. Y muy serena, como si no le importara mi irritación, ha encendido un aparato de donde sale una melodía, y me ha mirado expectante. Tu favorita, papá. Nunca he oído esa canción y estoy cansado de tener que estar frente a una desconocida. Váyase, señora, le digo. Márchese. Lanzo al piso el aparato minúsculo y cuando ella sale a buscar a una enfermera según dice, descubro la causa de mi malestar al llevarme la mano al bolsillo y no tropezarme con el relieve del bordado. Hoy no llevo camisa de iniciales. Abro ansioso el closet donde cuelga mi ropa y descubro que no están allí como siempre. Me tumbo en la cama. Me quedo mirando al techo. Seguramente me duermo.

– . –

Hoy vino un hombre, dice que se llama Hilario. Lo acompaña una mujer gorda y con rizos en el pelo. Es su esposa, dice. Mi nuera. Me toco el bolsillo. No respondo. Me dice que una tal Hilda se fue de vacaciones y no vendrá en unos días. No me importa lo que dice. No lo conozco.

– . –

Entra una mujer y acomoda la ropa en mi closet. Tiene el pelo cobrizo y la tez tostada; se acerca y me da un beso. Me molesta ese trato, yo no beso a quien no conozco. Me limpio su saliva del cachete. Ella se ríe. Ay, papá. La miro severo. Me cuentan que estás muy desganado, ha de ser porque no te he venido a ver. Pero ya volví de Cancún. Ya no voy a faltar, papá. Te lo prometo y te voy a traer los álbumes de fotos. Me cansa esa voz, me cansa terriblemente. La mujer se pone de pie para cerrar la puerta del clóset. No, le digo. Acabo de ver el bolsillo de una camisa amarilla. Alcanzo a ver tres letras bordadas: CLM. Me alegro. Ella también.
Menos mal, exclamo. Soy Cecilia Landú Martínez. ¿Qué dices, papá? Le pido la camisa. Me la acerca extrañada. Paso mis dedos por aquellos signos. Cantaba tan bien, pero enamorarse hace que uno pierda la cabeza…y la voz. Él criaba caballos, cuartos de milla era lo suyo. Quería que lo acompañara. Yo era su amuleto. Cuando lo acompañaba al hipódromo, a su cuadrilla le iba bien. Me compraba regalos y cuanta caricia por las noches. Faltaba a mis rutinas, a mis ensayos. Las potrancas nuevas llevaban nombres de personajes de óperas: Mimi, Ifigenia, Tosca, porque él me pedía que las bautizara. Mientras él ganaba, yo perdía la voz. Ya no puedo cantar, le digo a la señora con lágrimas en los ojos. Se acabó Cecilia. La mujer me mira alarmada y sale de prisa.
Yo intento gorjeos, notas que rescaten a la soprano que fui. Es inútil. Resignada y triste, acaricio mis iniciales y escondo la camisa debajo de la almohada.

 

Del Autor:

(n. 1955, Ciudad de México, México) es escritora y periodista mexicana, y es autora de una veintena de libros de cuentos, novelas y ensayos. Mónica Lavín nació en Ciudad de México, México. Bióloga de formación (Universidad Autónoma Metropolitana), y en ese período asistió a un taller impartido por el escritor argentino Mempo Giardinelli. Trabajó en investigación en el Instituto Nacional de Ecología, hoy Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático, y en publicaciones de divulgación científica. Luego se dedicó de lleno a la literatura. Desde 1985 colabora en diversas publicaciones, ha sido guionista para documentales de televisión pública (Canal Once) y Directora del Departamento de Publicaciones de la Universidad Autónoma Metropolitana. Desde 2005 es profesora-investigadora de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México en la Academia de Creación Literaria.

Estuvo casada con el músico Emilio Perujo de la banda Mariachi Charanda.

Blog de la autora

 

Otras obras publicadas:

Cuentos:

-1986 (Cuentos de desencuentro y otros, Letras Nuevas)
– Nicolasa y los encajes (1991),
– Ruby Tuesday no ha muerto (Premio Nacional de Literatura Gilberto Owen 1996),
– Uno no sabe (2003),
– La corredora de Cuemanco y el aficionado a Schubert (2008),
– Pasarse de la raya (2011),
– Manual para enamorarse (2013), publicado en México y en España.

