Salsa Verde Guisada Base

Y va uno más que no falta en mi congelador, de los que hacen mi vida más facil. Con mis hielitos de Salsa Verde Guisada, ahorro tiempo dinero y esfuerzo.

No te ha pasado que de repente se te antoja desayunar unos chilaquiles, unos huevos al albañil, o sencillamente hacer una salsa para aderezar la comida.  Va todo a la lumbre: jitomate, cebolla, ajo y chile verde. Chile verde…¿chile verde?

¡¡¡¡¡No hay Chile Verde!!!!!

Sales corriendo al super y para cuando regresas, ya se te pasó el antojo.

Al igual que la Salsa de Jitomate Base, lo idea es tener Salsa Verde Guisada siempre disponible, amen que pudieras aprovechar precios bajos. Procuro no hacer demasiada, cuanto mucho un kilogramo.

La receta es de mi madre, ella acostumbra a guardar su Salsa Verde Guisada en frasquitos, los guarda en el refrigerador o congelador. Para ella es práctico, porque ocupa en más cantidad (mis hermanas y mis sobrinos) los que disfrutan de sus platillos.

Para mi Salsa Verde Guisada prefiero los recipientes para hielo, incluso utilizo los de tamaño mas pequeño. Es preferible poner a la receta dos “hielitos” de chile verde, que tratar de partir en dos uno grande.

A mi amiga Miriam le gustó la idea, pero ella utilizó moldes de silicón, porque se le facilita vaciarlos. Lo que si, una vez que lo ocupas para Salsa de Chile Verde, solo lo podrás utilizar para cosas picantes y/o saladas porque se impregna el plástico-silicón.

Va la receta:

Ingredientes:

1 kilogramo de chile verde serrano
1 cebolla grande 200 gramos
1 cucharada de manteca
Sal
Pimienta

Procedimiento:

Pon en una olla el chile verde, cúbrelo con agua y colócalo a fuego fuerte en la lumbre. Deja que hierva al menos veinte minutos. Apaga y deja que se enfríe un poco

Licua el chile verde y reserva

Pica la cebolla finamente.

Pon a calentar la manteca a fuego medio, cuando se derrita añade la cebolla picada. Deja que se acitrone al menos por cinco minutos, removiendo para que no se vaya a quemar.

Añade el chile verde licuado. Salpimentar.

Dejalo en la lumbre a fuego bajo por cinco minutos más.

Debe enfriarse completamente antes de vaciarlo en un recipiente con tapa. Refrigera la Salsa al menos por doce horas.

Tienes varias opciones para congelar la salsa

  1. vaciar en frascos de cristal
  2. vaciar en recipiente de hielos
  3. vaciar en bolsitas de plástico tamaño pequeño

Si te decides por el recipiente de hielos, cuando pase un día, vacíalos. Ayúdate con la punta de un cuchillo para sacar los cubos de hielo.

Si es en frasco de cristal, sácalo del congelador media hora antes de utilizarlo…o mételo al microondas por medio minuto. Lo mismo para las bolsitas

Puedes añadir los cubos de hielo directamente en la salsa de algún guisado (en la lumbre o en la licuadora), o de plano ocupar los hielos solitos, la salsa verde sabe deliciosa.