Reseñas de libros, revistas y restaurantes

El Festín de Babette

El Festín de Babette

El Festín de Babette

Autor: Isak Dinesen
Ilustraciones: Noemí Villamuza
Editorial: Nórdica Libros
Impreso en España
Páginas: 114
Precio: $330 Gandhi, $ 286 Amazon y $ 286 El Sótano

ISBN: 978-84-935578-9-8

 

Sinopsis:

En un aislado pueblo de pescadores en la costa danesa (la sinopsis original dice que es Dinamarca. La autora es danesa, pero la historia se desarrolla en la costa noruega), la comunidad practica, en el sentido más estricto, los principios religiosos que el pastor ha predicado durante años. Cuando éste muere, sus dos hijas continúan adelante con su obra y su palabra. En 1871, durante la guerra franco-prusiana, una joven francesa encuentra refugio en el austero hogar de las dos hermanas. Su llegada al pueblo representa la aparición del extraño en el paraíso. A pesar de que la joven convive durante catorce años con ellos, los fieles adeptos a la palabra de Dios la consideran un ente ajeno a la gracia divina. Un día, Babette desea agradecer su hospitalidad ofreciéndoles un banquete en honor del difunto padre… El libro está ilustrado por Noemí Villamuza. «Al hacer de la literatura un viaje hacia lo imaginario, la frágil baronesa de Rungstedlund no rehuía responsabilidad moral alguna. Por el contrario, contribuía -distrayendo, hechizando, divirtiendo- a que los seres humanos aplacaran una necesidad tan antigua como la de comer y adornarse: el hambre de irrealidad.» Mario Vargas Llosa

 

¿Por qué en El lugar de Beatriz?

Hace algún tiempo vengo pensando abrir la sección de “Gastro – películas y series” para el blog de El Lugar de Beatriz.

 

La película “El Festín de Babette” es con la que quería inaugurar la sesión. Es la primera película de este tipo (con la comida con papel protagónico), o por lo menos la primera que yo vi (Como agua para Chocolate se estrenaría cuatro años más tarde). Me trae muy buenos recuerdos porque asistí al estreno cuando vivía en Cumaná, Venezuela. 1988.

Ya llovió.

La película es hermosa, y no faltó quien me hiciera el comentario que el libro era aún mejor.

No me gusta el orden como me tocó (primero la película y luego leí el libro), suelo hacerlo al revés. Pero, así las cosas.

No es un libro comercial, yo lo pedí por correo. Jamás lo he visto en una estantería.

 

 

Mi opinión (Excelente, Muy bueno, Me gustó-pudo ser mejor, No vale la pena, Muy malo):

Excelente: Empecé a leer El Festín de Babette a las once de la noche y lo acabé a la una de la madrugada. Poco más de cien hojas. Es chiquito.

Muy bonito libro.

La edición de Nórdica Libros viene ilustrada, te ayuda a situarte en la época y el lugar (Noruega, mil ochocientos setenta y tantos).

El Festín de Babette es una alabanza a Dios, a los seres humanos, al agradecimiento, ala vida sencilla y por supuesto al arte culinario.

Babette perdió todo en la guerra, solo le queda su amor por la cocina (se reconoce como una artista) y su agradecimiento a la vida y a las hermanas Martine y Philippa, por haberle dado amparo cuando más lo necesitó.

 

Algo para recordar:

Por supuesto les comparto el inicio del capítulo X. La Cena de Babette.

Cuando el pariente pelirrojo de Babette abrió la puerta del comedor y los invitados cruzaron el umbral, se soltaron las manos y enmudecieron. Pero fue un silencio dulce; porque, en espíritu, aún cantaban con las manos cogidas. Babette había puesto una fila de velas en el centro de la mesa; la pequeñas llamas brillaban sobre las chaquetas, los vestidos negros y el uniforme escarlata y se reflejaron en los ojos claros y húmedos.

El general Loewenhielm vio el rostro de Martine a la luz de las velas tal como lo había visto al despedirse, hacía treinta años. ¿Qué huellas habían dejado en él treinta años de vida en Berlevaag? El cabello rubio estaba ahora veteado de hebras plateadas; el rostro sonrosado se había vuelto de alabastro.

Pero ¡Qué serena era la frente, qué pacíficos y confiados sus ojos; la boca, como si jamás hubiese pasado por sus labios una palabra precipitada, qué pura y dulce!

Cuando todos estuvieron sentados, el miembro más anciano de la congregación dio gracias con palabras del deán:

Que este alimento mantenga mi cuerpo,
Que mi cuerpo sostenga mi alma,
Y mi alma, con palabra y obra,
Dé gracias por todo al Señor.

A la palabra “Alimento”, los invitados, con sus viejas cabezas inclinadas sobre sus manos juntas, recordaron que habrían prometido no decir nada sobre el particular, y en sus corazones se reafirmaron en esta promesa: ¡no dedicarían siquiera un pensamiento a tal cosa!

Estaban sentados a comer, eso sí, tal como se sentaron las gentes en las bodas de Caná. Y la gracia decidió manifestarse allí, en el mismo vino, tan espléndidamente como en cualquier otro lugar.

El joven ayudante de Babette llenó un vasito a cada uno de los comensales, y estos se lo llevaron a los labios gravemente, confirmando de este modo su resolución.

El general Loewenhielm, algo receloso del vino, bebió un pequeño sorbo; se sobresaltó, se lo llevó a la nariz, luego a los ojos y se quedó perplejo. “¡Esto es muy extraño!”, pensó. “¡Amontillado! ¡El mejor amontillado que he probado jamás!” Un momento después, y para someter a prueba sus sentidos, tomó una cucharada de su sopa, tomó una segunda y dejó la cuchara. “¡Esto es extraño por demás!” Se sintió dominado por una especie de pánico y vació el vaso.

Normalmente, en Berlevaag, la gente no habla mucho durante las comidas. Pero, de alguna forma, esta noche se soltaron las lenguas. Un Hermano viejo contó la historia de su primer encuentro con el deán. Otro analizó aquel sermón que sesenta años atrás había propiciado su conversación. Una anciana, la misma a la que Martine había contado sus inquietudes en primer lugar, recordó a sus amigos cómo, en toda aflicción, cualquier Hermano o Hermana estaba dispuesto a compartir la carga de los demás.

El general Loewenhielm, que debía dominar la conversación de la mesa, contó que la colección de sermones del deán era uno de los libros favoritos de la reina. Pero al servirse un nuevo plato guardó silencio. “¡Increíble!”, se dijo. “¡Es un Blinis Demidoff!” Miró en torno suyo a los comensales. Todos ellos comían en silencio su Blinis Demidoff sin el menor signo de sorpresa o aprobación, como si lo hubiesen estado comiendo todos los días durante treinta años.

 

 

De la Autora, Karen Christence Blixen-Finecke (pseudónimo literario Isak Dinesen)

Escritora danesa (Rungsted, 17 de abril de 1885 – ibídem, 7 de septiembre de 1962)

Su padre, Wilhelm Dinesen, militar, parlamentario, se suicidó cuando ella tenía diez años, atormentado por no resistir la presión de padecer sífilis, enfermedad que en aquella época estaba estigmatizada. Su madre, Ingeborg Westenholz, quedó sola con cinco hijos a su cargo, a los que pudo mantener gracias a la ayuda familiar. Karen, como sus hermanas, se educó en prestigiosas escuelas suizas y se la educó para las clases altas.

Desde niña, Karen sintió inclinaciones artísticas, por la escritura y por la pintura. En 1907 escribió con el seudónimo de Osceola su primer cuento, titulado “Los Ermitaños”, que fue publicado en una revista danesa. Redactó otros relatos, pero al no conseguir publicarlos abandonó durante años la literatura.

Blixen se enamoró desde muy pequeña de Hans, su primo segundo; pero la obligaron a casarse con el hermano de éste el barón Bror Blixen-Finecke, con quien inició en Kenia una plantación de café llamada The Karen Coffee Company. El matrimonio fue difícil. En el primer año de vida en común su marido le contagió la temida sífilis. Este estuvo en África antes que ella y tuvo relaciones con mujeres masáis, libres, nómadas y enfermas. Él era un portador sano. Sin embargo la enfermedad nunca se manifestó en Karen de manera grave. Cansada de las infidelidades de su marido, se separaron tras seis años de matrimonio, quedándose ella con la plantación.

Aprendió las lenguas aborígenes, como el suajili, y se empapó de las costumbres locales. Los nativos la apodaban «la hermana leona» y se ganó el afecto de ellos por su coraje, su buena puntería y su habilidad como cazadora. Desde que llegó a África, Karen se sintió africana. Su integración en el continente fue inmediata y su identificación con los nativos instantánea. Vio en la cultura de los africanos algo muy importante para aprender y compartir. Su imaginación y dotes para la transmisión oral hicieron de África su lugar en el mundo.

En Nairobi, Blixen conoció a Denys Finch Hatton, un cazador británico afincado en Kenia. Empezaron una relación amorosa intensa, pero con muchos altibajos.

En 1931, Denys Finch Hatton se mató en su avión Gipsy Moth. Blixen siguió a cargo de la plantación hasta que la caída de los precios del café en 1931 la obligaron a venderla y regresar a Dinamarca en agosto de 1931 para vivir con su madre. Permaneció en la propiedad familiar de Rungstedlund el resto de su vida. Su madre murió en 1939 y ella heredó la granja familiar. Siempre pensó en volver a África, pero la segunda guerra mundial se lo impidió.

Su nostalgia por la tierra africana se refleja así en una carta posterior a una vecina de allí: “ Saluda de mi parte a todos los que aún se acuerden de mí, también al paisaje que tienes alrededor, al bosque detrás de la casa donde vivían los N`derobo, y a los viejos árboles retorcidos y llenos de flores blancas de la sabana. También, si vieras a alguno de aquellos animales que en mis años aún podíamos encontrar allá arriba, y que siempre he pensado que eran los auténticos dueños de aquellas tierras”.

Si bien ya había publicado algunos trabajos, fue entonces cuando comenzó su carrera literaria bajo diversos seudónimos, el más conocido de los cuales es Isak Dinesen, con el cual publicó una serie de apuntes autobiográficos sobre su vida en África. Pero fue su libro Memorias de África (1937) el que sin duda la catapultó a la fama a nivel mundial; inspirada en el libro se filmó la película homónima, protagonizada por Meryl Streep en el papel de Karen Blixen y por Robert Redford como Dennys Finch Hatton.

 

Obra

Sombras en la hierba – 1960
Cuentos reunidos Isak Dinesen
Memorias de África – 1937
El festín de Babette – 1950
Vengadoras angelicales – 1947
Cartas de África
El cuento del joven marinero
Carnaval y otros cuentos
Cartas apócrifas
La familia Cats – 1909
Anécdotas del destino – 1958
Cuentos de invierno – 1942
La historia inmortal
Siete cuentos góticos – 1934
Lejos de África

 

Adaptaciones cinematográficas

Una historia inmortal (The Immortal Story) dirigida por Orson Welles, 1968.
Ehrengard dirigida por Emidio Greco, 1982.
Memorias de África (Out of Africa) dirigida por Sydney Pollack, 1985. Ganó 7 Oscar, entre ellos el de mejor película, mejor director y mejor guion adaptado.
El festín de Babette (Babette’s Feast) dirigida por Gabriel Axel, 1987. Fue la primera película danesa en ganar el Oscar a la mejor película en lengua no inglesa.

Palmeras de la Brisa Rápida

Me tardé de más en este libro, semanas. Es muy corto, pero lamento confesarlo…es aburrido. No logró atraparme.

Autor: Juan Villoro
Páginas: 207
Precio:
$259 Amazon,  $194 Gandhi  y $194 El Sótano

ISBN: 978-607-411-015-9

Sinopsis:

A fin de conocer sus raíces, un joven cronista decide recorrer en coche la península de Yucatán. El periplo no es fácil: lo asaltan mosquitos, recuerdos, pirámides demasiado arduas, platillos indigeribles y vendedores de souvenirs; entre sus incentivos se encuentran la historia del ajedrecista que desafió a capa blanca, los trovadores que renuevan el eterno arte de morir de amor, los paisajes de embrujo, las infinitas maravillas de la cultura yucateca

 

¿Porqué en El Lugar de Beatriz?

Cuando leí la sinopsis pensé que, además de fungir como guía turística, abarcaría también un buen recorrido por la gastronomía Yucateca.

Mi opinión:

(Excelente, Muy bueno, Me gustó-pudo ser mejor, No vale la pena, Muy malo)
Me gustó – pudo ser mejor. Me apena porque se trata de un muy buen escritor, pero me quedó a deber.

Como guía tiene excelentes anécdotas, datos que yo no conocía (por ejemplo, cuanto pagó un norteamericano por un cenote sagrado, de donde saco cientos de piezas que remató en el mercado negro). Algunos capítulos se me hicieron interesantes, pero el último tercio del libro…fue tedioso. Y por supuesto me equivoqué en cuanto a que abarcaría también un buen recorrido por la gastronomía. No fue así. Solo menciona, pero no se adentra.

Aunque no para reseñarlo en este blog, se me queda el pendiente de leer “El Testigo”

 

Algo para recordar

En los días de gloria, además de la televisión, la abuela nos dejaba ver sus cálculos del riñón.

─ Cuidado con el xix ─ decía para que no tiráramos las migajitas (el sonido de la x equivalía al sh inglés), luego volvía a guardar los cálculos en un armario repleto de cajitas vacías.

El xix era una de las claves psicológicas de mi abuela.

─ ¡Mis platillos se gastan tan ligero! ─ decía en un tono de falso reproche ─. No queda ni el xix, ahora, ¿con qué hago los naches?

La verdad sea dicha, le daba gran gusto que sus guisos despertaran en nosotros la legendaria voracidad de su hermano Ernesto. No tenía la menjor intención de preparar recalentados (naches), pero aprovechaba la oportunidad para demostrar que la cocina era una labor de sacrificio, extenuante, un capítulo más de su vida de santa que ninguno de nosotros valoraba (a diferencia de los vecinos de Mixcoac que iban a preguntar por ella en nuestra ausencia). Preparar guisos yucatecos es, en efecto, someterse a la tiranía del horno de tierra, las emblemáticas tres piedras del fogón maya o la estufa de gas que según la abuela hacia que la cochinita supiera a “lámpara de explorador”.

Pero en este caso la sumisión era voluntaria. A dos cuadras había una casa con un jardín donde despuntaban árboles de plátano. Veíamos las hojas en el camino a misa: verdes, bruñidas, capaces de despertar los antojos de la abuela.

─ Se me figura que vamos a comer dzotolbichayes ─comentaba por lo bajo. Ésta era la señal para que yo subiera a la barda (que a diferencia de otras muchas de la época no estaba coronada de vidrios rotos) y arrancara cuantas hojas estuvieran a mi alcance.
En la iglesia la veía rezar con devoción, tal vez arrepintiéndose de haberme inducido al robo. Yo ya sabía que los pecados se dividían en mortales y veniales. Desde entonces la cocina yucateca me sabe a pecado venial, al hurto de hoja de plátano compensado con avemarías.

Una vez que regresaba con las hojas bajo el suéter, la abuela se ponía a cantar Una furtiva lágrima o Recóndita armonía (ignoro por qué escogía partes de tenores para la cocina) y a sazonar con gustosos aspavientos. Lo que saliera de ahí (cochinita, pan de cazón, relleno negro, brazo de mestiza o espaguetis ─con el más yucateco de sus condimentos─) sería un prodigio. La abuela se reconciliaba con Yucatán y con el abuelo por el paladar. Él había aprendido a pedir su frijol cabax y a rechazar el arroz chenté; comía con singular enjundia aunque su salud estuviera muy mermada. La mesa era la zona de armisticio y mi abuela la orgullosa artificie de esa pax succulenta.

Mi abuela le era fiel a los sabores…

 

Del Autor:

Juan Villoro Ruiz (Ciudad de México, 24 de septiembre de 1956) es un escritor y periodista mexicano. Premio Herralde 2004 por su novela El testigo.

Es hijo del filósofo catalán Luis Villoro y de la psicoanalista yucateca Estela Ruiz Milán. Realizó sus primeros estudios en el Colegio Alemán de México. Tras estudiar la licenciatura en Sociología en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), fue becario del INBA en el área de narrativa (1976-1977) y del Sistema Nacional de Creadores Artísticos (1994-1996).

Conocedor profundo de la lengua y literatura alemanas, entre 1981 y 1984 estuvo como agregado cultural en la Embajada de México en Berlín Oriental. Está casado con la editora Margarita Heredia.

Miembro activo en la vida periodística mexicana, Villoro escribe sobre diversos temas, como deportes, rock y cine, además de literatura, y ha colaborado en numerosos medios como Vuelta, Nexos, Proceso, Cambio, Unomásuno, Reforma (periódico) y La Jornada. En esta última dirigió el suplemento La Jornada Semanal entre 1995 y 1998. Apasionado por el fútbol —hincha del Barça, su amor de la infancia es el Club Necaxa, del que tiene frases célebres, por ejemplo, “El Necaxa es como la literatura, para las minorías ilustradas”—, ha sido cronista de varios Mundiales: Italia 90 para El Nacional, Francia 98 para La Jornada, Alemania 2006 y Sudáfrica 2010.

Pero sobre todo ha sido profesor de literatura en la Universidad Nacional Autónoma de México y profesor invitado en las universidades de Yale, de Boston, Pompeu Fabra y de Princeton. Sus ensayos en este campo destacan por su apertura mental, su claridad, y su hondura.

En 1991 publicó su primera novela El disparo de argón. Sin embargo, su mayor éxito de público era como escritor para niños, hasta que en 2004 apareció El testigo, con la cual obtuvo el Premio Herralde, otorgado por la Editorial Anagrama.

Publica todos los viernes una columna en el periódico Reforma; tiene otra en el suplemento dominical Revista de Libros del diario chileno El Mercurio. Es asimismo colaborador habitual de la revista bogotana El Malpensante. Se ha desempeñado como traductor y algunas de sus obras han sido traducidas a otros idiomas.

Vive entre México y España, enseña literatura en la Universidad Pompeu Fabra y escribe en el suplemento cultural Babelia de El País.

 

Obras publicadas:

Novelas

El disparo de argón, Alfaguara, Madrid, 1991 (reeditada en 2005)
Materia dispuesta, Alfaguara, 1997
El testigo, Anagrama, 2004
Llamadas de Ámsterdam, Interzona, Buenos Aires, 2007
Arrecife, Anagrama, 2012
Apocalipsis (todo incluido), Almadia-Unach, México, 2014
Conferencia sobre la lluvia, Almadia, 2014, México.
El libro salvaje (reeditado en 2013 por Fondo de Cultura Económica para jóvenes y niños)

Kena Postres de América

  Kena Postres de América Editorial Ferro, S.A. 96 páginas Publicado en octubre de 1972 Link: no está disponible. Esta revista yo la tenía, casi desbaratada. En casa la compramos. Años después la encontré en un puesto de revistas usadas en excelentes condiciones. Es tan buena, que no dudé en comprarla. Recetas: Tiene recetas de […]

Kitchen

¿Una novela corta para este fin de semana? Lean a esta autora japonesa. Muy ligera su narrativa y bonita la historia. Les va a gustar.

Es una historia de pérdida y sanación que encuentra albergue entre las cuatro paredes de una cocina.

 

Kitchen

Autor: Banana Yoshimoto
Editorial: TusQuets
Páginas: 206
Precio: $121 Librería Gandhi y $208.66 en Amazon
ISBN: 978-607-421-313-3

 

Sinopsis:

Mikage es huérfana, vive con su abuela en una casa inmensa. Repentinamente la abuela muere y la deja completamente sola.

Mikage encuentra consuela al dormir en la cocina, el ruido del refrigerador la arrulla.

Un día Yuichi Tanabe llama a la puerta, y pone sobre la mesa que Mikage se mude a vivir con él y su madre transgénero Eriko. Mikage quiere primero conocer el lugar donde viven, sobre todo como es la cocina. Eriko al morir su esposa decide cambiar de sexo y ocupar el papel de mamá. Mikage vive con tranquilidad en la casa de los Tanabe.

Se trata de una historia de pérdidas (conté tres: la muerte de la abuela, la muerte de Eriko y la muerte del novio de Mikage), de amistad y amor. Este es el segundo libro que leo de un autor japonés, y por supuesto queda en claro que se trata de una escritora juvenil.

 

¿Por qué en El lugar de Beatriz?

Cuando recién comencé con El Lugar de Beatriz, Kitchen me la recomendó mi sobrina Daniela, de los primeros libros que leí sobre gastro-novelas. Mikage encuentra paz en todas las cocinas, por lo que acaba contratándose como ayudante de una prestigiosa profesora de cocina. Si bien, hay una innumerable relación de platos que comen o elaboran, no hay descripción de ninguno (salvo que están muy buenos).

Hace un rato vi una nota en mi club de lectura que hablaba sobre esta novela, que se requiere saber de cocina japonesa. No lo creo. De repente necesitas buscar en la web de que se trata el plato, para no quedarte con la duda. Entonces recordé que no había subido la reseña, se quedó pendiente.

 

Mi opinión

(Excelente, Muy bueno, Me gustó-pudo ser mejor, No vale la pena, Muy malo)

Muy bueno        

Esta es la primera novela de Banana Yoshimoto. Se ve. La trama salta de un punto a otro, sin mucha estructura; sin embargo, atrapa la atención, es fácil de leer y es sanadora de personas quebradas. Tiene una narrativa tan ligera y bonita. Es un retrato nostálgico de la sociedad japonesa actual que te lleva de la mano, de plato en plato, y de calle en calle recorriendo Japón.

 

De la Autora, Banana Yoshimoto

 

Banana Yoshimoto (24 de julio de 1964, Tokio) es el pseudónimo de Mahoko Yoshimoto, novelista japonesa contemporánea. Su padre es el famoso filósofo de los años sesenta, Takaaki Yoshimoto y su hermana, también famosa, es desarrolladora de comics, Haruno Yoiko.

 

Sus Obras

Su novela debut, Kitchen (1988), consiguió un éxito inmediato tras su publicación, lo que le ha valido más de sesenta ediciones sólo en Japón.

Existen dos películas basadas en la obra, una de ellas un filme para la televisión japonesa y la versión cinematográfica producida en Hong Kong en 1997, que tuvo una mayor comercialización.

 

Otras obras:

N.P. (1992),
Sueño Profundo (1994),
Tsugumi (1994),
Lucertola (1995),
Amrita (1997),
Sly (1998),
La última amante de Hachiko (1999),
Honeymoon (2000),
H.H. (2001),
La pequeña sombra (2002),
Presagio triste (2003),
The Lake (2011),
Recuerdos de un Callejón Sin Salida (2011).

Miss Marple y Trece Problemas

He aquí un clásico libro de detectives que tiene como protagonista a Miss Marple, la dulce viejita inglesa.

Referente a los libros publicados por Agatha Christie, hubo un tiempo en el que me leí uno tras otro, todos los tomos que me ponían enfrente. En verdad me apasionaban.

Miss Marple y Trece Problemas

Autor: Agatha Christie
Páginas: 174 pags.
Precio: $79 Gandhi  $98 Amazon  $98 Planeta de libros
ISBN: 978-607-07-4483-9

 

Sinopsis:

En una pequeña ciudad como Saint Mary Mead nunca sucede nada interesante, sin embargo, Miss Marple piensa que es el escenario ideal para conocer la naturaleza humana. En dos reuniones que participa, una en su casa y otra en la mansión de los Bantry, los participantes se divierten contando casos de crímenes y misterios con el objetivo de hacer que los presentes adivinaran una solución a cada uno de los problemas presentados. Entre los invitados está Sir Henry Clithering, ex investigador jefe de Scotland Yard.

En la primera reunión, de los seis casos presentados, Miss Marple encuentra todas las soluciones. En la segunda reunión Miss Marple vuelve a resolver los problemas narrados. Sir Henry queda impresionado con la sagacidad de Miss Marple dilucidando los más variados misterios, basada simplemente en la monótona rutina de aquella pequeña ciudad.

Al final, en Saint Mary Mead ocurre el suicidio de una joven y Miss Marple incrédula, pide a su amigo Sir Henry Clithering que la ayude a demostrar a la policía la verdadera dinámica de la situación. Y una vez más la dama solterona descubre al asesino.

 

¿Por qué en El Lugar de Beatriz?

Miss Marple y Trece Problemas es una recomendación de mi maestra Patricia López, del curso Mujeres y Culinaria en la historia de México.
Me parece que las referencias a la comida, la cocina, las bebidas o las especias es mínima…casi nula.

 

Mi opinión:

(Excelente, Muy bueno, Me gustó-pudo ser mejor, No vale la pena, Muy malo)

No obstante que me declaro admiradora de los libros policiacos, de detectives, y específicamente los de esta autora, el formato de Miss Marple y Trece Problemas no me hizo feliz. Me gustó-pudo ser mejor.

Se trata de 13 cuentos, en los que apenas estás agarrando la onda de que se trata, en que consiste el misterio, cuando Miss Marple lo resuelve prácticamente intuyendo lo que sucedió.
Doce veces.

Esto es en cuanto al aspecto policiaco.

Y sobre la comida, motivo por el que lo presento en este blog, solo hacen referencia a tres escenas que me hicieron buscar en la red de que se trataba. Ninguna memorable.

 

Algo para recordar

🤔🤨😐😑🙄
A la mejor las tres referencias a la comida

1) Le habían llamado a eso de medianoche para atender a los tres intoxicados. En el acto comprendió la gravedad de mistress Jones y envió a buscar a su dispensario unas píldoras de opio para calmar sus dolores. No obstante, a pesar de sus esfuerzos, falleció, pero ni por un momento pudo sospechar que se trataba de algo anormal. Estaba convencido de que su muerte fue debida a una fuerte intoxicación. La cena de aquella noche había consistido principalmente en langosta de lata, ensalada, bizcocho borracho y pan con queso. Por desgracia no quedaron restos de la langosta…la comieron toda y tiraron la lata. Interrogó a la camarera, Gladys Linch, que estaba llorosa y muy agitada y a cada momento se desviaba del tema, pero declaró una y otra vez que la lata no estaba hinchada y que la langosta le había parecido en magníficas condiciones comestibles.

2) Al oírles hablar de bañarse me entraron ganas a mí también. Era una mañana muy calurosa y apenas había adelantado mi trabajo. Además, imaginé que la luz de la tarde daría al lugar un efecto atrayente, de modo que tras recoger mis bártulos me dirigí a una pequeña playa que había descubierto…en dirección completamente opuesta a la cueva. Me estuve bañando allí, comí lengua enlatada y dos tomates, y volví por la tarde a continuar mi apunte llena de entusiasmo y confianza.

3) Sir Henry Clithering, ex comisario de Scotland Yard, se hallaba hospedado en casa de sus amigos los Bantry, cerca del pueblecito de Saint Mary Mead. Un sábado por la mañana, cuando bajaba a desayunar a la cómoda hora de las diez y cuarto, casi tropieza con su anfitriona, mistress Bantry, en la puerta del comedor. Al parecer salía de allí presa de gran excitación y contrariedad.
El coronel Bantry estaba sentado en la mesa con el rostro más enrojecido que de costumbre.
─ Buenos días, Clithering ─ dijo ─. Hermoso día. Siéntese. Sir Henry obedeció y al ocupar su sitio ante un plato de riñones con tocino, su anfitrión continuó:

 

De la Autora:

Agatha Mary Clarissa Miller, DBE (Torquay, 25 de septiembre de 1890-Wallingford, 12 de enero de 1976), más conocida como Agatha Christie, fue una escritora y dramaturga británica especializada en el género policial, por cuyo trabajo tuvo reconocimiento a nivel internacional. A lo largo de su carrera, publicó 66 novelas policiales, seis novelas rosas y 14 historias cortas —bajo el seudónimo de Mary Westmacott—, además de incursionar como autora teatral en obras como La ratonera o Testigo de cargo.

Nacida en una familia de clase media alta, recibió una educación privada hasta su adolescencia y estudió en diversos institutos de París.1 Mientras trabajaba como enfermera durante la Primera Guerra Mundial, publicó su primera novela, El misterioso caso de Styles (1920), donde introdujo por primera vez el personaje del detective Hércules Poirot. Su aparición fue continuada por la de Miss Marple, Tommy y Tuppence Beresford.

En 1914, contrajo matrimonio con Archibald Christie, de quien se divorció en 1928. En 1926, afectada por una supuesta depresión, desapareció misteriosamente luego de que su coche apareciera abandonado al borde de la carretera. Fue hallada once días más tarde bajo un posible cuadro de amnesia, en un hotel bajo el nombre de una amante de su marido. En 1930, se casó con el arqueólogo Max Mallowan, a quien acompañó largas temporadas en sus viajes a Irak y Siria. Sus estadías inspiraron varias de sus novelas posteriores como Asesinato en Mesopotamia (1936), Muerte en el Nilo (1936) y Cita con la muerte (1938), muchas de las cuales fueron adaptadas en teatro y cine con alta aceptación.1 En 1971, fue designada Comendadora de la Orden del Imperio Británico por la reina Isabel II. Falleció por causas naturales en 1976.4

El Libro Guinness de los Récords calificó a Christie como la novelista que más obras ha vendido de todos los tiempos. Se han vendido dos mil millones de copias, posicionándose sus trabajos como los terceros más vendidos en el mundo, solo por detrás de las obras de William Shakespeare y la Biblia. Según el Index Translationum, Christie es la autora individual más traducida con ediciones en al menos 103 idiomas. En 2013, su obra El asesinato de Roger Ackroyd fue elegida como la mejor novela de crimen de todos los tiempos por 600 miembros de la Asociación de Escritores de Crimen.

 

Otras obras publicadas:

El gran tour
Los primeros casos de Poirot
Los siete pecados capitales
Los cuadernos secretos de Agatha Christie
Ven y dime cómo vives
La rosa de sangre
Un dios solitario y otros relatos
Asesinato en Bardsley Mews
Rosa de sangre
Autobiografía
Ocho casos de Poirot
Un crimen dormido
Telón
Primeros casos de Poirot
La puerta del destino
Los elefantes pueden recordar
Némesis
Pasajero a Frankfurt
Las manzanas
El cuadro
Noche eterna
La tercera muchacha
El Hotel Bertram’s
Misterio en el Caribe
Los relojes
El espejo se rajó de lado a lado
El misterio de Pale Horse
Pudding de Navidad
Un gato en el palomar
Una visita inesperada
El tren de las 4:50
Inocencia trágica
La carga
El templete de Nasse-House
Asesinato en la calle Hickory
Destino desconocido
Después del funeral
Un puñado de centeno
El truco de los espejos
La ratonera
La Señora McGinty ha muerto
Una hija es una hija
Intriga en Bagdad
Se anuncia un asesinato
Tres ratones ciegos
La casa torcida
Pleamares de la vida
Testigo de cargo
Los trabajos de Hércules
Sangre en la piscina
La venganza de Nofret
Cianuro espumoso
Hacia cero
Lejos de ti esta primavera
El caso de los anónimos
Los cinco cerditos
Un cadáver en la biblioteca
El Misterio de Sans Souci
La muerte visita al dentista
Maldad bajo el Sol
Diez negritos
Matar es fácil
Navidades trágicas
Problema en Pollensa
Cita con la muerte
El testigo mudo
Muerte en el Nilo
Cartas sobre la mesa
El misterio de la guía de ferrocarriles
Muerte en Mesopotamia
Muerte en las nubes
Tragedia en tres actos
Retrato inacabado
Asesinato en el Orient Express
El misterio de Listerdale
La trayectoria del bumerán
Parker Pyne investiga
La muerte de Lord Edgware
Miss Marple y trece problemas
Poirot infringe la ley
Peligro inminente
El enigmático señor Quin
El misterio de Sittaford
Café solo
Muerte en la vicaría
Un amor sin nombre
El misterio de las siete esferas
Matrimonio de sabuesos
El misterio del tren azul
Los cuatro grandes
Asesinato de Roger Ackroyd
El secreto de Chimneys
El hombre del traje marrón
La señal roja
Poirot investiga
Asesinato en el campo de golf
El misterioso señor Brown
El misterioso caso de Styles
Un triste ciprés

Cocina Esencial de México

Cocina Esencial de México

Autor: Diana Kennedy
Editorial: Oceano
Lugar y Año de la publicación: México 2012
Páginas: 504

Precio: $ 530 Amazon, $436 en Gandhi
ISBN: 978-607-400-891-3

Sinopsis:

Cocina Esencial de México es una colección de las recetas fundamentales para trazar el mapa de la gastronomía mexicana.

El testimonio de una vida entregada a la recuperación, conservación y difusión del arte culinario de nuestro país.

Un registro personalísimo del encuentro con cocineras y vendedores de alimentos a lo largo del territorio nacional.

Un clásico moderno entre los libros de cocina publicados en todo el mundo.

Así puede caracterizarse Cocina Esencial de México (volumen que reúne los tres primeros libros de la autora: The Cuisines of Mexico, The

Tortilla Book y Mexican Regional Cooking), referencia insuperable para entender cómo se come y se cocina en este país. A partir de años dedicados a la investigación de campo en diversos rincones de la república mexicana, Diana Kennedy presenta un rico catálogo de técnicas, ingredientes, recetas y consejos para recrear en nuestras cocinas los aromas y sabores de una de las gastronomías más variadas y sorprendentes del planeta.

 

¿Por qué en El lugar de Beatriz?

Tiene mucho tiempo que veo los libros de Diana Kennedy y apenas hasta hace un par de meses compré Cocina Esencial de México, mi primer ejemplar. Lo confieso con pena, he sido una ignorante malinchista. He hojeado tantos libros de cocina que se dicen mexicana, hechos por extranjeros, que más bien son sobre texana: Tacos con tortilla dorada, cátsup, azúcar en platillos salados, queso cheddar, etc.

Pues bien, me puse a hojearlo…y me encantó

Mi opinión:

Confieso también que me falta adentrarme en el contenido, el Pollo en Salsa de Cacahuate ha sido mi primer ejercicio, salió tan rico. Es una excelente receta. La forma como redacta es clara, los ingredientes son propios de la cocina mexicana. Estoy contenta y dispuesta a probar mas recetas de este volumen.

Además, como bien señala la sinopsis que tomé de Amazon, ella es recopiladora de recetas de toda la república.

Muy bien.

De la Autora, Diana Kennedy:

Diana Kennedy (nacida Diana Southwood, el 3 de marzo de 1923) es una autoridad de la cocina mexicana, reconocida por sus 9 libros en la materia, incluyendo Las Cocinas de México, en inglés The cuisiners of Mexico, que comenzó a cambiar la forma como los estadounidenses veían la cocina mexicana. Su trabajo es la base de gran parte del trabajo de los chefs mexicanos en los Estados Unidos. Sus libros de cocina son distintivos porque se basan en sus cincuenta años de viajes por México, entrevistando y aprendiendo de todo tipo de cocineros en el país, y de casi todas las regiones. Su trabajo que también ha documentado plantas nativas comestibles, ha sido digitalizado por la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad. Kennedy ha recibido numerosos premios por su tarea, entre ellos la Orden del Águila Azteca por parte del gobierno mexicano y la pertenencia a la Orden del Imperio Británico.
Kennedy nació en Loughton, Essex, en el sureste de Inglaterra. Su padre era vendedor y su madre, maestra de escuela. Ambos amaban la naturaleza y querían vivir en el campo.
Kennedy no asistió a la universidad debido a la Segunda Guerra Mundial, en lugar de eso se unió a los Cuerpos de Madera de la Mujer a la edad de 19. Los Cuerpos fue una organización civil británica que se hizo cargo de los deberes forestales de los hombres que habían ido a luchar. A ella no le agradaba la tala de árboles por lo que fue delegada a la medición de los troncos de los árboles.
En 1953, emigró a Canadá, viviendo allí tres años y desempeñando varios trabajos, incluyendo el manejo de una filmoteca y la de venta de vajillas de porcelana marca Wedgewood.
Como decisión de último minuto, Kennedy decidió visitar el Haití en pleno proceso de revolución en 1957. Allí conoció a Paul P. Kennedy, un corresponsal del The New York Times en México, América Central y el Caribe. Ambos decidieron mudarse a México en 1957, se casaron algún tiempo después, pero nunca tuvieron hijos; únicamente sus dos hijastras, Dr. Moira Kennedy-Simms, y Brigid Kennedy; las hijas de Paul P. Kennedy y su primera esposa, Martha Peines Kennedy.
Ella se enamoró de la comida mexicana y desde entonces ha dedicado su carrera a su conservación y promoción. Sin embargo, todavía mantiene su acento británico y toma el té todos los días. Ha trabajado durante toda su vida y no puede imaginarse no trabajar. Cuando no está enseñando, ella se encuentra escribiendo sobre sus trabajos en la cocina y sobre nuevas recetas. Ella es conocida por su brusco y franco comportamiento, habiendo publicado grabaciones cuando la policía ha tratado de obtener sobornos de ella por sus frecuentes viajes en México.
Ha visitado todos los estados de México, en todo tipo de transporte, desde autobuses, burros y hasta su camioneta Nissan sin dirección asistida (y una pala para cavar en el barro). Ella ha viajado a muchas zonas aisladas de México para visitar los mercados y preguntar acerca de la ingredientes y métodos de los cocineros. En la década de 1970, decidió construir su casa en el municipio de Zitácuaro Michoacán, en una zona llamada Coatepec de Morelos donde se cultivan árboles frutales. La tierra que compró le ha permitido sembrar y crecer muchos de sus propios ingredientes. Aunque no es tecnofóbica, ella está en contra de los libros electrónicos de cocina, creyendo en la necesidad de tomar notas a partir de las recetas impresas.

