Jitomate Guisado Base

Durante toda mi vida laboral, siempre procuré vivir cerca de la oficina; como si usara compás, moviéndome alrededor. Por supuesto entonces solo vi ventajas. La más importante, la posibilidad de comer en casa. Tenía entonces al menos dos horas para prepararme algo, comer, levantar cocina…y a la mejor recostarme un rato, para después regresar a trabajar.

En esos días fue que comencé a hacer mis “básicos”

Hoy día ya no ando contra reloj, pero continuo con la costumbre de hacerme fácil la vida.
Caldo de Pollo,
– Jitomate Guisado,
– chile seco (ancho, pasilla, chipotle, mulato, de árbol, etc) asado, remojado, licuado, frito, refrigerado y congelado en cuadritos
Salsa Verde Guisada (chile serrano fresco, cocido, licuado, frito, refrigerado y congelado en cuadritos)

Cada vez fui inventando y mejorando, para preparar de comer en cuestión de minutos: una sopa, un arroz, guisar pollo o carne o pescado.

¿Y de verdad vale la pena hacer Jitomate Guisado?

En cuestiones económicas, claro que sí.

Aquí en CDMX (no sé si en el resto de la república) todos los martes en el super hay ofertas del mandado, y les pondré un ejemplo. Si vas al supermercado en jueves, encuentras el jitomate a $16, pero si acudes en martes lo encuentras a $5.50. Entonces cuando pasa esto, por supuesto que compro 10 kilos y todo lo pasteurizo.

La mayor parte lo preparo como abajo les comento, licuado y guisado. Pero también puedo preparar el jitomate solo hervido, entero y sin freír. Entonces dependiendo de lo que voy a preparar de comida, es el jitomate que utilizo.

¿y en cuanto a tiempo?

Pues bien, si me levanto con apetito y quiero preparar unos chilaquiles, no es lo mismo poner a cocer un par de jitomates, cebolla, un chile verde. Esperar a que se cueza, licuarlo, colarlo, freírlo (lavar el trasterío) y añadirle las tortillas doradas, con un huevito revuelto por un lado…Que abrir un frasco de jitomate, vaciarlo en una olla pequeña, calentarlo y aumentar un cuadrito de chile verde y añadir las tortillas doradas, etc etc etc.

Me da más ganas de hacer chilaquiles con la segunda opción.

Conclusión: con el Jitomate Guisado ahorro dinero, tiempo, esfuerzo. Además, todo es más natural. Nada de latas.

Por supuesto que lleva un proceso, por lo que no pasteurizo un kilo, sino arriba de 10, para que valga el esfuerzo. Los invito a que hagan la prueba.

Va la receta del Jitomate Guisado:

Ingredientes:

10 kilogramos de Jitomate
Un trozo de Cebolla
Un ajo
Aceite de oliva

Procedimiento:

En una olla amplia coloca el jitomate bien enjuagado. Dado que yo acostumbro a hacer una buena cantidad, lo parto en cuatro. Pero si tu jitomate cabe entero en la olla, no es necesario rebanarlo. Aumenta un pedazo de cebolla (para diez kilos, media cebolla grande y un diente de ajo. Por último, agrega una taza de agua. Tapa la olla y déjalo hervir por veinte minutos a fuego medio. No te preocupes que solo sea una taza de agua, porque poco a poco el jitomate soltará su propio líquido.

Apágala y deja que se enfríe un poco antes de comenzar a licuar.

Tomate tu tiempo, no llenes mucho la licuadora para que puedas licuar muy bien la salsa. Cuela y vacía en un recipiente.

En una olla calienta el aceite de oliva. Vacía el jitomate colado. Deja que hierva al menos por veinte minutos, para que se reduzca el jugo que soltó el jitomate. Apága la olla y deja que el Jitomate Guisado se enfríe un poco antes de comenzar a llenar frascos

Para pasteurizar:

1. Los frascos limpios acomódalos en una olla, sobre un paño, con la apertura hacia arriba
2. Acomoda paños alrededor, para que no choquen cuando comiencen a hervir
3. Cubre los frascos con agua fría
4. Ponlos en la lumbre, y cuando comience a hervir, déjalos por 25 minutos
5. Retira los frascos ayudándote con pinzas
6. Escúrrelos
7. Llénalos con la salsa de Jitomate Guisado, deja 2 centímetros libres
8. Tapa los frascos
9. Nuevamente acomoda los frascos llenos en una olla, sobre un paño.
10. Acomoda paños alrededor, para que no choquen cuando comiencen a hervir
11. Cubre a tres cuartos los frascos con agua fría
12. Ponlos en la lumbre, y cuando comience a hervir, déjalos por 25 minutos
13. Apaga
14. Deja que repose un poco antes de proceder a sacar los frascos ayudándote con pinzas
15. Poco a poco irán sumiéndose las tapas
16. Podrás guardarlos en la alacena hasta que estén completamente fríos

Yo he guardado estos frascos pasteurizados hasta por seis meses, en perfecto estado, aunque generalmente los consumo en el primer trimestre. Quedan tan bien cerrados, que generalmente me tengo que ayudar de una liga para poderlos abrir.

Recomendaciones para elegir los frascos

a) Procura que sean frascos de todos tamaños, porque si solo utilizas frascos grandes, tendrás que ocupar el total del contenido, o meter al refrigerador el restante
b) Cuidado con las tapas, que estén en buen estado, no raspadas ni oxidadas
c) Revisa que cierren bien. Después de usar una y otra vez los frascos, las tapas acaban cediendo.
d) No es obligatorio, pero por cuestión de imagen yo procuro quitar etiquetas. Mis frascos siempre están libres de papel o plástico

Bueno pues los dejo con esta entrada que espero les despierte el gusanito de ver otras opciones para cuando el mercado nos ofrezca precios bajos (para pasteurizar), para ahorrar tiempo, dinero y esfuerzo.