Enchiladas Tres Marías

Yo probé estas enchiladas por primera vez en el Restaurante Los Mercaderes en el Centro Histórico de la Ciudad de México, pero en realidad en varios restaurantes acostumbran presentar esta combinación de colores y sabores.

En los mercaderes, además, los rellenos de cada una son diferentes (pollo, carne deshebrada y queso).

Se ven muuuuy atractivas, y saben mejor.

En mi versión cambie salsa verde por salsa de pipián. No vienen rellenas, pero están acompañadas de huevo revuelto o huevo estrellado o carne. El acompañante es uno solo.

Para las enchiladas de mole utilicé el Mole Rojo Mayordomo, que se puede conseguir en toda la república mexicana y además tienen pedidos en línea. El mole, apenas un poco picosito.

Va la receta para dos personas:

Ingredientes:

Ingredientes para la salsa de pipián:

¾ taza de semilla de pipián
1 chile serrano chico
1 cucharadita de manteca de cerdo
Sal

Ingredientes para la salsa roja

3 jitomates saladette -400 gramos
1 chile serrano
¼ cebolla – 80 gramos
1 cucharadita de manteca de cerdo

Ingredientes para la salsa de mole oaxaqueño

2 cucharadas copeteadas de pasta de mole
Caldo de pollo para disolverlo

Procedimiento:

Para la salsa de Pipián:

Asa el ajo y la cebolla colocándolos directamente sobre sartén o comal a fuego medio. Retira y coloca en la licuadora. En la misma sartén coloca las semillas de pipián, moviendo para que no se quemen (se amarga la salsa si se queman las semillas), solo tienen que reventar (o inflarse). Coloca en la licuadora con media cucharadita de sal y media taza de agua.
Licua por un par de minutos. Quizás necesites añadir más agua. ¡Con prudencia! La salsa debe de quedar suficientemente ligera.
En una sartén vacía la salsa y añade la cucharadita de manteca. Pon el fuego muy bajo. Checa que tenga sal suficiente.

 

Para la salsa Roja:

En una cazuela coloca el chile serrano rebanado, la cebolla rebanada, los jitomates partidos en cuatro. Cúbrelos con agua. Añade media cucharadita de sal y ponla a cocer por 15 minutos a fuego medio. Retira y coloca en licuadora. Licua por un par de minutos hasta que la salsa esté bien integrada. En una sartén caliente con la cucharadita de manteca, vacía la salsa y deja el fuego muy bajo. Checa que tenga sal suficiente.

 

Para la salsa de Mole:

En una cazuela coloca las dos cucharadas de mole y disuélvelo en el caldo de pollo. Se te facilitará si le añades el caldo caliente.

Con las tres salsas ya preparadas, en los sartenes con poco fuego, continua con el acompañante.

Huevos revueltos, huevos estrellados o carne deben de comenzar a prepararse antes de las enchiladas.

Si las tortillas son recién hechas, van del comal a la salsa y al plato.

Si las tortillas son recalentadas, pásalas por una sartén con poco aceite, a la salsa y al plato.

Coloca una enchilada de cada sabor, con el acompañante por un lado.

Sírvelas calientitas.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *