El Mordisco de la Guayaba

El Mordisco de la Guayaba

Autor: María Eugenia Mayobre
Editorial: Plaza Janés
Impreso en México
Año: Marza 2018
Páginas: 155
Precio: $149 en todas las librerías. Amazon, Gandhi , El Sótano , Porrúa Y Péndulo

ISBN: 978-607-316-262-3

Sinopsis:

Con el mordisco a una guayaba nació el pecado original de esta singular familia latinoamericana. Un pecado en forma de hombre que haría enloquecer a cuatro generaciones de mujeres cultas e inteligentes. Al ver a Alfonso nacer, la bisabuela vaticinó el destino trágico de las mujeres en su familia. Cuatro generaciones después Primitiva Serapio, una niña tímida, aburrida y temerosa cede ante la locura y da rienda suelta a Mulatona Montiel, su alter ego, una mujer libre, voluptuosa, irreverente y fuerte. Ambas cohabitan el mismo cuerpo, pero no tardará una en sobreponerse a la otra. Esta es su historia.

 

¿Por qué en El lugar de Beatriz?

Por el puro nombre nuevamente: El Mordisco de la Guayaba. Yo compré mi libro en COSTCO (y me regalaron un combo de hot dog y refresco jajajaja). Un hombre que enloqueció a cuatro generaciones, me llamó la atención. Y si la guayaba era protagonista, no había más que pensar.

Mi opinión (Excelente, Muy bueno, Me gustó-pudo ser mejor, No vale la pena, Muy malo):

Me gustó-pudo ser mejor: Empecé El Mordisco de la Guayaba a media noche y oh sorpresa, porque desde las primeras líneas me hizo reír, mucho; aunque de repente, se volvió un tanto fantasiosa.

Todo empieza cuando Julia (ya embarazada del hombre que afectaría a cuatro generaciones de mujeres de una familia) emigra a Venezuela, Yolanda la recibe como cocinera y doméstica.

1. Yolanda (casada con el bisabuelo sin nombre, tendrá una hija que se llama
2. Cornelia, que tendrá dos hijas con el criollo – europeo,
3. una será conocida como la mamá de Primitiva (que se embaraza en Paris de un desconocido), y la hija menor que se llama Santa.
4. Primitiva – Mulatona, quien cuenta la historia de como “el poeta” (hijo de julia) afectará a las cuatro generaciones

Yolanda y Santa mueren de forma violenta…ya afectadas por la demencia que ataca a las mujeres de la familia. Mientras que la mamá de Primitiva enloquece siguiendo a un gurú indio.
Primitiva lleva carrera contra la locura y cuenta precipitadamente su historia y la historia de la familia, antes de enloquecer.

Fueron varias las cosas que me encantaron de esta novela: 1) la historia te atrapa desde el principio, 2) Aterrizada en el mundo latino, 3) Tiene muy buenas ocurrencias, 4) Se lee muy fácil.

Y las cosas que me parecieron fuera de lugar: 1. Que Cornelia aceptara el regreso del poeta, después de la tragedia que provocó, 2. Y que además lo aceptara como su amante (¡¡¡¡¡Estaba Locaaaa!!!!!), 3. Que las hijas de Cornelia supieran de esa relación…y ambas acabaran de amantes del mismo hombre, al mismo tiempo, 4. Que primitiva no lo mandara directo al infierno (aunque estuviera muriendo).

Casi al final de la historia, cuando Primitiva se hace cargo del poeta, y tienen una reconciliación (ella lo detestaba, porque el nunca la quiso), ella da a entender que la ceguera de las mujeres de la familia fue producto de lo interesante, culto, atractivo y demás cualidades de este hombre. Para mi no es suficiente para que mujeres de una buena familia (las hermanas tenían educación universitaria) hubieren caído ante la personalidad de ese sujeto.

Además, me parece que la autora no le sacó provecho al alto ego (mulatona) porque a pesar de la doble personalidad, Primitiva jamás salió del hoyo, como si estuviera predestinada al fracaso.

El libro es entretenido, tiene muy buenas puntadas que me doblaron de la risa. Pero la trama es un tanto RIDÍCULA. Para ser su primera novela, estuvo bien.

Encontré una entrevista a María Eugenia Mayobré que les dejo hasta el final, donde platica sobre el libro

 

Algo para recordar:

La joven recién llegada de Italia se adaptó de inmediato a la familia y al pueblo. Sus platos cambiaron la infancia de mi abuela Cornelia. Con Julia, mi abuela descubrió el gusto por los sabores. Su compañía y sus historias acerca de la vida en Europa, la guerra, el amor y el barco donde hizo el largo viaje que la trajo a América llenaban las horas que antes se le hacían interminables a esta hija única, con demasiada curiosidad para tan pequeño pueblo.

Julia era muy bella, poca gente en nuestro pueblo había visto antes unos ojos verde cristal como los suyos, enmarcados en una piel que conforme se oscurecía con el sol del trópico resaltaba aún más la claridad de su mirada. Su cabello largo y castaño se convirtió en el juego preferido de todas las niñas de la zona, entre ellas Cornelia, quien pasaba tardes peinándola y despeinándola para luego volver a peinarla.

Julia tenía pasión por las frutas tropicales, pues despertaban en ella la voluptuosidad que Europa había mantenido adormecida, y no es para menos: en Italia, desde que abría los ojos hasta que los cerraba, lo único que veía eran imágenes religiosas que le recordaban su condición de transeúnte y pecadora; en cambio, las frutas tropicales invitaban a ser admiradas, olidas, chupadas, lamidas y descuartizadas a mordisquitos. Con su primer mango, Julia descubrió que el Génesis según la Biblia no tenía sentido: no es posible que alguien caiga en la tentación con una fruta tan aburrida como la manzana; sin embargo, la guanábana, la parchita, el coco… Cuando descubrió esas frutas del trópico, Julia dejó de creer ciegamente en lo que decía el libro sagrado de su infancia y juventud. Cualquiera de esas frutas, bien usada, era capaz de poner de rodillas a un hombre.

Por una fruta conoció Julia al padre del poeta en aquel barco que la trajo a América.

De la Autora, María Eugenia Mayobre

María Eugenia Mayobre (1976) nació en Caracas y creció entre Italia, Francia y Venezuela. Estudió Comunicación Social en Caracas y una maestría en Comunicación y Educación en Barcelona, España. En 2007 se mudó a Boston, donde obtuvo el Certificado de Escritura de Guión del Emerson College. Su primer largometraje, Not Like Mom, ganó el concurso anual de guión del Emerson College (2009). Es autora de los cuentos “Terrorista por Error” (parte de la recopilación V Semana de la Joven Narrativa Urbana), “Cirilo y el Doctor” (publicado en Label Me Latina/o, 2012), “Pero bueno, Mariana” (Nos pasamos de la raya vol. 2/We Crossed the Line vol. 2, 2016). Su primera novela, Ese nombre que nunca fui (titulada ahora como El mordisco de la guayaba) ganó la I Bienal de Novela de Ediciones B Venezuela (2016). María Eugenia vive en Boston y trabaja como productora de un programa de noticias que se transmite en español, francés, alemán e italiano.

Chequen esta entrevista que le hicieron en Siempre, Presencia de México. Muy buena e ilustrativa de como fue que nació El Mordisco de la Guayaba (antes, El nombre que nunca fui)

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *