Entradas

Te querré más todavía

Te querré más todavía

Te querré más todavía

 

Autor: Norma Blanco Maasberg

Editorial: Planeta

Páginas: 250

Precio: $198 Librería Gandhi y Amazon *

ISBN: 978-607-07-3874-6

*los precios señalados se mueven frecuentemente en las páginas de las librerías

 

Sinopsis:

1856  Catherine y Charles abandonan su Francia natal para embarcarse en un viaje sólo de ida hacia la exuberante, lejana y exótica región de Veracruz, donde se cultiva una de las mejores vainillas del mundo. Allí se integrarán en una cultura ajena, lucharán por sobrevivir a las inclemencias del clima y las enfermedades, lidiarán con las revueltas políticas entre conservadores y liberales y, sobre todo, conocerán el significado de la pasión, la amistad y el odio. Pero Catherine rebasará los límites de lo prohibido al enamorarse perdidamente de un hombre de ojos verdes y piel tostada. Su amor por él cambiará sus vidas para siempre y será el origen de un secreto que marcará la historia de su familia.1939. Marie, nieta de Catherine, vuelve a la casa paterna en la misma región tras la muerte de su esposo. Entre las pertenencias de su padre, encuentra unas cartas intercambiadas entre Catherine y su amante, así como el diario de su tío. Marie se sumerge en el pasado de su abuela y descubre los entramados de ese secreto que finalmente será descubierto.

 

¿Por qué en El lugar de Beatriz?

Te querré más todavía me atrapó por la portada: “Una conmovedora historia de amor en las legendarias plantaciones vainilleras de Veracruz” Como buena paisana, no podía ser de otra forma. Nací y me crie a 15 minutos de Papantla Veracruz, Vainillera por excelencia. El mundo de Catherine y de Marie fue mi mundo.

 

Mi opinión

(Excelente, Muy bueno, Me gustó-pudo ser mejor, No vale la pena, Muy malo)

Muy bueno:  Insisto, soy una enamorada empedernida. Este libro me gustó mucho. Trajo a mi cabeza lugares, olores y sabores; la humedad de la costa, la brisa del mar. Y por supuesto, dos tórridos romances. Marie no tuvo de otra, hizo limonada porque la vida solo le dio limones. Todo para que no le fuera como a su abuela…

La novela Te querré más todavía, no solo nos platica de estas dos luchadoras, emprendedoras. También nos platica sobre la vida económica y política en el estado de Veracruz en dos líneas de tiempo: 1856-1939. Por supuesto la comida flota en todo el libro, muchos de los platos mencionados me transportaron a mi casa. Muy recomendable, muy entretenido.

Y si a eso le añaden lo bella y sencilla que es la autora. Mas tardé en comunicarme con ella para solicitar información de su biografía, que lo que ella se tardó en poner a mi disposición su apoyo. Muchas gracias Norma Blanco.

 

 

Algo para recordar

Marie, otoño de 1938

El otoño llegó, como de costumbre, adelantado. Acudió puntual a las fiestas por la Independencia de México y, después de unos días de ausencia, regresó con todo su ímpetu.

Ese día también era de celebración. Con la llegada del primer frente frío, pero frío en verdad, afluían los bobos, una especie de pez de color plateado, que vive en las aguas torrentosas de las montañas y desova en el mar. Nadie sabía a ciencia cierta por qué veinticuatro horas después de haber comenzado el temporal llegaban los cardúmenes, pero aprovechaban para pescarlos.

Sin importar que el río estuviera crecido y arrastrando grandes palizadas, se aventuraban en lanchas de madera de una sola pieza, impulsados por sus remos y acompañados por el constante chipichipi.

Para realizar un lance, como llamaban a cada intento de captura, remontaban el río bogando por la orilla y las vegas inundadas. Cuando llegaban al comienzo de una recta, tiraban una larga red de hilo transparente con boyas de caucho, que abarcaba hasta la ribera opuesta. Después se dejaban llevar por la corriente, corrigiendo el rumbo de cuando en cuando, hasta que la proximidad de algún reviro les obligaba a sacar la red.

Durante este trayecto, los bobos se atoraban en las mallas, que tenían una abertura equivalente a siete u ocho dedos de una mano. Y era tal la abundancia de peces que el promedio de captura en una jornada oscilaba entre doscientos y trescientos por bote.

Lo consideraban un manjar y les gustaba consumirlo al llegar a casa después de la pesca; nada como un buen caldo para calentarse y reponer fuerzas. Por lo general, cada pescador regalaba parte de su lote a amigos, vecinos y familiares. Procedían a salar el excedente. Las preciadas huevas, una vez aplastadas, eran cortadas en tiras y guardadas en latas de aluminio, pues servirían para aderezar tortillas de huevo.

Marie estaba excitada. Había pasado la tarde yendo y viniendo del muelle a la casa en espera del bote de su padre. Finalmente, cuando el sol estaba próximo al horizonte, aparecieron. Los pescadores lucían cansados, pero felices. La mujer se acercó para asomarse y descubrió, junto al tendal de siete puntas, los primeros peces.

─Ya pensaba que cenaríamos caldo de tomate ─ dijo Marie carcajeándose.

─Los sacamos apenas, en este último lance ─ contestó Frédéric.

─ Bueno, pues no se queden ahí y ayúdenme a bajarlos, que los niños están muy ansiosos e ilusionados.

Fréderic y uno de sus primos tomaron las bandejas que Marie les ofreció, las llenaron con los bobos y las depositaron al pie de la vereda, donde comenzaba el maizal.

─ Ahí te los dejamos. Nosotros vamos a seguirle, que se ve que apenas viene lo bueno ─ apuntó Frédéric….

 

De la Autora, Norma Blanco Maasberg

Nació en 1973 en el estado de Veracrua. Desde Pequeña sintió la inaplazable urgencia de escribir, por lo que decide dedicarse al periodismo.

Tras vencer la resistencia familiar, realizó estudios en Ciencias de la Comunicación, colaborando como reportera y conductora en medios estatales. Incansable, obstinada, persistente. La vida la llevó por otros derroteros hasta que, en enero de 2012, ingresa a los talleres literarios de Beatriz Rivas, para cultivar su pasión.

Exiliada en la Ciudad de México, se estrena como novelista llevándonos a un viaje por un pasado que se diluye en la memoria de unos pocos. Una corresponsalía que es testimonio y homenaje del lugar donde vivió hasta los 17 años

 

 

Demasiado Amor

Demasiado amor

Autor: Sara Sefchovich
Editorial: Alfaguara
Páginas: 213
Precio: $239 Librería Gandhi y $198.37 Amazon *
ISBN: 978-607-113-655-8

*Los precios se actualizan constantemente en las páginas

Sinopsis:

Demasiado Amor es una intensa novela de amor contada a través de las vivencias de Beatriz. También, la historia de dos hermanas que deciden comprar una casa en un pueblito de Italia. Para lograr ese sueño, una de las dos deberá viajar primero y la otra deberá quedarse en México para trabajar y mantener a ambas. Beatriz se queda porque el destino hará que se cruce con un hombre misterioso que la llevará por todos los caminos de México y la hará vivir el amor con una intensidad que nunca había imaginado.

¿Por qué en El lugar de Beatriz?

Esta novela es una recomendación de mi maestra del curso Mujeres y Culinaria en la Historia de México, la historiadora Patricia López. Hace un par de semanas ocupamos las dos horas de clase para recomendación de libros de autores mexicanos, cuyo protagonista es la comida, o al menos lleva un papel importante en la trama. Imaginen como me brillaron los ojitos. La mayoría de los textos que yo tenía en cola eran de todas partes del mundo menos mexicanos. Sobre estos ni siquiera había oído hablar de ellos. Valga la presente como agradecimiento.

Mi opinión

Excelente, El libro es maravilloso. Demasiado Amor, desde la primera página quedé enganchada, picada, fascinada. Es un libro que se lee fácil. En paralelo se desarrollan dos historias y gozas ambas.

La primera, la de las hermanas que hacen planes para poner una casa de huéspedes en un pueblito de Italia. Una hermana se va por delante, para rentar y comenzar a preparar el terreno, la otra (Beatriz) se queda en México para trabajar duro. Al principio todo o casi todo el dinero que gana Beatriz se va para Italia, y poco a poco la de Italia necesita menos ayuda, conforme se establece y comienza a hacer su vida del otro lado del mundo.

La segunda historia inicia el mismo día que se separan las hermanas, cuando Beatriz se siente sola y se va a meter a un Vip’s a tomar un café. Allí conocerá al amor de su vida.

La novela está estructurada intercalando un capítulo de las hermanas y otro del amor tórrido. Este último más como resumen de todo lo vivido, lo paseado y lo bailado. Y donde entra la comida???? En muchas partes del libro.

Para recordar:

Pude haber elegido el capítulo más gastronómico de esta novela Demasiado Amor, donde Beatriz enumera todos los platillos mexicanos que compartieron en tantos años de viaje por la república; sin embargo elegí este que me pareció hermoso. Espero les guste.

