Entradas

La Nariz de Edward Trencom

La Nariz de Edward Trencom

Autoras: Giles Milton
Editorial: La Factoría de Ideas
Páginas: 314 páginas
Precio: Amazon $139 en libro electrónico  y  Gandhi $315 
ISBN: 978-84-9800-469-4

 

Sinopsis:

Edward Trencom ha ido dando tumbos por la vida, confiando en su infalible nariz para convertir la tienda familiar en la más celebre fromagerie de Inglaterra. La suya no es una nariz corriente, sino una nariz larga, aguileña y provista de un característico abultamiento redondeado sobre el puente: la misma nariz que ostentan todos los hombres de la familia Trencom. Un buen día, Edward tropieza con un cajón lleno de papeles viejos y su vida se vuelve del revés. Descubre espantado que nueve generaciones de su familia han conocido finales trágicos por culpa de sus narices. Cuando se pone a investigar, se ve envuelto en un enigma bizantino sin aparente solución. Y como sus infortunados antecesores, es perseguido por fuerzas hostiles cuya identidad y propósito son un completo misterio. Esta deliciosa novela, primera obra de ficción de Giles Milton, es una suculenta mezcla de Mark Haddon y p. G. WareHouse.

 

¿Por qué en El lugar de Beatriz?

Este libro tiene un par de años que me lo recomendó Carmen (Saborearte entusiasma)
Hasta ahora me decidí a leerlo, mi primer libro de este autor inglés, Giles Milton.

 

 

Mi opinión (Excelente, Muy bueno, Me gustó-pudo ser mejor, No vale la pena, Muy malo)

Muy bueno.

Me encantó. A pesar de que tiene una portada un tanto cómica (“novela de historia, intriga oscura y queso”) malamente me imaginé que el libro podría ser un tanto aburrido. Nada más alejado de la realidad. El estilo de Milton es ligero, una prosa fluida, se lee fácil, y la única parte que debo reprocharle son mis frecuentes consultas en Google sobre toooodos los quesos que nombra, de varias partes del mundo. He hecho mi lista, porque los quiero probar.

El tema de las familias, de las diferentes generaciones, de las constantes repeticiones (¿constelaciones familiares?) me encantan. Y si a eso le añado el misterio…tengo entre manos un libro muy entretenido.

Excuso decir que la nariz ha sido un tema recurrente que disfruto mucho, llámese “El Perfume” de Patrick Suskind o El Olfateador – The Sniffer, la serie ucraniana de Netflix.

Si yo tuviera ese don, no estaría dándome de topes en mi Diplomado Profesional en Vinos para la formación del Sommelier.

 

Algo para recordar

La primera sensación y la más inmediata que lo asaltaba a uno al entrar en Trencoms era su olor extraordinario. El aroma penetrante del queso impregnaba el aire como si las mismísimas paredes y hasta el techo estuvieran hechos de grandes lonchas de emmental blanco y cremoso. Cada vez que un cliente o un guía cruzaba por primera vez la puerta, el olor del queso les hacía pararse en seco. No era desagradable (en absoluto), pero se necesitaba más de un minuto para que el olfato se acostumbrara a un cambio tan brusco.

Por la mañana temprano, a la hora en la que abría la tienda, era cuando el aire estaba más cargado y maloliente. Era como si, durante toda la noche, los quesos mohosos hubieran estado exhalando en sueños: bostezando, suspirando y respirando vapores rancios y olorosos. Los Trencom estaban convencidos desde hacía tiempo de que, en lo más hondo de su sopor, el stilton eructaba y el roquefort ventoseaba. ¿Y porque no? A fin de cuentas, todos y cada uno de los quesos de Trencoms eran seres vivos: un cúmulo denso y vibrante de bacterias cremosas, azuladas y verdes.

La familia había descubierto hacia mucho tiempo que muchos de los quesos sufrían una misteriosa transformación durante las horas de oscuridad. Por la mañana, cuando llegaban, observaban como los campanudos clochettes (que estaban inmaduros unas horas antes) habían adquirido una pátina de moho nueva y verdosa. Veían que algunos de los couhé-verac se habían despojado como por milagro de sus envoltorios de hojas de castaño, como si estos fueran enaguas o saltos de cama que hubieran dejado de forma lúbrica caer al suelo.

Más de un Trencom se había entretenido pensando en lo que ocurría de noche en el mundo de los quesos. ¿Intentaban los tommes ligar con los picodons? ¿Cortejaban los gaperons a los esbeltos buchetes? Fueran cuales fuesen las travesuras que tenían lugar durante las horas en las que Trencoms estaba cerrado (y de las que nadie podía estar enteramente seguro), los quesos se las ingeniaban para llenar la tienda de un olor matutino característico, aunque ambiguo: la clase de olor ni agradable ni desagradable que de vez en cuando se encuentra atrapado bajo el edredón de dos jóvenes amantes.

─ Buenos días, señor Trencom ─dijo la guía al entrar en la tienda─. ¿Qué tal está esta mañana?

─ Ah, buenos días, señora Williamson ─contestó él, sonriendo a los visitantes─. Sí, sí…Estoy muy bien, muy bien. ─Y era cierto. El señor Edward Trencom, propietario de Trencoms (la décima generación de la familia que ocupaba aquella posición) se hallaba de un humor excelente. Se dio una fuerte palmada en la tripa y a continuación le sacó brillo a su nariz con el pico del delantal. Un par de personas del grupo se rieron por lo bajo al oírlo hablar y otras se miraron al reparar en la curiosa forma de su nariz. Pero la mayoría logró mantener la compostura.

─Aquí tiene, señora Williamson: una lonchita de pencarreg para alegrarle la mañana.

La guía se sonrojó ligerísimamente y se metió el queso en la boca.

─ Y si eso no le pone la piel de gallina ─rió el señor Trencom─, entonces tendremos que recetarle un gran trozo de clacbitou de Borgoña.

La señora Williamson sonrió, el grupo de turistas se echó a reír y el señor Trencom les deseó una visita de lo más agradable.

 

Del Autor – Giles Milton

 

Giles Milton (nacido el 15 de enero de 1966) es un escritor británico especializado en historia narrativa. Sus libros han sido publicados en más de veinte idiomas en todo el mundo. Ha escrito nueve obras de no ficción, un thriller, dos novelas cómicas y tres libros para niños pequeños. Es mejor conocido por su título más vendido de 1999, Nathaniel’s Nutmeg , un relato histórico de la lucha violenta entre ingleses y holandeses por el control del suministro mundial de nuez moscada a principios del siglo XVII.

 

Libros de Giles Milton

La vida según Arnold 2011

La nariz de Edward Trencom: Una novela de historia, intriga oscura y queso 2009