Libros

Jane Eyre

Jane Eyre

Autora: Charlotte Brontë

Género: Clásico, ficción histórica, narrativa, Literatura Inglesa

Formatos: Edición Kindle

Editorial: Alba

Páginas: 694

Precio: $209 Amazon  si tienes Prime de Amazon, $0      $99 Gandhi

ISBN: 978-84-9065-193-3

 

Sinopsis:

De Jane Eyre (1847), ciertamente una de las novelas más famosas de estos dos últimos siglos, solemos conservar la imagen ultrarromántica de una azarosa historia de amor entre una institutriz pobre y su rico e imponente patrón, todo en el marco truculento y misterioso de una fantasmagoría gótica. Y olvidamos que, antes y después de la relación central con el abismal, sardónico y volcánico señor Rochester, Jane Eyre tiene otras relaciones, otras historias: episodios escalofriantes de una infancia tan maltratada como rebelde, pasos de enfermedad y arduo aprendizaje en un tétrico internado, estaciones de penuria y renuncia en la más absoluta desolación física y moral, inesperados golpes de fortuna, e incluso remansos de paz familiar y nuevas –aunque engañosas– proposiciones de matrimonio. Olvidamos, en fin, que la novela es todo un libro de la vida, una confesión certera y severísima –rotundamente crítica– de un completo itinerario espiritual, y una exhaustiva ilustración de la lucha entre conciencia y sentimiento, entre principios y deseos, entre legitimidad y carácter, de una heroína que es la «llama cautiva» entre los extremos que forman su naturaleza.

 

 

¿Por qué en El lugar de Beatriz?

He leído toda mi vida; sin embargo, he pasado de largo frente a los clásicos. Gracias a los Audiolibros, estas lecturas se me hacen más llevaderas. Acostumbro a escucharlos mientras voy subrayando párrafos que son de mi agrado

 

Mi opinión (Excelente, Muy bueno, Me gustó-pudo ser mejor, No vale la pena, Muy malo)

Muy bueno

Después de superar la parte romántica/dramática, disfrute con mucho gusto las descripciones de la naturaleza, de las costumbres de la época, la crítica social y por supuesto el reconocimiento y premio a la vida de una mujer excepcional.

Jane Eyre siempre fue rebelde, no tenía nada de la fragilidad y delicadeza propia de las mujeres de su época. Le fue mal (pobre, huérfana, con familiares que no vieron por ella), pero seguramente no habría llegado hasta donde lo hizo, de no ser por su dignidad, su constancia y dedicación, por su fortaleza de carácter. Así fue como logró alcanzar la meta de convertirse en institutriz. No se rindió. Es una reivindicación del ser humano (quien actúa bien, le va bien en la vida)

¿quién debería de leer Jane Eyre?

Este libro es para quienes gusten de los libros clásicos, de la literatura inglesa, de la época Victoriana.

Es una historia romántica pero también de lucha y reclamo social.

 

 

Algo para recordar

Se acercaban las Navidades, y cuando llegaron ya estaba arreglado todo. Cerré la escuela de Morton, no sin antes asegurarme de que mis esfuerzos no habían sido estériles. Lo maravilloso de la suerte es que abre la mano si nosotros le abrimos el corazón, y dar un poco cuando hemos recibido en abundancia no es más que un desahogo que concedemos a la ebullición inusitada de nuestras emociones. Ya hacía tiempo que venía dándome cuenta con gran placer de que muchas de mis rústicas alumnas me querían, pero esa impresión quedó confirmada con creces cuando nos despedimos y ellas me expresaron abiertamente su afecto. Saber que ocupaba un lugar en sus sencillos corazones supuso una gratificación intensa, y les prometí que de allí en adelante todas las semanas las iría a ver a la escuela para darles una hora de clase. El señor Rivers se había quedado vigilando la salida de las chicas en fila delante de mí.

Cada aula contaba con sesenta alumnas. Cerré la puerta y, aún con la llave en la mano, me entretuve despidiéndome con especial cariño de las mejores, una media docena. Pocas veces se habrán dado entre las campesinas británicas unas jóvenes tan honradas, discretas e instruidas; y es bastante decir porque el campesinado inglés es uno de los más educados de Europa, digno de todo respeto. Desde entonces acá he conocido a muchas paysannes y Bäuerinnen96 que me parecieron ignorantes y toscas –incluso las mejores– en comparación con aquellas chicas de Morton. El señor Rivers se acercó a mí cuando se fueron. –¿Cree que le han merecido la pena estos meses de esfuerzo? –me preguntó–. ¿No le satisface saber que ha hecho el bien y ha dado un poco de alegría?

–Por supuesto que sí. –Y eso que han sido sólo unos meses. ¿No le parece que consagrar la vida a la tarea de mejorar la raza podría ser maravilloso? –Sí –dije–. Pero yo no soy capaz de dedicar a eso toda mi vida. Quiero disfrutar de mis propias capacidades, además de cultivar las ajenas, y es ahora cuando me ha llegado el tiempo de ese disfrute. Así que no me recuerde la escuela, porque se acabó, y tanto mi cuerpo como mi alma necesitan vacaciones. Pareció ensombrecerse. –¿Gozar ahora de qué? ¿A qué viene ese entusiasmo repentino? ¿A qué piensa dedicarse? –A desplegar la mayor actividad que me sea posible. Lo primero que quiero pedirle es que me preste a Hannah, y se busque otra criada para usted. –¿Y para qué necesita a Hannah?

–Para que venga conmigo a Moor House. Dentro de una semana llegan Diana y Mary, y quiero tenerlo todo dispuesto para recibirlas.

–Ya entiendo. Creí que planeaba algún viaje. Mejor así. Puede contar con Hannah. –Dígale entonces que esté preparada para mañana. Aquí tiene la llave de la escuela. La de casa mañana se la daré a primera hora. Cogió la llave. –La veo a usted muy contenta de dejar esto –dijo–. No acabo de entender su júbilo, no se me alcanza qué tareas va a emprender para sustituir la que abandona.

¿Qué meta persigue ahora, en qué consisten sus ambiciosos propósitos? –Mi primer propósito es llevar a cabo una limpieza general, no sé si conoce el alcance de esta expresión, limpiar Moor House de arriba abajo, desde las alcobas hasta el sótano. El segundo, emplear todas las bayetas que hagan falta para darle cera a los suelos para que reluzcan como nuevos. El tercero, colocar con precisión matemática sillas, mesas, camas y alfombras. Luego haré todo lo que esté en mi mano para arruinarle a usted encargando turba y carbón porque me propongo que en cada habitación arda un fuego hermoso. Y por último, dos días antes de que lleguen sus hermanas, Hannah y yo nos dedicaremos de lleno a batir huevos, rallar especias, escoger frutos secos y picar fruta para hacer pasteles y tartas de Navidad, aparte de celebrar otros variados ritos culinarios, cada uno de los cuales podría describirse con palabras; pero a un profano en la materia como usted no le dirían nada. Mi objetivo, en resumen, es el de tenerlo
todo completamente a punto para cuando lleguen Mary y Diana el jueves próximo; lo único que ambiciono es que la bienvenida a su casa les parezca ideal. St. John sonrió levemente; pero seguía insatisfecho. –Bueno –dijo–, todo eso está muy bien de momento. Pero espero que una vez pasado el primer embate de euforia, y se lo digo en serio, mire un poco más allá de esos trajines domésticos y ambicione algo más elevado que los goces del hogar. –Los goces del hogar –interrumpí– son los más dulces del mundo. –No, Jane, se equivoca. Este mundo no es un escenario para el disfrute, ni intente convertirlo en tal. Tampoco es un lugar de reposo, no se me vuelva indolente, Jane. –Todo lo contrario, lo que intento es estar todo el día ocupada. –Está bien, Jane, por ahora pase. Le concedo dos meses para que disfrute a sus anchas de la nueva situación y saboree los encantos de la convivencia con una familia hallada tardíamente. Pero luego espero que sus miras se eleven por encima de Moor House, de Morton y del entorno fraternal, con sus comodidades sensuales y su paz egoísta derivadas de una refinada civilización. Espero que vuelva a sentirse sacudida por las energías de su alma inquieta. Le miré con asombro. –St. John –le dije–, es una perversidad que me hable así. Me dispongo a ser feliz como una reina, y usted se empeña sin tregua en echarme abajo la alegría. ¿A santo de qué?