Contigo conocí los trece cielos y los cinco soles, los cinco mares, los cinco colores y las cuarenta y dos razas de la planta del maíz. Contigo conocí los cuatro espacios y los cuatro tiempos, los cuatro elementos y los cuatro puntos cardinales que son las direcciones del mundo. Conocí tres sierras madres y un eje volcánico, las tres virtudes teologales que son la fe, la esperanza y la caridad y las tres virtudes cardinales que son la inteligencia, la memoria y la voluntad. Contigo conocí todas las frutas, todas las flores y todos los árboles. Conocí el sonido del viento y el color de la luz, la densidad del agua y la ligereza de la tierra, las mil especies de cactáceas que nacen en este país y las mil artesanías que hacen con sus manos los indios; los trescientos nombres del maíz y los trecientos veinticinco usos del cacahuate. Conocí los cuatro colores del mole, los cuatro del zapote y los cuatro sabores de las aguas frescas; los tres colores del pozole, los tres tipos de plátanos y los tres de tunas. Y también conocí las muchas variedades de frijol, los muchos tipos de chiles y de yerbas, las muchas suertes que se pueden hacer con un caballo, las muchas formas como se puede cocinar un cerdo y las muchas, muchísimas maneras de hacer el amor.

Tú me enseñaste los lugares de antier en los que Dios estaba en todas partes y los lugares de ayer en los que Dios estaba en el cielo y los lugares de hoy sin Dios.

Contigo aprendí que el maguey es sagrado, que el frijol es sagrado y que el pulque y el peyote también lo son. Pero aprendí que lo más sagrado es el maíz. Por eso supe que los Cristos se hacen de caña y que los primeros seres humanos se hicieron de maíz. Maíz causa de la vida, su gracia, alimento de los dioses y de los hombres, grano sagrado, planta divina, carne nuestra que naciste en Tamoanchán.

Por todos los caminos y por todos los lugares vimos el maíz, vimos el maguey y el frijol, vimos la caña de azúcar, vimos la fruta.

Trepados en el cono volcánico de Xihuingo vimos los llanos de Apan con sus magueyes y sentí un enorme amor por este país. Trepados en las ruinas de Monte Albán vi la tierra seca y pobre y sentí un enorme amor por este país. En las cumbres de Telapon y en El Tláloc, vi todo lo que al ser humano le está dado ver y sentí un enorme amor por ti y por este mi país, país de cerros y volcanes, de milpas y magueyes, de colores y sonidos, de indios y dioses.

De la Autora, Sara Sefchovich:

Sara Sefchovich Wasongarz (2 de abril de 1949) es una socióloga, historiadora, escritora, catedrática, investigadora, traductora, comentarista y conferencista mexicana, autora de catorce libros y múltiples artículos en periódicos y revistas. Su primera novela, Demasiado amor, publicada en 1990, la hizo merecedora del Premio “Agustín Yáñez” y fue llevada al cine en 2002. Publica una columna en el periódico El Universal desde hace más de veinte años.

Nació en la Ciudad de México el 2 de abril de 1949. Realizó sus estudios de sociología a nivel licenciatura (1977) y maestría (1987) en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). En 2005 obtuvo un doctorado en Historia de México en la Facultad de Filosofía y Letras de la misma universidad. Ha impartido clases en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM y ha sido profesora visitante en la Universidad Estatal de Arizona.

Se desempeña como investigadora del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM desde 1977 y del Sistema Nacional de Investigadores del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) desde 1985. Obtuvo la beca Guggenheim en el período 1989-1990. Ha escrito libros de ensayo, novelas, libros colectivos, cuentos, artículos para revistas y suplementos culturales. Algunas de sus obras se han traducido a seis idiomas.

En 2002, su novela Demasiado amor fue adaptada al cine bajo la dirección de Ernesto Rimoch y protagonizada por Karina Gidi y Ari Telch. Su libro La suerte de la consorte se presentó como texto medular del programa cultural «Leo…luego existo» del Instituto Nacional de Bellas Artes.

Ha colaborado para el periódico El Universal durante más de veinte años y también para los periódicos La Jornada y Reforma. Participó en el noticiero Monitor de 1996 a 1998 en Radio Red, y de 2002 a 2006 en Radio Monitor. Es columnista del sitio web Diario Judío.

Otras Novelas de Sara Sefchovich:

Demasiado Amor   (1990)

La Señora de los sueños (1993)

Vivir la vida (2000)


La Cena, de Herman Koch

La Cena

La Cena

 

Autor: Herman Koch
Editorial: Narrativa Salamandra
Páginas: 284
Precio: $155  en ambas Gandhi y Amazon *
ISBN: 978-84-9838-303-4

Adaptada al Cine: si

*Los precios se actualizan constantemente en las páginas

Sinopsis:

La Cena se desarrolla en Dinamarca, meses atrás tres jóvenes (Rick, Beau y Michael) quisieron usar un cajero automático, dos eran hermanos, uno de ellos adoptado, el tercero, era su primo. El hermano no adoptado -Rick- entra al cajero y encuentra a una mendiga durmiendo. Se molesta. La mendiga huele mal. El hermano adoptado -Beau- sugiere utilizar otro cajero, pero el Rick y su amigo Michael deciden golpear a la indigente.

El autor centra la historia en los padres de los muchachos: Serge, un político candidato a primer ministro y su esposa Babette son los padres de Rick y del adoptado Beau. El hermano de Serge es Paul, que lleva años sin trabajar, y Claire, su mujer, padres de Michel. La historia transcurre durante una cena en un restaurante para tratar del tema, la tensión se siente en el ambiente, y durante el evento vienen a la memoria recuerdos de cómo se fueron dando las cosas.

¿Hasta dónde es capaz de llegar un padre para encubrir a un hijo que comete un delito injustificable? ¿Debe prevalecer el instinto de protección paterna, o la lealtad a unas normas sociales que garantizan la coherencia y la fortaleza del grupo?

¿Por qué en El lugar de Beatriz?

La novela La Cena está estructurada en los diferentes momentos de una cena formal con capítulos en cada uno de ellos (aperitivos, entrantes, segundo, postres, digestivo y propina). Es un modo curioso de compartimentar la acción, de justificar el título, pero debo de aclarar que no tiene nada de suculenta ni apetitosa la trama.

Mi opinión
(Excelente, Muy bueno, Me gustó-pudo ser mejor, No vale la pena, Muy malo)
Muy Bueno, Siempre he creído que los grandes libros te provocan algo, te dejan alguna sensación en el estómago. Pueden ser mariposas, colores, ternura, amor, horror o asco. Este en particular me dejó vacío estomacal. A mi parecer muy recomendable.

 

La Cena

 

Para recordar:

Me pareció apropiado hacer referencia a los pocos momentos gourmet que tiene el libro…vaaaa:

El meñique del maître había señalado en primer lugar mi filete de gallina de Guinea envuelto en una loncha de tocino alemán, y luego había pasado a la guarnición: un montoncito de “discos de lasaña de berenjena con ricota” ensartado en un palillo de cóctel, que más parecía un sándwich club en miniatura, y una mazorca de maíz ensartada en un resorte que, probablemente, servía para coger la mazorca sin mancharse los dedos, pero tenía algo ridículo, o no, ridículo no es la palabra, sino más bien algo que pretendía ser divertido, como un guiño del cocinero o algo por el estilo. El resorte era cromado y sobresalía un par de centímetros por ambos extremos de la mazorca, reluciente de mantequilla. Las mazorcas de maíz no me dicen nada, siempre me ha parecido repulsivo roerlas: es poco lo que comes y mucho lo que se te queda entre los dientes, por no hablar de la mantequilla que te gotea por la barbilla. Además, nunca he conseguido desembarazarme de la idea de que el maíz es, fundamentalmente, comida para cerdos.
Después de que el maître nos hubiera descrito las condiciones ecológicas de la granja donde habían sacrificado la vaca de la que habían sacado el turnedó de Serge y nos hubiese anunciado que volvería después para informarnos acerca de los platos de nuestras señoras, yo le señalé el racimo de bayas

Del Autor, Herman Koch

Herman Koch (Arnhem, 1953) debutó en 1985 con la colección de relatos De Voorbijganger. Ampliamente conocido en la actualidad por sus libros, sus columnas periodísticas y su trabajo de actor y productor en televisión, el salto a la fama internacional le llegó con La cena (Salamandra, 2010), sorpresa editorial del año 2009 en Holanda, escogido Libro del Año y galardonado con el Premio del Público. Su siguiente novela, Casa de verano con piscina (Salamandra, 2012), fue recibida con el mismo entusiasmo por el público y la crítica, que destacó la honestidad y el coraje con que Koch aborda temas de compleja ambigüedad. Desde entonces, se ha convertido en uno de los narradores europeos más provocadores y estimulantes del panorama contemporáneo, y sus libros, cuyos derechos de traducción se han vendido a más de cuarenta idiomas, son un fenómeno internacional.

 

Otras Obras de Herman Koch (en español):

La cena – 2009
Casa de Verano con Piscina – 2011
Estimado señor M – 2014