 

Novelas:

– La más faulera (1997),
– Café cortado (Premio Narrativa de Colima, 2001) ,
– Despertar los apetitos (2005),
– Hotel Limbo (2008),
– Yo, la peor (Premio Iberoamericano de Novela Elena Poniatowska 2010),
– Las rebeldes (2011),
– La casa chica (2012) y
– Doble filo (2014);

Ensayos

– Leo, luego escribo (2001),
– Apuntes y errancias (2009) y
– Cuento sobre cuento (2014) y
– Sor Juana en la cocina (en coautoría con Ana Benítez Muro, 2010).
– En 2013 publicó Una voz para Jacinta y otros cuentos infantiles (Norma).
– Con su hija María, publicó Es puro cuento: Cuaderno de escritura (Selector, 2016).
– Sus cuentos aparecen en antologías nacionales e internacionales. Entre las más recientes: Flash Fiction International, 2015.

Información de Wikipedia

Un Cadáver Entre Plato y Plato

Un cadáver entre plato y plato

Autor: Tom Hillenbrand
Editorial: Grijalbo
Páginas: 264
Precio: $ 99 Librería Gandhi y $ 147.83 Amazon *
ISBN: 978-607-312-365-5

*los precios señalados se mueven frecuentemente en las páginas de las librerías

Sinopsis:

Original novela que combina una investigación de asesinato con una serie de recomendaciones gastronómicas. El protagonista de esta novela es Xavier Kieffer, cocinero y propietario del Deux Églises, un pequeño restaurante situado en el corazón de Luxemburgo, donde ofrece recetas clásicas, elaboradas con los mejores productos y cocinadas con paciencia y amor. La tranquila y confortable vida de Xavier se verá alterada por la muerte en su restaurante de un crítico gastronómico francés, que trabaja para la guía más importante, convirtiéndose en el principal sospechoso y sumergiéndose en una trepidante investigación que le llevará a reencontrase con su pasado.

El libro de Tom Hillenbrand ataca tanto a los grandes cocineros, a su vanidad y excentricidad, a las empresas de alimentación y sus especulaciones, a las guías de restaurantes y los críticos gastronómicos, a la “comida rápida”, denuncia el famoso síndrome del restaurante chino y retrata a muchos cocineros famosos.

 

¿Por qué en El lugar de Beatriz?

Porque prometía ser un “thriller culinario”. Se quedó corto. Si tiene señalamiento de algunos platos europeos, pero nada espectacular.

 

Mi opinión

(Excelente, Muy bueno, Me gustó-pudo ser mejor, No vale la pena, Muy malo)
No vale la pena. Es un libro que si no lo lees, no pasa nada. Predecible a morir en cuanto al lado policiaco se refiere, y nada que recordar en cuanto al culinario. Incluso a veces un tanto flojo.

Para recordar:

Nada que amerite

 

Del Autor, Tom Hillenbrand

Tom Hillenbrand nació en Hamburgo, Alemania en 1972
Tom Hillenbrand (Hamburgo, 1972) es un escritor y periodista alemán. Estudió Ciencias Políticas, hizo prácticas en la escuela de periodismo económico Georg von Holtzbrinck y ha trabajado para medios como Reuters, Financial Times, Wall Street Journal o Spiegel Online.
Cocinero amateur y buen gourmand, Hillenbrand ha debutado como escritor con la novela de misterio Un cadáver entre plato y plato, protagonizada por el chef Xavier Kieffer.

 

Otras Obras (en español):

Un cadáver entre plato y plato – 2011
El ladrón de café – 2016

Te querré más todavía

Te querré más todavía

Te querré más todavía

 

Autor: Norma Blanco Maasberg

Editorial: Planeta

Páginas: 250

Precio: $198 Librería Gandhi y Amazon *

ISBN: 978-607-07-3874-6

*los precios señalados se mueven frecuentemente en las páginas de las librerías

 

Sinopsis:

1856  Catherine y Charles abandonan su Francia natal para embarcarse en un viaje sólo de ida hacia la exuberante, lejana y exótica región de Veracruz, donde se cultiva una de las mejores vainillas del mundo. Allí se integrarán en una cultura ajena, lucharán por sobrevivir a las inclemencias del clima y las enfermedades, lidiarán con las revueltas políticas entre conservadores y liberales y, sobre todo, conocerán el significado de la pasión, la amistad y el odio. Pero Catherine rebasará los límites de lo prohibido al enamorarse perdidamente de un hombre de ojos verdes y piel tostada. Su amor por él cambiará sus vidas para siempre y será el origen de un secreto que marcará la historia de su familia.1939. Marie, nieta de Catherine, vuelve a la casa paterna en la misma región tras la muerte de su esposo. Entre las pertenencias de su padre, encuentra unas cartas intercambiadas entre Catherine y su amante, así como el diario de su tío. Marie se sumerge en el pasado de su abuela y descubre los entramados de ese secreto que finalmente será descubierto.