–A santo de que saque partido del talento con que Dios la dotó, y del cual vendrá a pedirle cuentas algún día, no lo dude. La vigilaré de cerca y con todo celo, Jane, se lo aviso, para intentar contrarrestar el desmedido entusiasmo con que se entrega a los vulgares placeres domésticos. No se aferre con tanta contumacia a las ataduras de la carne. Reserve su tenacidad y su fervor para causas más dignas y no los despilfarre en metas triviales y efímeras. ¿Me está oyendo, Jane? –Sí, como si me hablara en griego. Creo tener motivos suficientes para ser feliz, y me propongo serlo. ¡Hasta la vista! Fui feliz en Moor House y tanto Hannah como yo pasamos unos días muy atareados. Ella estaba encantada al verme de tan buen humor, en medio de aquel jaleo de casa, con todo patas arriba, cocinando, barriendo, fregando y cepillando. Poco a poco, tras un par de días inmersa en la mayor confusión, empezamos a poner orden paulatinamente en el caos que nosotras mismas habíamos armado, y nos complacía irlo logrando. Yo antes de emprender la tarea había viajado a S. para comprar muebles nuevos, aprovechando que mis primos me habían autorizado a hacer todos los cambios que me diera la gana. Y de hecho, habíamos apartado una suma de dinero destinada a ello. Las salas y los dormitorios los dejé más o menos como estaban, porque me pareció que a Diana y Mary les gustaría más encontrarse con sus camas, mesas y sillas de siempre, que verlas sustituidas por espectaculares innovaciones. Pero hacía falta introducir algún detalle a la moda como ingrediente para conmemorar aquel regreso, así que compré unas cortinas oscuras, unas alfombras preciosas, así como nuevas tapicerías, y elegí cuidadosamente unas cuantas figuras de bronce y porcelana, espejos y un neceser para cada coqueta, lo cual daba a las estancias un aire rejuvenecedor, sin resultar chillón. Cambié enteramente los muebles de un gabinete y un dormitorio de invitados, sustituyéndolos por otros de caoba antigua y tapicería carmesí. Puse una estera en el pasillo, alfombré la escalera y, cuando quedó todo rematado, me pareció Moor House por dentro tal ejemplo de acogedor bienestar como por fuera de desolación invernal y de triste aislamiento. Por fin llegó el jueves. Esperábamos a Diana y Mary hacia el anochecer, así que antes de la puesta de sol ya estaban encendidas las chimeneas de arriba y las de abajo, la cocina reluciente, Hannah y yo bien arregladas y todo en orden.

Primero llegó St. John. Le había pedido yo que nos dejara en paz hasta que estuviera todo preparado, y así lo hizo. La sola idea del barullo, sórdido y trivial, que iba a conmocionar la casa fue suficiente para mantenerlo alejado. Me encontró en la cocina, vigilando el horno, donde se estaban haciendo unos pastelillos para el té. –¿Está contenta, por fin, con su trabajo de criada? –me preguntó acercándose. Y yo, por toda contestación, le invité a que inspeccionara conmigo todos los trabajos que había llevado a cabo. Tras insistir un poco, conseguí que me acompañara a dar una vuelta por la casa. Se limitó a echar una mirada dentro de las habitaciones, a medida que yo le iba abriendo las puertas. Luego, después de aquel recorrido subiendo y bajando escaleras, dijo que tenía que haberme afanado y fatigado mucho para hacer tantos cambios en tan poco tiempo, pero no pronunció una sola frase que dejara traslucir su complacencia ante la transformación del hogar. Su silencio me desazonó. Tal vez –pensé– aquellas alteraciones habían atentado contra recuerdos preciosos para él. Le pregunté que si era eso lo que le pasaba, en un tono de evidente decepción. Dijo que no, que de ninguna manera. Le parecía, por el contrario, que había sido escrupulosamente fiel a los recuerdos. Lo que le preocupaba, en realidad, era que hubiera consagrado a aquel asunto más tiempo y cavilaciones de lo que se merecía. Me preguntó que cuántos minutos me había llevado, por ejemplo, estudiar la distribución del cuarto donde estábamos. Y ya que venía a cuento, ¿podía decirle dónde estaba tal libro? Le señalé enseguida el tomo que había mencionado, lo sacó de la estantería, se retiró a su rincón de siempre y se puso a leer. Me desagradó mucho aquello, a decir verdad. Y empecé a pensar, lector, que St. John sería muy bueno, pero que había acertado al describirse a sí mismo como egoísta y frío. Era incapaz de apreciar los pequeños placeres de la vida; ni las relaciones humanas ni las comodidades tenían el menor atractivo para él. No concebía otra aspiración que la de perseguir lo perfecto y lo elevado y a esa persecución dedicaba literalmente su vida. Pero jamás se permitía el descanso ni estaba dispuesto a permitírselo a quienes le rodeaban. Al contemplar su frente altiva, pálida e inmóvil como una piedra blanca, y los bellos rasgos de su rostro absorto en la lectura, comprendí de repente que nunca podría ser un buen marido y me imaginé lo difícil que le resultaría a cualquier mujer aguantar su compañía. Y una especie de inspiración me llevó a entender la naturaleza de su amor por la señorita Oliver; tenía razón él al decir que no pasaba de ser una pasión sensual. Y era comprensible que se despreciara a sí mismo al constatar la excitación febril a que ella lo sometía, y también que luchara por sofocar y destruir tal influjo, y que desconfiara de que pudiera conducirlos, a ella y a él, a una dicha duradera. Me di cuenta de que St. John estaba hecho del material con que la naturaleza esculpe a sus héroes, ya sean cristianos o paganos, a sus legisladores, estadistas y conquistadores, una peana sólida para edificar sobre ella los grandes intereses.

Pero fría y agobiante columna, tan triste como anacrónica, colocada junto al fuego hogareño de una chimenea. «Este cuarto de estar no es su mundo –reflexioné–; le irían mucho mejor la cordillera del Himalaya, las selvas de los cafres o incluso los pantanos insalubres de las costas de Guinea. En el seno de la vida doméstica no se encuentra en su elemento, y por eso lo evita. Sus facultades se empantanan aquí, no pueden desarrollarse ni experimentar mejora. Es en los escenarios de batalla y riesgo, aquellos donde se pone a prueba el valor y se requieren energía y fortaleza, donde necesita moverse y pronunciarse como caudillo. Aquí, en casa, cualquier niño feliz le dejaría sin atributos. Su elección como misionero ha sido acertadísima; acabo de verlo claro.»

–¡Ya vienen! ¡Ya vienen! –gritó Hannah, irrumpiendo en el salón, cuya puerta había abierto de golpe. En aquel mismo momento, el viejo Carlo se puso a ladrar de alegría. Salí corriendo. Ya era de noche, pero se oía claramente un retumbar de ruedas. Hannah se apresuró a encender una linterna. El vehículo se paró ante la verja, el cochero abrió la portezuela y se apearon, una tras otra, las dos figuras familiares. Al minuto siguiente ya estaba yo acariciando, bajo sus respectivos sombreros, primero las suaves mejillas de Mary y luego los abundantes rizos de Diana. Se reían, nos besaban a mí y a Hannah, le hacían mimos a Carlo, que se agitaba loco de contento, y preguntaban ansiosamente qué tal iba todo. Cuando les dijimos que muy bien, se apresuraron a entrar en la casa. Venían entumecidas del traqueteo del coche, después de tantas horas de viaje desde Whitcroos, y además heladas de frío, pero enseguida volvió el color y la animación a sus dulces rostros al calor del fuego luminoso. Mientras el cochero y Hannah acarreaban el equipaje, me preguntaron por St. John, que en ese mismo momento salía del cuarto de estar y avanzaba hacia ellas. Las dos le echaron los brazos al cuello al mismo tiempo. Él las besó por orden, serenamente, y les dio la bienvenida en voz queda. Se quedó un rato hablando con ellas y luego se volvió al cuarto de estar, como buscando refugio, aunque suponía –dijo– que enseguida nos reuniríamos todos allí. Yo tenía velas encendidas para acompañarlas a sus respectivos dormitorios, pero antes Diana quiso ofrecer hospitalidad al cochero. Al fin me siguieron al piso de arriba. Se mostraron encantadas con los cambios y celebraron tan expansiva como generosamente mi elección de tapicerías, alfombras y jarrones coloreados de porcelana. Me hicieron sentir el placer de haber acertado exactamente con sus gustos, y eso añadió aún mayor encanto a la alegría que me causaba su regreso. Fue una velada muy grata. La elocuencia que mis primas, presas de entusiasmo, desplegaron en sus comentarios contrarrestó la actitud taciturna de St. John. No cabía duda de que la llegada de sus hermanas le había alegrado, pero era incapaz de expresarlo con el fervor y arrebato de que ellas hacían gala. El acontecimiento en sí –la llegada de sus hermanas– le bastaba para sentirse bien, pero le apabullaban los comentarios accesorios, aquel alboroto que desataban las lenguas. Comprendí que estaba deseando que llegara el día siguiente para que la vida volviera a encarrilarse. Una hora después de haber tomado el té, un aldabonazo intempestivo en la puerta vino a interrumpir nuestra eclosión de júbilo. Enseguida entró Hannah. –Ha venido un pobre chico, ya ve usted a qué horas quiere que el señor Rivers vaya a ver a su madre, dice que se está muriendo. –¿Dónde vive, Hannah? –Pues en Whitcross Brow nada menos, ya ve.

Casi cinco millas. Y pantanos y musgo por todo el camino. –Dígale que ahora mismo voy.

–Yo no se lo aconsejo, señor –dijo Hannah–, no hay peor camino que ése en cuanto cae la noche, es pura ciénaga, no tiene ni rodadas. Y luego con una noche tan inclemente como la que hace, que pocas veces he visto un viento que corte la cara así. No vaya, señor, que el chico lleve recado de que irá usted mañana. Pero él ya estaba en el pasillo poniéndose la capa y se marchó sin poner la menor objeción. Eran las nueve y hasta medianoche no volvió. A pesar de llegar helado y cansadísimo, traía un aspecto más feliz que cuando nos dejó. Había cumplido con su deber, se había exigido algo a sí mismo, y se sentía satisfecho de haber ejercitado su capacidad de decir que sí cuando pudo decir que no. Mucho me temo que toda la semana que siguió a la llegada de sus hermanas exasperó a St. John y puso a prueba su paciencia. Era la semana de la Navidad y ni ellas ni yo nos entregamos a otra cosa que a aquella especie de febril disipación que nos proporcionaba la actividad doméstica. El aire de los páramos, la libertad de estar en casa y el regodeo ante la incipiente prosperidad actuaron como un elixir vivificante sobre el ánimo de mis primas. Estaban alegres de la mañana a la noche, siempre locuaces y dispuestas a pegar la hebra. Para mí su conversación rápida, ingeniosa y siempre original tenía tal atractivo que la prefería sin comparación a cualquier otra cosa. St. John no nos reprochaba aquella animación, pero la rehuía. Paraba poco en casa. Su parroquia era extensa y abarcaba varios lugares dispersos, así que tenía tarea de sobra con sus visitas cotidianas a los feligreses enfermos o menesterosos que requerían su ayuda.

De la Autora – Charlotte Brontë

Nació en 1816 en Thornton (Yorkshire), tercera hija de Patrick Brontë y Maria Branwell. En 1820 el padre fue nombrado vicario perpetuo de la pequeña aldea de Haworth, y allí pasaría Charlotte casi toda su vida.

 

Húerfanos de madre a muy corta edad, los cinco hermanos Brontë fueron educados por su tía.

 

En 1824, junto con sus hermanas Emily, Elizabeth y Maria, acudió a una escuela para hijos de clérigos; Elizabeth y Maria murieron ese mismo año, y Charlotte siempre lo atribuyó a las malas condiciones del internado.

Estudiaría posteriormente un año en una escuela privada, donde ejerció asimismo como maestra; fue luego institutriz, y maestra de nuevo en un pensionado de Bruselas, donde en 1842 estuvo interna con Emily.

De vuelta a Haworth, en 1846 consiguió publicar un volumen de

 

 

Otros libros de Charlotte Brontë

Shirley
El Profesor
Poemas de Currer Bell
Villete

Kena Delicias, Su Majestad la Pasta

Kena Delicias Su Majestad la Pasta

Editorial Ferro, S.A.
98 páginas
Publicado en octubre de 1972

Estupendas variaciones sobre un mismo tema: tartas, tartaletas, país, empanadas y pastas italianas.
Esta revista la tenía mamá en casa y debí de utilizarla por primera vez a principios de los ochentas. Oh sorpresa las Empanadas Especiales.

Busqué y busqué en puestos de revistas usadas. La encontré en buenas condiciones…pero ya ahora se está desbaratando. Esta misma semana buscaré empastarla. Vale la pena.

Si la encuentras, COMPRALA

Link: no está disponible.

El contenido:

Masas

Pasta Sencilla y una costra más fina
Costra quebradiza, Costra de queso para país de frutas, Costra de aceite, Costra para pai frío, costra de Galletas o cereales, Costra de Galletas y nuez, Costra de chocolate, Costra de nuez, Costra de merengue, Costra de coco, Costra de nuez, avellana o almendra.

Pays

Dulces

– Manzana (clásico, a la inglesa), Durazno, Zarzamora, Piña y crema pastelera, Mango, Chabacano, Con relleno de crema (crema, crema/fresa, chocolate/crema, Chocolate/caramelo, crema/chocolate rallado, Piña y crema, Crema y plátano), Ciruelas, Frio de fresas, Calabaza, Tejocote y cerezas, Coco, Crema de durazno, Kalhúa, Mousse de chocolate, Dos pays de queso (Queso Crema y Queso-Piña, Limón, Celestial, Navideño, Dátil, Naranja y toronja

Salados

– Atún, Queso y Jitomate, Pimientos, Hongos y tocino, Del Pastor, De Pollo, De Ternera,

 

Tartaletas

– Merengue
– Canastilla de riñones

 

Empanadas y volovanes

– Empanadillas saladas, Empanadas de pasta especial, EMPANADAS MEDIANAS de hojaldre, empanadas de hojaldre para freír, empanadas de almendras, empanadas estilo antiguo, Glikadia, Empanadas de cerveza, Pastes pachuqueños EMPANADAS GRANDES empanada a la española, empanada de queso, empanada de bacalao a la mexicana, empanadas a la vizcaína, empanadas sudamericanas, empanadas cordobesas

– Rellenos para empanadas: de picadillo, de rajas, de pollo, de chorizo. Empanadas mexicanas (calabaza, papa, sesos, picadillo, huitlacoche)
– Relleno de mariscos para volovanes

 

Pastas italianas:

-Canelones, Manicotti, macarrones con salsa de chile poblano, ñoquis de papa, espagueti con hongos, espagueti con salsa de atún, macarrones con pimientos morrones, espagueti con ejotes, ensalada de coditos y pimientos, cacerola de macarrón, Tallarines con tomate, Sopa de coditos, Lasaña partenope, Tallarines con Salchicha o longaniza

 

Lo que ya hice lo marqué en NEGRITAS

Oliver Twist

Oliver Twist

 

Autora: Charles Dickens

Género: Clásico, ficción histórica, narrativa, Literatura Inglesa

Editorial: Grupo Editorial Tomo

Páginas: 446

Precio:  Amazon    y   $169  Gandhi

ISBN: 978-607-415-710-9

 

Sinopsis:

La historia del pequeño Oliver, criado en un hospicio, empleado y maltratado en una funeraria, que al escapar rumbo a Londres es reclutado por una banda de ladrones que él no reconoce como tales. Es la novela de denuncia social más dramática de Charles Dickens y una de las primeras de este tipo en la literatura universal.

 

¿Por qué en El lugar de Beatriz?

Porque además de lecciones de vida, lecciones familiares, también hay comida (ausencia y banquetes).

 

Mi opinión (Excelente, Muy bueno, Me gustó-pudo ser mejor, No vale la pena, Muy malo)

Muy bueno. El año pasado leí Canción de Navidad  https://ellugardebeatriz.com.mx/cancion-de-navidad/, mi primera lectura de Dickens. Me encantó la narrativa de este escritor.

Nuevamente una historia muy conocida, que seguramente he visto en TV en diferentes versiones. Una narrativa fácil de la época victoriana, pero con un enfoque diferente (suelen ser historias románticas, rosas). Dickens nos muestra aspectos biográficos, el vivió una niñez difícil, con su padre encarcelado, la familia pasando penurias, y una infancia de duro trabajo. Siempre enfatizando la desigualdad social, el desamparo de los necesitados. A diferencia de Canción de Navidad, este otro libro es un poco más largo, detallista e ilustrativo de escenas de la época. Tengo el libro pero es una historia que se presta para escucharla en AUDIOLIBROS.

 

¿quién debería de leer Oliver Twist?

Quienes gustan de la literatura inglesa, la época victoriana. A pesar de retratar la dura vida de este niño, estamos hablando de una historia fácil de leer.

 

Algo para recordar

Una fría noche de invierno, en una pequeña ciudad de Inglaterra, unos transeúntes hallaron a una joven y bella mujer tirada en la calle. Estaba muy enferma y pronto daría a luz un bebé. Como no tenía dinero, la llevaron al hospicio, una institución regentada por la junta parroquial de la ciudad que daba cobijo a los necesitados. Al día siguiente nació su hijo y, poco después, murió ella sin que nadie supiera quién era ni de dónde venía. Al niño lo llamaron Oliver Twist.

En aquel hospicio pasó Oliver los diez primeros meses de su vida. Transcurrido este tiempo, la junta parroquial lo envió a otro centro situado fuera de la ciudad donde vivían veinte o treinta huérfanos más. Los pobrecillos estaban sometidos a la crueldad de la señora Mann, una mujer cuya avaricia la llevaba a apropiarse del dinero que la parroquia destinaba a cada niño para su manutención. De modo, que aquellas indefensas criaturas pasaban mucha hambre, y la mayoría enfermaba de privación y frío.

El día de su noveno cumpleaños, Oliver se encontraba encerrado en la carbonera con otros dos compañeros. Los tres habían sido castigados por haber cometido el imperdonable pecado de decir que tenían hambre. El señor Blumble, celador de la parroquia, se presentó de forma imprevista, hecho que sobresaltó a la señora Mann. El hombre tenía por costumbre anunciar su visita con antelación, tiempo que la señora Mann aprovechaba para limpiar la casa y asear a los niños, ocultando así las malas condiciones en las que vivían los pobres muchachos.

-¡Dios mío! ¿Es usted, señor Bumble? -exclamó horrorizada la señora Mann.

Y, dirigiéndose en voz baja a la criada, ordenó:

-Susan, sube a esos tres mocosos de la carbonera y lávalos inmediatamente.

-Vengo a llevarme a Oliver Twist -dijo el celador-. Hoy cumple nueve años y ya es mayor para

permanecer aquí.

-Ahora mismo lo traigo -dijo la señora Mann saliendo de la habitación.

Oliver llegó ante el señor Bumble limpio y peinado; nadie hubiera dicho que era el mismo muchacho que poco antes estaba cubierto de suciedad. Al poco rato, el celador y el niño abandonaban juntos el miserable lugar.

Oliver miró por última vez hacia atrás; a pesar de que allí nunca había recibido un gesto cariñoso ni una palabra bondadosa, una fuerte congoja se apoderó de él. «¿Cuándo volveré a ver a los únicos amigos que he tenido nunca?», se preguntó. Y, por primera vez en su vida, sintió el niño la sensación de su soledad.