 

Otras Obras:

Las cocinas de México, Harla, Mexico, 1991, (edition cancelled)
El arte de la cocina mexicana, Editorial Diana, México, 1993
México – Una Odisea Culinaria, Plaza y Janés, México, 2001
Lo esencial de las cocinas mexicanas, Plaza y Janés, México, 2003
Recetas del alma (Nothing Fancy), Plaza y Janés, México, 2006

 Sazones y Andanzas por el Centro Histórico de la Ciudad de México

Autor: Víctor Hugo Aguilar Morales
Editorial: UNAM
Lugar y Año de la publicación: México 2014
Páginas: 191
Precio: Gandhi $281, Amazón $359, Libros UNAM $168, El Sótano $281.25
ISBN: 978-607-02-2945-9

 

Sinopsis:

No cabe duda de que la mejor cocina mexicana se come en la casa, en donde se preparan los platillos que se han aprendido por generaciones. Si a eso se suman un entorno estimulante, gusto y vocación, el resultado es grandioso. Es el caso del chef Víctor Hugo Aguilar Morales, quien nació y continúa viviendo en el Centro Histórico de la Ciudad de México, lugar que ha fungido como su fuente de inspiración para recrear una cocina familiar sin perder autenticidad. Tuve la oportunidad de constatarlo en una comida con un grupo de universitarios, donde degusté algunas de sus creaciones, como botanas: tortitas de nata con quelites y queso mascarpone… Sin olvidar esas crujientes palomas de chilorio con pasta oriental won-ton; en ambas delicias se hizo evidente la creatividad de Víctor Hugo al combinar ingredientes típicos mexicanos con los de otras culturas gastronómicas. Degusté también una maravillosa sopa que simulaba una sinfonía de vegetales y hierbas, que bien puede llamarse sopa Centro Histórico, pues contiene verdolagas, romeritos, nopales, chochoyotes, habas verdes, flores de calabaza… Todo en un caldo de maíz con epazote y cilantro. Un homenaje a la comida tradicional de México. Le siguió un lenguado con salsa guerrerense de chilmango, con arroz negro y frijoles. El broche: una original trilogía de postres de inspiración muy nacional: cajeta de frijol con licor de café, mantequilla de zapote negro y crema de mamey. Estos exquisitos platillos y otros mas se encuentran en este libro, Sazones y Andanzas por el Centro Histórico de la Ciudad de México, todo un paseo culinario por lo que el chef denomina su pequeña patria. Ángeles González Gamio Cronista del Centro Histórico de la Ciudad de México, 2012

¿Por qué en El lugar de Beatriz?

En mi pasada visita a la Universidad Nacional Autónoma de México, tuve oportunidad de visitar la Casa Club del Académico, es un enorme restaurante rodeado de áreas verdes. En la entrada del complejo, cuenta con una librería de la UNAM y cafetería. Encontré esta belleza de libro, Sazones y Andanzas por el Centro Histórico de la Ciudad de México, y me cautivaron sus recetas. Al menos he puesto banderitas para 10 recetas.

 

Mi opinión:

Tal y como señala la sinopsis, Sazones y Andanzas por el Centro Histórico de la Ciudad de México, se trata de recetas de la cocina tradicional mexicana, presentadas de una forma novedosa.

Novedosa pero no complicada. Me aventuraré con algunas recetas.

 

Del Autor, Víctor Hugo Aguilar Morales:

Víctor Hugo Aguilar Morales ha estado al frente de la cocina de la Rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México en los últimos dieciocho años. Es decir que la dirección de esta oficina, corazón de la Universidad misma, en su faceta gastronómica es orientada por él. Nuestro personaje se une a todo un movimiento de chefs que sobre todo a partir del último cambio de siglo entraron a explorar nuevos rumbos que a lo largo del tiempo los ha convertido en nuevos protagonistas. Estas figuras escriben y dan conferencias, aparecen en programas de radio y televisión, algunos son restauranteros, los hay académicos y en este caso los chefs ejecutivos que tienen la fortuna de laborar en espacios, podríamos decir, privilegiados.

El chef Aguilar traza su historia particular a partir de su nacimiento en el primer cuadro de la ciudad de México. Su cercanía con múltiples lugares emblemáticos y la relación con gente diversa pero a la vez alineada a factores culturales nacionales fueron delineando su personalidad mexicanista. La orientación culinaria, en cambio, la recibió por medio de las mujeres de su familia y de la fonda, un negocio familiar que sus padres tenían precisamente en calles del centro histórico.

Su capacitación profesional la fue adquiriendo desde muy joven. Entró a trabajar en una conocida firma hotelera donde tomó consciencia de la responsabilidad que implicaba estar al frente de una cocina como espacio de dirección en el que a veces uno es el que manda y otras el que recibe órdenes (…).

 

Otras Obras:

Sazones y Andanzas por el Centro Histórico de la Ciudad de México, 2014
TURISMO Y DESARROLLO (POSIBILIDADES EN LA REGION INKA)