Hace unos cuantos meses me llegó de rebote esta maravillosa idea, que te ayudará a usar menos bolsas de plástico, de las que te dan en el super cuando compras frutas y verduras (que por cierto no sirven de mucho, porque son transparentes, delgadas y chicas). Mis Bolsas Ecológicas también me evitan usar las bolsas de plástico más grandes. Una ves pesadas y cobradas, van directo al carrito del super, y de allí a la cajuela de mi carro, donde siempre cargo una caja contenedora que facilita subir y bajar el mandado.

Estas bolsas elaboradas con Tela de Tul son mis Bolsas Ecológicas.

Bolsas elaboradas con Tela de Tul.

Lo que se ve venir es que, tarde que temprano México se sumará a la iniciativa de NO a las BOLSAS DE PLÁSTICO que CONTAMINAN, ni en los supermercados ni en los negocios. Si a las Bolsas Ecológicas, reutilizables.

Durante mucho tiempo estuve programada a utilizar (super y tiendas) y a reutilizar (para tirar la basura) las bolsas plásticas, que cuando me quise sumar a la causa, me di cuenta que no las podía desaparecer así nada más porque sí.

Lo primero es sustituir plástico por tela. Claro que no se trata de nada más quitar las bolsas y ya. ¿Han intentado poner medio kilo de limones directo de la báscula al carrito del super y de allí a la cajuela del carro? ¿y que tal si se te revuelve con un cuarto de chile serrano o medio kilo de ejotes? para cuando acabas de separarlos, llegando a casa y te da media noche. Amén de que no me gusta que los cajeros que pesan frutas y verduras pongan sus manos directamente sobre los alimentos, porque con esas mismas manos agarran dinero durante todo el día.

Y después viene el problema de donde poner la basura. La mayoría ocupamos las bolsas del super para tirar la basura. Pues no hay de otra, ya identifiqué un tipo de bolsa que se degrada más rápido…pero si, es más cara. Al menos un tercio por encima del precio regular de las no ecológicas. Seguro por tus rumbos también encontraras un proveedor, es la moda. Habría que checar si verdaderamente utilizan material biodegradable.

Que le vamos a hacer, aquí nos tocó vivir, y tenemos que poner nuestro granito de arena.

¿Donde Conseguirlas?

Regresando a las bolsas ecológicas, si le pones en Google “bolsas ecológicas para el super” por supuesto encontrarás además de bolsas de tul, bolsas de tela (que necesariamente el que cobre deberá abrirla y meter la mano para ver si solo contiene lo que se ve en la parte de arriba), también vienen bolsas grandes que cuelgan en palos de madera de lado a lado del carro (que se ven hermosas, pero no son muy prácticas a la hora de pasar por la báscula-caja). Si revisas bien, encontrarás paquetes de bolsas (ocho costalitos) por $180 – $9 USD  o también otro proveedor que los da a $30 – $1.5 USD por unidad.

¿Y si mejor las mandas a hacer?

Cuando las vi en Facebook, francamente ni las busqué en la web, me fui directamente a Telas Parisina y pagué $70 por dos metros de Tela de Tul. Le pedí a mi costurera que me hiciera el cascarón. Es decir, el cuadro con espacio para deslizarle listón o cordón. Me cobro $200. En la punta de cada cordón coloqué cuentas negras y moradas como adorno.

$70 por la tela, $200 de mano de obra, $50 del adorno: 40 bolsas me salieron en $320. $8 por bolsa (35 centavos de dólar). Comparado con los $22-30 ($1-1.5 USD) por bolsa, que cuestan en la red, no está nada mal.

Por favor no creas que TODO debe de ser MUY CARO, búsquenle. No necesitas comprarlas ya hechas o que te las confeccione una modista. Con una sencilla costurera, o si te animas a agarrar la máquina de coser. Una recomendación es que le hagas (o las pidas) con doble costura, reforzadas, para que aguanten y no se desfonden.

Y aunque de repente lo dudé, que el color morado dejara ver el contenido. INFORMO que todos los colores en Tela de Tul se transparentan. No obstante que se ven más bonitas (pulcras) no recomiendo el color blanco, que seguramente no durarán por mucho tiempo con ese tono.

Esta semana una chica se me acercó para preguntarme donde las había comprado, le expliqué que las había mandado a hacer. Le regalé una bolsa y la invité a sumarse a la iniciativa Cero Bolsas de Plástico.

Debemos de ser varios, porque los empacadores del super, cuando ven mis bolsas de tela de tul me comentan “Directo al carrito ¿verdad señora?”

El tercer y último movimiento a favor de la ecología será hacerme de un triturador de desperdicios. Como diría la nana pancha: …pero esa, esa es otra historia.