Nada más llegar al nuevo hospicio, Oliver fue llevado ante la junta parroquial y allí, el señor Limbkins, que era el director, se dirigió a él.

– ¿Cómo te llamas, muchacho?

Oliver, asustado, no contestó; de repente, sintió un fuerte pescozón que le hizo echarse a llorar, había sido el celador que se encontraba detrás de él.

-Este chico es tonto -dijo un señor de chaleco blanco.

-¡Chist! -ordenó el primero. Y, dirigiéndose a Oliver, dijo-: Hasta ahora, la parroquia te ha criado y mantenido, ¿verdad? Bien, pues ya es hora de que hagas algo útil. Estás aquí para aprender un oficio. ¿Entendido?

-Sí. Sí, señor -contestó Oliver entre sollozos.

En el hospicio, el hambre seguía atormentando a Oliver y a sus compañeros: sólo les daban un cacillo de gachas al día, excepto los días de fiesta en que recibían, además de las gachas, un trocito de pan. Al cabo de tres meses, los chicos decidieron cometer la osadía de pedir más comida y, tras echarlo a suertes, le tocó a Oliver hacerlo. Aquella noche, después de cenar, Oliver se levantó de la mesa, se acercó al director y dijo:

-Por favor, señor, quiero un poco más.

– ¿Qué? -preguntó el señor Limbkins muy enfadado.

-Por favor, señor, quiero un poco más -repitió el muchacho.

El chico fue encerrado durante una semana en un cuarto frío y oscuro; allí pasó los días y las noches llorando amargamente. Sólo se le permitía salir para ser azotado en el comedor delante de todos sus compañeros. El caso del «insolente muchacho» fue llevado a la junta parroquial; ésta decidió poner un cartel en la puerta del hospicio ofreciendo cinco libras a quien aceptara hacerse cargo de Oliver.

El señor Gamfield era un hombre de rasgos groseros y gestos rudos, deshollinador de profesión. Una mañana iba paseando por la calle, pensaba cómo podría pagar sus deudas; al pasar frente al hospicio, sus ojos se clavaron en el cartel recién colocado.

-¡Sooo! -ordenó el señor Gamfield azotando a su burro.

El hombre del chaleco blanco estaba en la puerta, y al momento entendió que Gamfield era el tipo de amo que le hacía falta a Oliver; de modo que fue a llamar al señor Limbkins. Éste salió inmediatamente y, al ver el interés que manifestaba el deshollinador por el muchacho, se frotó las manos y dijo con aire apesadumbrado:

-Usted quiere al chico para realizar un oficio peligroso; así que cinco libras nos parece mucho dinero.

-Entonces, ¿cuánto me darán si me lo quedo? -preguntó Gamfield.

-Tres libras y diez chelines -contestó el director.

-No seas tonto -dijo el señor del chaleco blanco-, llévatelo. Es exactamente el muchacho que necesitas. Unos cuantos palos le vendrán bien y no te preocupes por su manutención: no está acostumbrado a llenar su estómago, ¡ja, ja, ja!

El trato quedó inmediatamente cerrado. A continuación, se ordenó al señor Bumble que llevara aquella misma tarde a Oliver ante el juez para que aprobara y firmara el contrato. El magistrado se encontraba en una estancia enorme sentado detrás de un escritorio. Bumble colocó a Oliver frente a él y dijo:

-Éste es el muchacho, señoría.

El anciano se puso las gafas y sus ojos toparon con el rostro pálido y aterrorizado de Oliver.

-¡Muchachito! -dijo el anciano-. ¿Por qué estás asustado?

Oliver, desconcertado por el tono suave y benévolo del juez, cayó de rodillas y, juntando las manos, suplicó: -¡Por favor, señor! Mándeme al cuarto oscuro… máteme de hambre si quiere…; pero no me obligue a ir con este hombre.

Tras unos instantes de silencio, el juez dijo en tono solemne:

-Me niego a firmar este contrato. Llévese al muchacho de nuevo al hospicio, y trátelo bien. Creo que lo necesita. A la mañana siguiente, el cartel en el que se ofrecían cinco libras a quien quisiera llevarse a Oliver, estaba otra vez colocado en la puerta del hospicio. El primero en interesarse por el negocio fue el señor Sowerberry, encargado de la funeraria parroquial. Era un hombre escuálido que siempre vestía un traje negro y raído. Después de revisar minuciosamente al muchacho, decidió quedárselo.

La junta parroquial decidió que Oliver se fuera con él aquella misma noche. Pero de camino a casa de su nuevo amo, el chico no pudo reprimir las lágrimas.

-Eres el muchacho más desagradecido que he visto en mi vida -le dijo el señor Bumble. -No, no señor. No soy desagradecido; pero es que me siento tan solo -contestó Oliver entre sollozos-. Por favor, señor, no se enfade conmigo.

Cuando llegaron a la funeraria del señor Sowerberry, Bumble ordenó a Oliver que se secara las lágrimas. -Aquí estoy con el muchacho. -¡Dios mío! -exclamó la señora Sowerberry- es muy pequeño.

-Sí, es bastante pequeño, pero n

o se preocupe, señora -dijo el señor Bumble-, ya crecerá. -¡Claro que crecerá! -contestó la mujer malhumorada-. ¿Y quién lo va a pagar? Mantener a los niños de la parroquia cuesta más de lo que se obtiene de ellos. ¡Menudo ahorro!

Y dirigiéndose a Oliver añadió: -¡Venga, talego de huesos. La mujer del dueño de la funeraria abrió una pequeña puerta y empujó a Oliver por una empinada escalera. Al final de ella, se encontraba la cocina, que era un sótano de piedra húmeda y oscura. Allí sentada estaba una muchacha sucia y desastrada. -Charlotte -ordenó la señora Sowerberry-, dale a este muchacho algunas de las sobras que hemos apartado para Trip.

Los ojos de Oliver se iluminaron al ver llegar el cuenco de comida y se lanzó sobre unos restos que hasta el perro habrá desdeñado, Cuando hubo acabado de comer, la señora Sowerberry llevó a Oliver hasta la tienda bajo cuyo mostrador había puesto un viejo colchón.

-Dormirás aquí. Supongo que no te molestará estar entre ataúdes. Y si te molesta, te aguantas. No hay otro sitio.

Solo ya en la funeraria, Oliver sintió un escalofrío, el hueco donde estaba el colchón también parecía un sepulcro. Oliver lo miró y, por un momento, deseó que aquélla fuera de verdad su tumba; así podría dormir eternamente y descansar en el camposanto, con la hierba acariciando su cabeza.

 

Del Autor, Charles Dickens (Charles John Huffam Dickens)

Charles John Huffam Dickens (Portsmouth, Inglaterra, 7 de febrero de 1812-Gads Hill Place, Inglaterra, 9 de junio de 1870) fue un escritor y novelista inglés, uno de los más reconocidos de la literatura universal, y el más sobresaliente de la era victoriana. Fue maestro del género narrativo, al que imprimió ciertas dosis de humor e ironía, practicando a la vez una aguda crítica social. En sus obras destacan las descripciones de personas y lugares, tanto reales como imaginarios. En ocasiones, utilizó el seudónimo Boz.

Sus novelas y relatos cortos gozaron de gran popularidad durante su vida, y aún hoy se editan y adaptan para el cine habitualmente. Dickens escribió novelas por entregas, formato que usaba en aquella época, por la sencilla razón de que no todo el mundo poseía los recursos económicos necesarios para comprar un libro. Cada nueva entrega de sus historias era esperada con gran entusiasmo por sus lectores, nacionales e internacionales. Fue y sigue siendo admirado como un influyente literato por escritores de todo el mundo.

*** de Wikipedia


Novelas

  • Los papeles póstumos del Club Pickwick (1836-1837)
    • Oliver Twist (1837-1839)
    • Nicholas Nickleby (1838-1839)
    • La tienda de antigüedades (1840-1841)
    • Barnaby Rudge (1841)
    • Martin Chuzzlewit (1843-1844)
    • Dombey e hijo (1846-1848)
    • David Copperfield (1849-1850)
    • Casa desolada (1852-1853)
    • Tiempos difíciles (1854)
    • La pequeña Dorrit (1855-1857)
    • Historia de dos ciudades (1859)
    • Grandes esperanzas (1860-1861)
    • Nuestro común amigo (1864-1865)
    • El misterio de Edwin Drood (1870) (inacabada, publicadas seis de las doce entregas previstas)

 

Cuentos

  • Una canción de Navidad (1843) (Conocida también como Un cuento de Navidad y Los fantasmas de Scrooge)
    • Las campanas (1844)
    • El grillo del hogar (1845)
    • La batalla de la vida (1846)
    • El hechizado (1848)
    • Una casa en alquiler (1858)
    • El guardavía (1866)

La Historiadora

La Historiadora

Título original: The Historian
Autora: Elizabeth Kostova
Género: Literatura contemporánea, narrativa femenina
Editorial: Umbriel
Páginas: 698
Precio:  $172 Librería Gandhi y $167 Amazon
ISBN: 84-95618-87-7

 

Sinopsis:

Durante años, se le ha considerado un mito, una leyenda que llena de miedo el corazón de los campesinos supersticiosos. Pero ahora, alguien ha decidido descubrir la verdad. Paul, un profesor de historia, revela por fin a su hija la tarea a la que ha dedicado tantos años. Tras la desaparición de su amigo el profesor Ross, Paul se sumergió en una angustiosa búsqueda que le llevó a través de antiguas bibliotecas en Estambul, monasterios en ruinas en Rumania, remotas aldeas de Bulgaria… Cuanto más se acercaba a Ross, más cerca estaba también de un ser que ha dejado un rastro sangriento a través de la historia, en viejos manuscritos olvidados, en canciones susurradas al oído. Un ser al que temían tanto antiguos sultanes otomanos como los actuales servicios secretos. Paul y su hija saben que él está cada vez más cerca. Y en sus corazones retumba una pregunta angustiosa… ¿Es posible que exista realmente… Drácula?