 

¿Por qué en El lugar de Beatriz?

Te querré más todavía me atrapó por la portada: “Una conmovedora historia de amor en las legendarias plantaciones vainilleras de Veracruz” Como buena paisana, no podía ser de otra forma. Nací y me crie a 15 minutos de Papantla Veracruz, Vainillera por excelencia. El mundo de Catherine y de Marie fue mi mundo.

 

Mi opinión

(Excelente, Muy bueno, Me gustó-pudo ser mejor, No vale la pena, Muy malo)

Muy bueno:  Insisto, soy una enamorada empedernida. Este libro me gustó mucho. Trajo a mi cabeza lugares, olores y sabores; la humedad de la costa, la brisa del mar. Y por supuesto, dos tórridos romances. Marie no tuvo de otra, hizo limonada porque la vida solo le dio limones. Todo para que no le fuera como a su abuela…

La novela Te querré más todavía, no solo nos platica de estas dos luchadoras, emprendedoras. También nos platica sobre la vida económica y política en el estado de Veracruz en dos líneas de tiempo: 1856-1939. Por supuesto la comida flota en todo el libro, muchos de los platos mencionados me transportaron a mi casa. Muy recomendable, muy entretenido.

Y si a eso le añaden lo bella y sencilla que es la autora. Mas tardé en comunicarme con ella para solicitar información de su biografía, que lo que ella se tardó en poner a mi disposición su apoyo. Muchas gracias Norma Blanco.

 

 

Algo para recordar

Marie, otoño de 1938

El otoño llegó, como de costumbre, adelantado. Acudió puntual a las fiestas por la Independencia de México y, después de unos días de ausencia, regresó con todo su ímpetu.

Ese día también era de celebración. Con la llegada del primer frente frío, pero frío en verdad, afluían los bobos, una especie de pez de color plateado, que vive en las aguas torrentosas de las montañas y desova en el mar. Nadie sabía a ciencia cierta por qué veinticuatro horas después de haber comenzado el temporal llegaban los cardúmenes, pero aprovechaban para pescarlos.

Sin importar que el río estuviera crecido y arrastrando grandes palizadas, se aventuraban en lanchas de madera de una sola pieza, impulsados por sus remos y acompañados por el constante chipichipi.

Para realizar un lance, como llamaban a cada intento de captura, remontaban el río bogando por la orilla y las vegas inundadas. Cuando llegaban al comienzo de una recta, tiraban una larga red de hilo transparente con boyas de caucho, que abarcaba hasta la ribera opuesta. Después se dejaban llevar por la corriente, corrigiendo el rumbo de cuando en cuando, hasta que la proximidad de algún reviro les obligaba a sacar la red.

Durante este trayecto, los bobos se atoraban en las mallas, que tenían una abertura equivalente a siete u ocho dedos de una mano. Y era tal la abundancia de peces que el promedio de captura en una jornada oscilaba entre doscientos y trescientos por bote.

Lo consideraban un manjar y les gustaba consumirlo al llegar a casa después de la pesca; nada como un buen caldo para calentarse y reponer fuerzas. Por lo general, cada pescador regalaba parte de su lote a amigos, vecinos y familiares. Procedían a salar el excedente. Las preciadas huevas, una vez aplastadas, eran cortadas en tiras y guardadas en latas de aluminio, pues servirían para aderezar tortillas de huevo.

Marie estaba excitada. Había pasado la tarde yendo y viniendo del muelle a la casa en espera del bote de su padre. Finalmente, cuando el sol estaba próximo al horizonte, aparecieron. Los pescadores lucían cansados, pero felices. La mujer se acercó para asomarse y descubrió, junto al tendal de siete puntas, los primeros peces.

─Ya pensaba que cenaríamos caldo de tomate ─ dijo Marie carcajeándose.

─Los sacamos apenas, en este último lance ─ contestó Frédéric.

─ Bueno, pues no se queden ahí y ayúdenme a bajarlos, que los niños están muy ansiosos e ilusionados.

Fréderic y uno de sus primos tomaron las bandejas que Marie les ofreció, las llenaron con los bobos y las depositaron al pie de la vereda, donde comenzaba el maizal.

─ Ahí te los dejamos. Nosotros vamos a seguirle, que se ve que apenas viene lo bueno ─ apuntó Frédéric….

 

De la Autora, Norma Blanco Maasberg

Nació en 1973 en el estado de Veracrua. Desde Pequeña sintió la inaplazable urgencia de escribir, por lo que decide dedicarse al periodismo.

Tras vencer la resistencia familiar, realizó estudios en Ciencias de la Comunicación, colaborando como reportera y conductora en medios estatales. Incansable, obstinada, persistente. La vida la llevó por otros derroteros hasta que, en enero de 2012, ingresa a los talleres literarios de Beatriz Rivas, para cultivar su pasión.

Exiliada en la Ciudad de México, se estrena como novelista llevándonos a un viaje por un pasado que se diluye en la memoria de unos pocos. Una corresponsalía que es testimonio y homenaje del lugar donde vivió hasta los 17 años

 

 

Selva Negra

Empacadora Selva Negra

Empacadora Selva Negra Francisco Javier Mina 7 en la colonia del Carmen 04100 México, D.F. Coyoacán Dios es grande, porque si yo hubiere conocido la Empacadora Selva Negra antes de navidad…no se que hubiere sido de mi peso y de mi economía. Todo fue porque le pedí a mi amigo Carlos que me acompañara a […]

Nos Vemos en París

Nos vemos en París

Nos vemos en París

 

Autor: Deborah McKinlay
Editorial: Planeta
Páginas: 210 páginas
Precio: $55 (Kindle) $198 Librería Gandhi y $227 Amazon  *
ISBN: 978-607-07-2378-0

*Los precios señalados se mueven frecuentemente en las páginas

 

Sinopsis:

Cuando la ávida lectora de novelas, Eve Petworth, de Gran Bretaña, le escribe al exitoso autor estadounidense, Jackson Cooper, para alabar uno de sus libros, ambos inician una amistad basada en la correspondencia, su gusto por la comida y la cultura y, sobre todo, en el escape que esto representa a sus rutinarias vidas: Jack, siempre insatisfecho, cuenta con un grupo de extravagantes amigos y con una cambiante ronda de admiradoras en su vida amorosa; Eve, quien vivió a la sombra de su difícil madre, está enfrascada en una lucha por superar sus miedos y la tensión que ahora experimenta con su propia hija.

A medida que florece la relación, cada uno le ofrece al otro consejos sabios y cada vez más afectuosos a través de los velos de la anonimidad parcial, empiezan a confrontar sus problemas y a planear un encuentro de celebración en París.

 

¿Por qué en El lugar de Beatriz?

Me lo recomendó mi amiga Yes. Muy ad hoc a sus 20 años.

 

Mi opinión (Excelente, Muy bueno, Me gustó-pudo ser mejor, No vale la pena, Muy malo)

Muy bueno.

Nos vemos en París es es una novela de melodrama que conforme se acerca el desenlace, los ánimos se apaciguan. No acaba como las clásicas (¡no voy a contar el final! ) y a lo largo de la trama, está llena de alusiones a la comida Inglesa–Americana-Francesa, comida sencilla.
Se trata de una mujer quien padeció abuso emocional por parte de su madre, con poca confianza en ella misma, que parece ponerse de pechito para repetir patrones ahora con su única hija, en el rol de la mala. De un hombre que está saliendo de un fallido matrimonio, involucrándose en relaciones que no prometen mucho.
Y la relación que tienen (ella americana, el Inglés) que inicia y continúa por correo (el de papel que se le pone timbres)

Entretenida. Me gustó. Y más la agradable sorpresa de las últimas hojas (recetas que no he experimentado).

 

Para recordar:

Es extraño lo poderoso e ilógico que es el concepto de identidad. Escribir es parte de quien soy y aunque no tengo que hacerlo, si no lo hago siento que falta alguna parte de mí. He tratado de llenar esa parte con otras cosas, una de las cuales es la cocina y la otra se refiere a las mujeres. La cocina ayuda, las mujeres no; por lo menos no aquellas con las que me he involucrado. Pero después de todo, ¿qué tipo de mujer querría a un tipo al que le falta una parte? Un componente esencial. Además, estoy engordando. La comida necesita producirse y consumirse en un ambiente de comodidad y alegría…de lo contrario se convierte en grasa.
Dos buenos e inteligentes amigos que han logrado manejar sus vidas bastante bien me han dicho últimamente que necesito poner orden a mi vida. Me pregunto si contigo se juntarán los tres strikes.
Tuyo en problemas,
Jack


De la Autora, Deborah McKinlay

Ha escrito media docena de libros de no ficción en el Reino Unido y sus obras han tenido éxito en diferentes países. Su trabajo ha aparecido en las revistas British Vogue, Cosmopolitan y Esquire. En español solo tiene Nos vemos en Paris.