Esta novela, es el resultado de diez años de investigación.

¿Por qué en El lugar de Beatriz?

Estoy inscrita con varios Booktubers y alguno de ellos recomendó este libro. Amén que evidentemente se trata de un thriller (asesinatos, desaparecidos) y ficción (vampiros) hacía referencia a Europa oriental, monumentos, comidas, costumbres.

Mi opinión (Excelente, Muy bueno, Me gustó-pudo ser mejor, No vale la pena, Muy malo)

Me gustó-pudo ser mejor

Es un libro largo, muy largo (casi 700 páginas)

Narra la vida del profesor Paul y su hija. Cuando ella era niña, su mamá desapareció. Y a eso le aumentamos la desaparición del mentor del profesor, el Dr Rossi (que resulta ser papá de su esposa). Esa será la primera desaparición que tratarán de aclarar Paul y la hija del Dr Rossi, cuando acaba involucrados y con una niña. Desaparece la mamá y el profesor se detiene.
Prácticamente toda la novela se les va en huir de personas tipos zombis, que han perdido la luz de los ojos y el color de las mejillas. Aparecen unos cuantos muertos tratando de investigar sobre los desaparecidos y sobre los libros del dragón que guardan un secreto.

¿Entretenido? Si, los viajes en búsqueda de los desaparecidos tocan varios países, en donde nos platica sobre monumentos y costumbres (los menos, por cierto)

No me encantó, pero pasé un buen rato leyéndolo.

¿quién debería de leer Un Ataque de Lucidez?

Este libro es para quienes les gusta el género de vampiros.

Pero aclaro, de repente la historia se alarga sin sentido, muchas repeticiones y poca acción. Es quizás hasta las últimas 100 páginas cuando hace acto de aparición el legendario vampiro. Con un giro jamás esperado, incluso hasta alabado si su único propósito es morder vivos para convertirlos en bibliotecarios para su uso personal

Yo me parezco un tanto a él….me encanta coleccionar libros, pero no tengo el don de hacerme de esclavos vía mordidas, para que limpien y acomoden mis estantes.

Algo para recordar

La historia está bañada de referencias a diferentes banquetes: Hogazas de pan recién horneado, tabletas de chocolate oscuro, cajas de fresas, queso de cabra con moho gris en la corteza, vino, té, gazpacho, chuletas de buey, pies, bandejas con salsas, ensaladas, cuencos de melón, guiso de carne y verduras, brochetas de pollo, pepinos, yogur, café, una avalancha de dulces rellenos de almendras y miel, hortobágyi palacsinta (crepas rellenas de carne de ternera), guisos de carne con verduras, el pastel de patatas, salami y huevos duros, judías verdes con cordero, pan de color marrón dorado, cordero entero asado, yogur con berenjenas y cebollas a las brasas, etc etc etc

Börek aparece en este libro, pero lo presentan relleno de queso salado…Los invito a que se den una vuelta por la receta 

 

De la Autora – Elizabeth Kostova

 

Elizabeth Kostova nació en New London, Connecticut, en 1964. Desde niña se dedica con pasión a escribir relatos y poesía. La historiadora, su primera novela, se tradujo a decenas de idiomas y obtuvo numerosos premios.
Licenciada en Yale, conoció a su marido en un viaje a Bulgaria en 1989. En 2007 creó la Elizabeth Kostova Foundation de fomento de la literatura búlgara.

 

 

Otros libros de Elizabeth Kostova

Tierra de Sombras
El Rapto del Cisne
La Historiadora

Un Ataque de Lucidez

Un Ataque de Lucidez

Título original: My Stroke of insight
Autora: Jill B. Taylor
Género: Literatura contemporánea, narrativa femenina
Editorial: Debate
Páginas: 272
Formatos: Edición Kindle
Precio: (libro electrónico) $119 Librería Gandhi  y Amazon
ISBN: no procede

 

Sinopsis:

Una inspiradora exploración de la conciencia humana y sus posibilidades.

Una mañana, la neuroanatomista Jill Taylor descubrió que estaba teniendo un derrame cerebral masivo. Amante del funcionamiento del cerebro, Jill presenció fascinada cómo sus capacidades mentales la iban abandonando una a una, y fue capaz de recordar el proceso. Tras una recuperación que duró ocho años, Jill pudo escribir sobre el derrame, lo que aprendió gracias a él y cómo lo superó.

Una historia poderosa sobre cómo nuestro cerebro nos define y cómo nos conecta con el mundo.

 

¿Por qué en El lugar de Beatriz?

Hace un par de meses tomé un curso (vía zoom) con Gaby Vargas, ella recomienda este libro con la maravillosa recuperación de la protagonista.

 

Mi opinión (Excelente, Muy bueno, Me gustó-pudo ser mejor, No vale la pena, Muy malo)

Me gustó

Estamos hablando de una mujer que tuvo daño cerebral a grado tal que tuvo que aprender nuevamente a caminar, a hablar, los nombres de las cosas, la lógica del mundo.

Cuando esto sucedió ella era una mujer independiente (vivía sola), era triunfadora, con un buen empleo y excelentes cartas de recomendación por su trabajo de científica. De la noche a la mañana todo cambió. Si bien es cierto que su formación y el medio le ayudo para que esto fuera posible, no le quita mérito a tan loable esfuerzo.

 

¿quién debería de leer Un Ataque de Lucidez?

Los que han pasado por una lesión de este tipo, las personas que tienen un enfermo con esta dolencia en casa, incluso es una muy buena historia de empuje, para los que tienen 1000 excusas para no hacer las cosas.

Nuevamente otro libro, buen regalo si tu intención es motivar, empujar y hasta despertar a una persona. El mensaje es que, todo es posible.

 

Algo para recordar

Eran las siete de la mañana del 10 de diciembre de 1996. Me despertó el familiar tic-tic-tic de mi lector de discos compactos que se disponía a sonar. Medio en sueño, apreté el botón de aplazamiento justo a tiempo para coger la siguiente onda mental que me devolvería al país de los sueños. Allí, en esa tierra mágica que yo llamo “Thetaville” -un lugar surreal de conciencia alterada, a mitad de camino entre los sueños y la realidad-, mi espíritu resplandecía, bello, fluido y libre de los confines de la realidad normal.

Seis minutos después, cuando el tic-tic-tic del CD avivó mi recuerdo de que yo era un mamífero terrestre, me desperté perezosamente, solo para sentir un agudo dolor que taladraba mi cerebro justo detrás del ojo izquierdo. Bizqueando a la luz de la mañana, desactivé la inminente alarma con la mano derecha e instintivamente me apreté el costado de la cara con la palma de la mano izquierda. Como casi nunca me pongo enferma, pensé que era muy raro que me despertara con tanto dolor. Mientras mi ojo izquierdo palpitaba con ritmo lento y deliberado, me sentí desconcertada e irritada. El dolor palpitante detrás del ojo era agudo, como la sensación cáustica que a veces se siente al morder un helado.

Al rodar fuera de mi cálida cama de agua, salí tambaleante al mundo con la pesadez de un soldado herido. Bajé la persiana de la ventana de mi cuarto para evitar que el raudal de luz me diera en los ojos. Decidí que un poco de ejercicio haría circular la sangre y tal vez ayudara a disipar el dolor. En un momento monté en mi “cardio-glider” (una máquina de ejercicios para todo el cuerpo) y empecé a moverme al ritmo de Shania Twain, que cantaba “Whose bed have your boots been under? (“¿Bajo que cama han estado tus zapatos?”). Inmediatamente sentí que una fuerte e insólita sensación de disociación se apoderaba de mí. Me sentí tan rara que puse en entredicho mi estado de salud. Aunque mis pensamientos parecían lúcidos, mi cuerpo se sentía extraño. Mientras miraba mis manos y brazos que se movían adelante y atrás, adelante y atrás, en sincronía opuesta con mi torso, me sentí extrañamente desligada de mis funciones cognitivas normales. Era como si la integridad de mi conexión mente/cuerpo estuviera en peligro.
Sintiéndome separada de la realidad normal, me parecía que estaba contemplando mi actividad, en lugar de sentirme como una participante activa que realiza una acción. Me sentía como si estuviera observándome a mi misma en movimiento, como quien recupera un recuerdo. Mis dedos, aferrados al manillar, parecían garras primitivas. Durante unos segundos vacilé y observé, llena de asombro, cómo mi cuerpo oscilaba rítmica y mecánicamente. Mi torso subía y bajaba en perfecta cadencia con la música, y la cabeza seguía doliéndome. Me sentí muy rara, como si mi mente consciente estuviera suspendida en algún lugar entre mi realidad normal y algún espacio esotérico. Aunque esa experiencia era en cierto modo una reminiscencia de mi estancia en Thetaville, estaba segura de que esta vez estaba despierta. Sin embargo, me sentí como si estuviera atrapada dentro de la percepción de una meditación que no podía detener y de la que no podía escapar. Aturdida, sentí que la frecuencia de las punzadas aumentaba dentro de mi cerebro y me di cuenta de que, probablemente, lo del ejercicio no era buena idea.

Un poco nerviosa por mi condición física, desmonté de la máquina y atravesé tambaleándome el cuarto de estar, camino del baño. Al andar me percaté de que mis movimientos no eran fluidos. Los sentía pausados y casi a sacudidas. A falta de una coordinación muscular normal, mis andares no tenían gracia y mi equilibrio era tan defectuoso que mi mente parecía exclusivamente preocupada por mantenerme erguida.

Al levantar la pierna para entrar en la bañera, me apoyé en la pared para sujetarme. Parecía raro que pudiera sentir las actividades internas de mi cerebro, que ajustaba y reajustaba todos los conjuntos musculares opuestos de mis extremidades inferiores para impedir que me cayera. Mi percepción de estas respuestas automáticas del cuerpo ya no era un ejercicio de conceptualización intelectual. Mas bien, tenía el privilegio momentáneo de experimentar con precisión lo mucho que se estaban esforzando los cincuenta billones de células de mi cerebro y mi cuerpo, trabajando al unísono para mantener la flexibilidad e integridad de mi estado físico. Con los ojos de una ávida entusiasta de la magnificencia del diseño humano, contemplé sobrecogida el funcionamiento autónomo de mi sistema nervioso, que calculaba y recalculaba cada ángulo de mis articulaciones.

 

De la Autora – Jill B. Taylor

 

La doctora Jill Bolte Taylor es una neuroanatomista preparada y publicada en Harvard, que investiga el cerebro humano postmortem y su relación con la esquizofrenia y las enfermedades mentales graves. … En 1996, experimentó una hemorragia grave en el hemisferio izquierdo de su cerebro.

Otros libros de Jill B. Taylor

Aparentemente este es el único libro que hasta ahora ha escrito

Escuela de Pastelería

Escuela De Pastelería

Autor: Le Cordon Bleu
Editorial: Larousse
Impreso en Malasia
Año de la publicación: 2019
Páginas: 508
Precio: $671 Gandhi ,    $671 El Sótano,    $839 Sanborns ,    $ 671 Amazon

ISBN: 978-607-21-2137-9

 

Sinopsis:

Escuela de pastelería es una obra con recetas de pastelería de los chefs del instituto Le Cordon Bleu. Le Cordon Bleu es la primera red de institutos de artes culinarias y gestión hotelera reconocida a nivel internacional. Cuenta con profesores profesionales premiados en concursos nacionales e internacionales y ofrece cursos, tanto a profesionales como amateurs. El libro contiene más de 100 recetas explicadas paso a paso, con tiempo de preparación, cocción, refrigeración y/o conservación. Podrá elegir la receta de su agrado de acuerdo con la dificultad de cada una. En ellas, los chefs comparten un recuadro con información sobre el ingrediente, la preparación, los utensilios o algún truco. Cada receta incluye una espectacular fotografía de la preparación final, así como fotografías detalladas de cada paso que le servirán de guía.

 

¿Por qué en El lugar de Beatriz?

Este es un libro con muy bellas imágenes, que ilustran el paso a paso de cada receta.

Mi opinión:

En cada uno de sus siete capítulos nos muestra los grandes de la Pastelería y considera también recetas originales

Señalar a Le cordon blue garantiza el nivel de las recetas, que no necesariamente estamos hablando de cosas complicadas (no todas).

He elaborado dos, ambas fáciles y han quedado muy ricas.

– Pasteles, panqués y entremets
– Paseles individuales y postres al plato
– Tartas y tartaletas
– Postres excepcionales y de fiesta
– Galletas y panecillos
– Caramelos, bombones y golosinas
– Bases de la Pastelería

Muy recomendable para personas que quieren incursionar en el amplísimo mundo de los postres.

Por el Camino de Swann

Por el Camino de Swann

Autora: Marcel Proust
Año de publicación: 1913.
País: Francia.
Género: Novela modernista. Novela experimental
Valoración: Muy bueno.
Alianza Editorial
Extensión: Extensa (551 pags)
Dificultad de lectura: Alta dificultad.
Temas: Recuerdos, costumbres, niñez, relaciones humanas.
Autores con obras similares: James Joyce, Virginia Woolf
Precio: ***es una referencia, debes considerar que estos se mueven constantemente
$322 Librería Gandhi y Amazon,  $385 Buscalibre.com

ISBN: 978-84-206-52272-6

 

Sinopsis:

Por el camino de Swann es la primera novela de Marcel Proust, la primera del ciclo de siete que componen En Busca del Tiempo Perdido (1. Por el camino de Swann (1913), 2. A la sombra de las muchachas en flor, 3. El mundo de Guermantes, 4. Sodoma y Gomorra, 5. La prisionera, 6. La fugitiva y 7. El tiempo recobrado).

La obra incluye uno de los pasajes más famosos de la literatura, cuando el narrador come una magdalena mojada en té, lo que desata los recuerdos de su infancia.

Para muchos historiadores y críticos, En busca del tiempo perdido no sólo es una obra cumbre de las letras francesas del siglo xx, sino también una de las más grandes creaciones literarias de todas las épocas, en la que la trasposición en el relato de la vida de Marcel Proust (1871-1922), así como de personajes y ambientes sociales de su tiempo, dio forma a un nuevo y fecundo camino en el campo de la novela.

 

¿Por qué en El lugar de Beatriz?

Preguntando aquí y allá sobre libros que nos platicaran sobre comida, en repetidas ocasiones me recomendaron a Marcel Proust y sus Magdalenas.

 

 

Mi opinión (Excelente, Muy bueno, Me gustó-pudo ser mejor, No vale la pena, Muy malo)

Muy bueno

¿se acuerdan del Libro Madame Proust y la cocina Kosher? Fue la primera vez que leí sobre Marcel Proust y me propuse leer al menos un libro de este autor. Me ha gustado tanto que continuaré con la serie.

Proust tiene una impecable narrativa, nos presenta el Paris de principios del siglo pasado. Aunque debo de confesar que a punto estuve de claudicar. Las primeras 50-70 paginas son densas, muy densas. Si logras pasarlas (cuando era niño, sus sueños-pesadillas, insomnio, sentimientos, emociones, etc etc etc) el resto del libro te encantará. Y no es que sea tan fácil resumir la trama, Proust salta de un recuerdo a otro, de una anécdota a otra. Y todo lo debes de tener presente porque al final del libro, entrelaza. La novela es básicamente un anecdotario donde nos contará las costumbres de la época, su infancia, su adolescencia, la vida en familia, el desamor de su padre, la dedicación de su madre, los destrampes del tío, su relación con amigos, su entusiasmo por la vida de su vecino Charles Swann y su amor por Odette. Todo narrado deliciosamente.

 

¿quién debería de leer Por el camino de Swann?

A quienes les guste las novelas costumbristas, la Francia del siglo pasado…los olores, sabores, recuerdos…Tiene una narrativa por demás descriptiva.

Algo para recordar

Para El Lugar de Beatriz, no podría ser un texto diferente:

Y otra vez me pregunto: ¿Cuál puede ser ese desconocido estado que no trae consigo ninguna prueba lógica, sino la evidencia de su felicidad, y de su realidad junto a la que se desvanecen todas las restantes realidades? Intento hacerle aparecer de nuevo. Vuelvo con el pensamiento al instante en que tomé la primera cucharada de té. Y me encuentro con el mismo estado, sin ninguna claridad nueva. Pido a mi alma un esfuerzo más, que me traiga otra vez la sensación fugitiva. Y para que nada la estorbe en ese arranque con que va a probar a captarla, aparto de mí todo obstáculo, toda idea extraña, y protejo mis oídos y mi atención contra los ruidos de la habitación vecina. Pero como siento que se me cansa el alma sin lograr nada, ahora la fuerzo, por el contrario, a esa distracción que antes le negaba, a pensar en otra cosa, a reponerse antes de la tentativa suprema. Y luego, por segunda vez, hago el vacío frente a ella, vuelvo a ponerla cara a cara con el sabor aún reciente del primer trago de té, y siento estremecerse en mí algo que se agita, que quiere elevarse; algo que acaba de perder ancla a una gran profundidad, no sé el qué, pero que va ascendiendo lentamente; percibo la resistencia y oigo el rumor de las distancias que va atravesando.

Indudablemente, lo que así palpita dentro de mi ser será la imagen y el recuerdo visual que, enlazado al sabor aquél, intenta seguirle hasta llegar a mí. Pero lucha muy lejos, y muy confusamente; apenas si distingo el reflejo neutro en que se confunde el inaprehensible torbellino de los colores que se agitan; pero no puedo discernir la forma, y pedirle como a único intérprete posible, que me traduzca el testimonio de su contemporáneo, de su inseparable compañero el sabor, y que me enseñe de qué circunstancia particular y de qué época del pasado se trata.

¿Llegará hasta la superficie de mi conciencia clara ese recuerdo, ese instante antiguo que la atracción de un instante idéntico ha ido a solicitar tan lejos, a conmover y alzar en el fondo de mi ser? No sé. Ya no siento nada, se ha parado, quizá desciende otra vez, quien sabe si tornará a subir desde lo hondo de su noche. Hay que volver a empezar una y diez veces, hay que inclinarse en su busca. Y cada vez esa cobardía que nos aparta de todo trabajo dificultoso y de toda obra importante, me aconseja que deje eso y que me beba el té pensando sencillamente en mis preocupaciones de hoy y en mis deseos de mañana, que se dejan rumiar sin esfuerzo.

Y de pronto el recuerdo surge. Ese sabor es el que tenía el pedazo de magdalena que mi tía Leoncia me ofrecía, después de mojado en su infusión de té de tila, los domingos por la mañana en Combray (porque los domingos yo no salía hasta la hora de misa) cuando iba a darle los buenos días a su cuarto. Ver la magdalena no me había recordado nada, antes de que la probara; quizá porque como había visto muchas, sin comerlas, en las pastelerías, su imagen se había separado de aquellos días de Combray para enlazarse a otros más recientes; ¡quizá porque de esos recuerdos por tanto tiempo abandonados fuera de la memoria, no sobrevive nada y todo se va disgregando!; las formas externas -también aquélla tan grasamente sensual de la concha, con sus dobleces severos y devotos-, adormecidas o anuladas, habían perdido la fuerza de expansión que las empujaba hasta la conciencia. Pero cuando nada subsiste ya de un pasado antiguo, cuando han muerto los seres y se han derrumbado las cosas, solos, más frágiles, más vivos, más inmateriales, más persistentes y más fieles que nunca, el olor y el sabor perduran mucho más, y recuerdan, y aguardan, y esperan, sobre las ruinas de todo, y soportan, sin doblegarse en su impalpable gotita el edificio enorme del recuerdo.

En cuanto reconocí el sabor del pedazo de magdalena mojado en tila que mi tía me daba (aunque todavía no había descubierto y tardaría mucho en averiguar el por qué ese recuerdo me daba tanta dicha), la vieja casa gris con fachada a la calle, donde estaba su cuarto, vino como una decoración de teatro a ajustarse al pabelloncito del jardín que detrás de la fábrica principal se había construido para mis padres, y en donde estaba ese truncado lienzo de casa que yo únicamente recordaba hasta entonces; y con la casa vino el pueblo, desde la hora matinal hasta la vespertina y en todo tiempo, la plaza, adonde me mandaban antes de almorzar, y las calles por donde iba a hacer recados, y los caminos que seguíamos cuando hacía buen tiempo. Y como ese entretenimiento de los japoneses que meten en un cacharro de porcelana pedacitos de papel, al parecer, informes, que en cuanto se mojan empiezan a estirarse, a tomar forma, a colorearse y a distinguirse, convirtiéndose en flores, en casas, en personajes consistentes y cognoscibles, así ahora todas las flores de nuestro jardín y las del parque del señor Swann y las ninfeas del Vivonne y las buenas gentes del pueblo y sus viviendas chiquitas y la iglesia y Combray entero y sus alrededores, todo eso, pueblo y jardines, que va tomando forma y consistencia, sale de mi taza de té.

 

Del Autor – Marcel Proust

Marcel Proust (en francés: [maʁsɛl pʁust]; nombre completo: Valentin Louis Georges Eugène Marcel Proust; (París, 10 de julio de 1871-París, 18 de noviembre de 1922) fue un novelista y crítico francés, cuya obra maestra, su novela En busca del tiempo perdido, (compuesta de siete partes publicadas entre 1913 y 1927) constituye una de las cimas artísticas del siglo XX. Su extensa novela fue enormemente influyente tanto en el campo de la literatura como en el de la filosofía y la teoría del arte.

En ella, el autor francés realizó una importantísima labor de introspección en la que, recordando todo su pasado y rescatando de esta manera recuerdos nítidos y sensaciones, logró retratar su vida en una narración dentro de la cual se colocó como narrador omnipotente de su escritura autobiográfica, creando un estilo onírico característico, donde un olor, un sabor pueden cobrar suma importancia, y saltar a otra memoria, creando de este modo un increíble mar de literatura.

Sigue leyendo…

Otros libros de Marcel Proust

1. Por el camino de Swann (1913),
2. A la sombra de las muchachas en flor,
3. El mundo de Guermantes,
4. Sodoma y Gomorra,
5. La prisionera,
6. La fugitiva y
7. El tiempo recobrado).

Sommelier de Tés

Sommelier de Tés

Autor: Fabio Petroni (fotografía) y Gabriella Lombardi (Texto)
Editorial: DeGustis
Lugar y Año de la publicación: Milán Italia, 2017
Páginas: 240
Precio: $ 472 Mercado libre,    $478 Gandhi,   $549 Williams Sonoma, Liverpool  y Amazon

ISBN: 978-607-532-065-6

 

Sinopsis:

El té una ocasión para compartir, una manera de crear paz y armonía, un símbolo de convivencia y hospitalidad, una cuestión de gusto. También es una forma de meditación: beber té en soledad es como detener el tiempo y darse un respiro de profunda espiritualidad.

¿Por qué en El lugar de Beatriz?

Por este delirio que traigo por probar todo tipo de Tés: blanco, verde, rojo, ulong, pu erh

Este es uno de los libros más bonitos que tengo sobre el tema.

Mi opinión:

Este es un libro hermoso

Los primeros cinco capítulos nos hablan de los orígenes del té, de la planta del té, los colores del té, como se prepara, la forma correcta de beber el té y sobre la degustación profesional.

Cada uno de los siguientes diez capítulos desmenuza los tipos de Tés y sus orígenes:
– Té Verde de China
– Té Verde de Japón
– Té Amarillo de China
– Té Blanco de China
– Té Wulong o Azul verdoso de China
– Té Wulong o Azul verdoso de Taiwan
– Té Rojo de China
– Té Negro de la India y Sri Lanka
– Té Fermentado o Negro de China
– Tés Procesados

En cada capítulo encontraremos de dos hasta diez tés. En cada tipo de té nos presenta su historia, anécdotas, notas sobre la degustación, su preparación y recomendaciones de cata.

Es un libro muy completo, además de que tiene BELLISIMAS imágenes.

De los Autores

Fabio Petroni (fotografía):

Estudió fotografía y ha colaborado con los profesionales más reconocidos en la industria. Trabaja con agencias publicitarias importantes y ha diseñado muchas campañas para empresas de gran prestigio a nivel mundial, entre las que se incluyen varias marcas italianas importantes.

 

Gabriella Lombardi (Texto)

Trabajó como publicista de importantes empresas italianas, y en 2010 decidió cambiar su vida y realizar su sueño: abrir el Chá Tea Atelier. Se trata de la primera tienda con sala de té en Milán que se especializa en la venta y la degustación de tés galardonados. Viaja regularmente a China para seguir aprendiendo acerca de los secretos del arte del té y afinar sus conocimientos.

 

Libros de los autores

Tienen una serie de libros, yo los compré en Gandhi
– Sommelier de Tés
– Sommelier de Cafés
– Sommelier de Cerveza
– Sommelier de Vinos

 

Otros libros sobre el tema:

La Ruta del Té, Catherine Bourzat (textos) y Laurence Mouton (Fotografía)
El Libro del Té, Okakura Kakuzo
El Fascinante Mundo del Té, Olivia Medina de J.
La hora del Té, María Ballarín
Tisanas, Paula Grainger y Karen Sullivan
Té, arte y belleza de japón, de López-Beltrán (audiolibro)
Te Matcha: todo lo que tienes que saber acerca de este superalimento, Pablo Sammarco (audiolibro)
El Zen del Té, Nicolás Chauvat (audiolibro)

Fermentación para Principiantes

Fermentación para Principiantes

Autora: Drakes Press
Género: cocina práctica y saludable
Editorial: EDAF
Páginas: 166
Precio: $179 Librería Gandhi     $198 Amazon
ISBN: 978-84-414-3633-6
Año de edición: 2016
Fecha de lanzamiento: 07/05/2016

 

Sinopsis:

Los alimentos fermentados son una deliciosa y abundante fuente de nutrientes. Muchas de las bebidas y de los alimentos que solemos tomar con frecuencia, como el vino, la cerveza, el queso, el pan o el yogur, o productos que forman parte de las tradiciones culinarias de distintos países pero que se han ido incorporando a la alimentación general, como el chucrut, el corned beef o el kimchi, son todos ellos fruto de un proceso de fermentación. Además de añadir complejidad a los sabores de muchos alimentos, se ha demostrado que la fermentación conlleva en sí misma efectos extraordinariamente positivos para la salud, desde el favorecimiento de la digestión a la facilitación de la absorción completa de los nutrientes presentes en los productos que comemos. Sin embargo, son muchas las personas que se muestran reacias a iniciarse en el conocimiento de las técnicas de fermentación por considerarlas demasiado complejas. Fermentación para principiantes es el medio ideal para vencer esa resistencia. Con instrucciones sencillas y claras, explicadas paso a paso, el libro sirve para despejar cualquier posible duda relacionada con la fermentación de alimentos practicada en casa. Tanto si se preparan alimentos fermentados con el objetivo de mejorar la propia salud, como si solo se desea conocer los secretos de esta técnica de elaboración y conservación de alimentos, de eficacia contrastada a lo largo de siglos, esta obra sirve como guía e introducción al mundo del arte de la fermentación y de la ciencia de los alimentos probióticos.

 

¿Por qué en El lugar de Beatriz?

En los últimos días, como consecuencia de mis divertículos, comencé a consumir Kefir y Chucrut. He comprado algunos libros para saber de la fermentación y de recetas.

Mi opinión (Excelente, Muy bueno, Me gustó-pudo ser mejor, No vale la pena, Muy malo)

Muy bueno. El libro es básico, te muestra lo necesario en cuanto a técnicas, y además incluye recetas. Como el título lo señala, es para principiantes

¿y como lo sé? Bueno, compré un trio de libros sobre el tema, este es el más elemental

 

¿quién debería de leer Fermentación para principiantes?

Debería de ser el primer libro cuando quieres saber sobre fermentación. Explica claramente técnicas y beneficios.

 

Algo para recordar

1. Buenas razones para utilizar fermentación

2. Perspectiva general de la fermentación

3. Como actúa la fermentación

4. Nuestro propio laboratorio de fermentación en casa

5. Verduras y hortalizas
– Chucrut
– Curtido
– Kimchi
– Zanahoria con ajo
– Cebollitas en conserva
– Remolacha en conserva
– Pimientos rojos en conserva
– Berenjenas en conserva
– Jengibre en conserva
– Guarnición de maíz
– Pepinillos con ajo y eneldo

6. Frutas
– Chutney de pera
– Chutney de piña picante
– Limones en conserva
– Mermelada de naranja amarga

7. Lácteos
– Crema fresca
– Suero de mantequilla cultivado
– Yogur griego
– Mantequilla
– Kéfir
– Queso crema y suero de leche
– Queso fresco (requesón)
– Cuajo y cuajada

8. Legumbres
– Tofu fermentado
– Tempeh
– Miso
– Dosas (tortitas de lenteja)
– Salsa (dip) de legumbres fermentadas

9. Pan de Masa Madre
– Iniciador de masa madre de centeno o trigo
– Pan de masa madre de centeno
– Baguettes de masa madre
– Tortitas de masa madre
– Bollos de masa madre con suero de mantequilla

10. Carnes, pescados y huevos
– Corned Beef
– Huevos en salmuera
– Huevos en encurtido de remolacha
– Gravlax de salmón
– Salsa de pescado fermentado
– Arenques de salmuera

11. Vinagres
– Vinagre de piña
– Vinagre de vino tinto
– Shrub de moras

12. Bebidas alcohólicas y no alcohólicas
– Probiótico de jengibre para refrescos
– Ginger Ale
– Refresco de Frutas
– Scoby y té iniciador para kombucha
– Kombucha
– Sidra de manzana o de pera
– Kvass de remolacha
– Hidromiel
– Hidromiel de moras
– Cerveza de raíz
– Cerveza de base
– Malta verde
– Malta clara
– Vino de base

Del Autor – Drakes Press

La agencia californiana Drake Press es especialista en libros de cocina práctica y saludable, sus colecciones y publicaciones son éxito de ventas en todo el mundo.

La Cocina del Azafrán

La cocina del Azafrán

Autora: Yasmin Crowther
Género: Novela contemporánea – literatura extranjera
Editorial: Siruela
Páginas: 272
Precio: $420 Librería Gandhi  $270 Amazon 
ISBN: 978-84-9841-017-4

 

Sinopsis:

 

Un día de otoño, en Londres, los oscuros secretos y el turbio pasado de Maryam Mazar salen violentamente a la luz, con trágicas consecuencias para su hija embarazada, Sara, y su sobrino Saeed, que acaba de quedarse huérfano.

Destrozada por la culpabilidad, Maryam no encuentra más solución que dejar la comodidad de su hogar para regresar a Mazareh, el remoto pueblo de Irán donde comenzó su historia. Allí deberá enfrentarse a su pasado.

Sara la sigue para entender las raíces de su infelicidad. Lejos de las calles de casas adosadas de Londres, en un país de montañas coronadas de nieve y llanuras barridas por el viento, descubrirá al fin el terrible precio que Maryam tuvo que pagar por su libertad, y el amor que dejó atrás.

 

¿Por qué en El lugar de Beatriz?

El nombre de la novela me orilló a acercarme, mi experiencia con mujeres musulmanas ha sido extraordinaria, pensé que este seguiría la línea…ubicada en la cocina

Mi opinión (Excelente, Muy bueno, Me gustó-pudo ser mejor, No vale la pena, Muy malo)

Me gustó – pudo ser mejor.

Me costó trabajo agarrarle el modo a Crowther, quien tiende a saltar del presente al pasado con mucha facilidad, pero sin marcar pauta; lo mismo sucede con las voces narrativas, te pierdes, no sabes quién está hablando hasta que avanzas un par de páginas.

La protagonista es Maryam, una chica rebelde en un país musulmán. Su padre quiere casarla con alguien conveniente, y ella en su afán de hacer las cosas a su manera, hace cosas buenas que parecen malas…Su padre cree que ella ha mancillado el honor de la familia y la destierra, la manda lejos con gastos pagados. Ella llega a Gran Bretaña con la cola entre las patas, dejando atrás su mundo y al amor de su vida.

30 años después Maryam provoca que su hija tenga un accidente con consecuencias terribles, por lo que sale huyendo de regreso a su pueblo Mazareh.

Amén de reconocer cuan injusta fue la vida para ella por el destierro a que fue sometida por algo que no sucedió (pero que ella si provocó) a mi me parece que se porta igualmente injusta con su marido quien acaba pagando SUS platos rotos. O sea, ella lo usó (en mi humilde opinión).

¿se acuerdan de la trama de la película “El Náufrago”? cuando él regresa y encuentra que su amada, creyéndolo muerto, se casa con su dentista. Entonces, se encuentran, se abrazan, se besan, se dicen cuanto se aman, pero ella tiene en claro que tiene un compromiso con el padre de su hija. Siiiii es tristísimo, porque todos sabemos que se aman. Pero eso es lo que hace la gente decente. Se queda con el padre de su hija, quien la apoyó y la amó.

Conclusión: el libro me entretuvo. Punto.

 

¿quién debería de leer La cocina del Azafrán?

Siempre me gusta leer sobre medio oriente, sus costumbres, sus colores y sabores. Si a ti también te gustan, debes leer este libro.

También lo pueden leer quienes dejaron al amor de su vida y se la viven pensando en él, porque en esta historia las cosas acaban convenientemente para los amores imposibles.

Por último, las escenas culinarias se repiten fugazmente a lo largo y ancho del libro, si son de tu agrado este es para ti.

Algo para recordar

Cerré los ojos un momento y respiré la solidez, el orden sosegado. El ambiente era silencioso y todo estaba en su sitio. Había un cálido aroma a madera recién encerada y rocé con la mano la mesa auxiliar, deteniéndola delante de cada una de las fotografías colocadas en ella. Una foto de mi padre con el Shah ocupaba el lugar de honor. Llevaba la gorra militar calada hasta las cejas oscuras y se veían sus ojos un poco hundidos, la mirada penetrante incluso a la sombra del plato de la gorra. En otra foto se lo veía vestido de blanco a su regreso de la Meca, rodeado de sus familiares y amigos. Había sido una fiesta maravillosa. Las mujeres y los niños comieron después que los hombres, y aunque yo era pequeña, recordaba a mi padre trayéndonos, a mí y mis hermanas, bandejas de humeante basmati, dorado por el azafrán. Luego nos levantó en brazos a cada una delante de todo el mundo. Yo estaba tan excitada que me eché a llorar, y Fátima tuvo que sacarme fuera para que me calmara. Mi madre nos siguió para asegurarse de que yo estaba bien, y todavía recordaba su dulce sonrisa y el olor a lirio del valle; eso era antes de que mi padre se casara con Leila. En mi foto favorita se veía a padre en Mazareh con ropas informal y las mangas remangadas por el calor. Reía entre los habitantes del pueblo. Alargué la mano para tocarle la cara y mi dedo dejó una mancha borrosa en el cristal.

 

De la Autora – Yasmin Crowther

Yasmin Crowther es el producto de un hogar anglo-iraní (madre iraní y padre británico). Dice que «siente que soy parte de ambos lugares y que ninguno de los dos me comprende completamente», y esa es una de las razones por las que escribió The Saffron Kitchen , su primera novela, para tratar de comunicar lo difícil que es unir ambos mundos. y, sin embargo, cuán fundamentalmente esencial se siente poder hacer ese puente.

Su madre, como Maryam en The Saffron Kitchen , creció en Mashhad y pasaba los veranos en una aldea que es la base de la ficción Mazareh. Al igual que Maryam, su madre también llegó a Inglaterra cuando tenía veinte años; pero ahí termina el parecido entre la protagonista de Crowther y su madre, nos asegura The Saffron Kitchenes completamente ficticio.

Creció visitando Irán con regularidad antes de la revolución (1979) y volvió a visitarlo para investigar su libro, pasando tiempo en Mashhad y también en la aldea en la que se basa Mazareh.
Asistió a la Universidad de Oxford y ahora es directora de la oficina londinense de SustainAbility (con licencia prolongada para escribir The Saffron Kitchen ), que asesora a los clientes sobre los riesgos y oportunidades asociados con la responsabilidad corporativa y el desarrollo sostenible. Vive en Devon.

Otros libros de Yasmin Crowther

Aparentemente este es el único libro que hasta ahora ha escrito